Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/1989 12:00:00 AM

DIVERSION Y ESPARCIMIENTO

DIVERSION Y ESPARCIMIENTO, 12319 DIVERSION Y ESPARCIMIENTO
NOCHE DE RONDA
Viernes, Seis de la tarde... El cielo comienza a oscurecerse y las primeras luces de la noche se van encendiendo poco a poco tras los ventanales de las casas y los edificios.

Es la hora en que sale la gente de su trabajo, en grupos o solitaria, cansada por el duro trajinar de toda una semana. Caras largas, marcadas por el estrés de la vida moderna. En el aire se percibe el deseo de relajarse, de divertirse en la noche que empieza, la necesidad de cambiar de ambiente y comenzar en grande el fin de semana.

La noche ofrece mil oportunidades para ser feliz, para dejar todas las angustias a un lado y olvidar las cifras y las cartas, las juntas y las llamadas, el estudio y todas las demás obligaciones que llenaron la semana.

La vida nocturna de las grandes ciudades ofrece alternativas para cada tipo de persona, para los jóvenes, los adultos y los ya un poco mayores; para los empleados, los independientes y los estudiantes hay opciones para todos los gustos y para todos los bolsillos.

Estas ciudades adquieren con la noche matices diferentes, y la atmósfera que se respira invita a propios y a visitantes a tomar partido por alguna de las mil formas de diversión que se ofrecen. Las grandes llamativas luces de neón en las fachadas, la música que se escapa de los establecimientos y se filtra en el aire y la animación que se percibe en la gente logran dar vida a ese ambiente tan especial del viernes en la noche.

Frente a algunos hoteles o lugares públicos está parqueada una "chiva", o bus escalera, esperando por pasajeros alegres a quienes llevar por todos los sitios de ambiente de la ciudad en un viaje imaginario, en el que todas las noches de rumba parezcan una, se puede entrar en contacto con la magia nocturna - en cada uno de sus estilos-de las ciudades colombianas.

Mezclándose con los integrantes del "tour", se sube al bus de vivos colores la alegría. El recorrido empieza sazonado con música en vivo, ya sea unos lindos boleros tocados por un tradicional trío o ya movidas melodías interpretadas por una "chirimía". Mientras se va haciendo el camino, en las mesas organizadas dentro de la chiva la gente canta y se divierte, haciendo el primer brindis de la noche.

Al terminar este primer trago, el bus escalera hace su primera parada. Un bar, sobrio y elegante, envuelto en una música suave y atrayente se encarga de atender a los pasajeros que empiezan su "parranda". Un rato de charla y licor, y el viaje continúa.

Tal vez la segunda estación se haga en un lugar con un estilo diferente, informal y sencillo, con velas en candeleros de barro o en botellas de brandy francés. Al son de la Nueva Trova Cubana o de la música con la que se enamoraban en los años 30, los viajeros de la noche toman un vaso de vino.

Pero el recorrido es largo y la noche no es eterna. El bus típico de los pueblos y aldeas del país sigue su marcha al ritmo de la oscuridad, y el ambiente se va tornando cada vez más alegre.

Una tradicional taberna, al estilo alemán en su decoración y en su cerveza, pero muy colombiano en su música, recibe ahora a los que viajan a través de la noche, ofreciéndoles su barril característico y mucha calidez. Pero llega la hora de partir, pues queda aún mucho camino por recorrer.

Por las ventanas - sin vidrio-de la chiva, se empieza a colar una lejana ranchera que viene de la calle, y que sirve como anuncio a los viajeros de cuál será su próxima parada. Un "cuate" de frondosos bigotes y sombrero de ala anchisima hace la invitación para entrar a un lugar, mezcla de taberna y discoteca, que evoca la plaza Garibaldi, donde se ofrece el mejor tequila, animado por un "poderoso" grupo de mariachis.

Pero aquí no termina todo - o quizá termine por esta noche, para comenzar la próxima un recorrido diferente -. Otra ruta lleva a los paseantes de la "rumba" a algún lugar donde la gente se encarga de crear su propia diversión. Se hacen concursos de canto baile y aptitudes cómicas y musicales, las personas de todas las mesas se hacen amigas entre sí y bailan encima de los asientos cuando no encuentran un lugar mejor.

Y de allí parte la comitiva hacia cualquier otro sitio alegre y acogedor donde continúa la diversión. Podría ser, entonces, un bailadero de salsa donde toque un grupo reconocido mientras la gente toma ron o aguardiente pasado con porciones de fruta tropical.
O quizás una afamada discoteca, donde se baile al ritmo de lo último en rock, bien sea en español o en inglés, en un ambiente sofisticado y moderno.
Mientras el viaje continúa, la chirimía o el trío no dejan de tocar, y el ambiente dentro de la "nave" nocturna va aumentando en alegría.
Se detendrá nuevamente frente a los mejores sitios que ofrecen diversión en la vida nocturna de las grandes ciudades.

Pero la noche tiene su fin y no hay nadie tan resistente para poder seguir eternamente. Después de bailar, cantar y divertirse al máximo, tal vez con unos traguitos de más - claro, en cada parada se tenía que hacer un brindis especial - los compañeros de travesía son devueltos en el bus escalera al sitio donde comenzó horas atrás el largo y divertido recorrido...

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com