Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1994/08/29 00:00

EJECUTIVOS DE HOY

EJECUTIVOS DE HOY

Ejecutivos al ataque
A las puertas del siglo XXI, los ejecutivos colombianos están dotados de un arsenal elctrónico con el cual manejan todos los hilos de sus negocios.

Hasta hace escasos 10 años, las herramientas claves de los ejecutivos colombianos en su trabajo eran una máquina de escribir electrónica o un sencillo computador personal, un teléfono, una agenda forrada en cuero sobre el escritorio y una eficiente secretaria.
Hoy, de aquellas épocas queda muy poco. La internacionalización de todos los mercados y el proceso de apertura que vive el país han logrado, en un tiempo muy corto, que los ejecutivos pasen del monótono teclear de la máquina de escribir a la vibración del celular sobre la mesa de juntas de algún cliente importante, la alarma de la agenda electrónica o el inconfundible llamado del biper.
Para ser ejecutivo hay que cargar a todas partes un verdadero arsenal de equipos. El conocido refrán de que "la información es poder" se aplica mas que nunca, y quien no pueda o no quiera recibir, transformar y transmitir información en tiempo récord, en el instante mismo en que las condiciones claves de su negocio cambian, sin duda saldrá del mercado.
El arsenal de los ejecutivos modernos está compuesto básicamente por estas cuatro herramientas de trabajo: computador portátil, biper, agenda electrónica y celular. Cada una existe en miles de modelos y aunque prestan en términos generales el mismo servicio, ofrecen sutiles e importantes diferencias técnicas que pueden marcar grandes diferencias.
Por esto, SEMANA presenta a los ejecutivos de hoy algunos de los avances introducidos al país en cada uno de estos equipos.

Su empresa en un portátil
Después de la gran revolución de la informática a principios de la década de los años 80 -cuando fueron creados los PCs o computadores personales-, nada había generado tanto estruendo como los últimos desarrollos de la computación portátil.
Cuando esta apareció, lo que maravillaba a la gente era la posibilidad de trabajar fuera de la oficina con una pequeña máquina que en dimensiones un poco menores contara con un disco duro incorporado para recibir los mismos programas que los computadores de la oficina. Entonces, nadie imaginó las grandes dimensiones que alcanzaría este pequeño cambio y lo que desencadenaría a nivel de estructura y estrategia en las organizaciones del mundo entero.
Para decirlo en una sola frase: los ejecutivos cuentan hoy con toda su empresa en cualquier lugar a donde van. Esto es posible porque los discos duros de los portátiles, esas unidades que almacenan gran cantidad de información, ya no sólo están incorporados, también son removibles. Cada disco es capaz de almacenar 510 megas de información lo que equivale, aproximadamente, a un diccionario enciclopédico de 12 tomos de los que hay en cualquier hogar.
De este modo, cuando un empresario viaja al Japón en busca de nuevas fronteras para sus productos, ni siquiera tiene que llamar a Colombia porque en el disco que ha introducido en su portátil y los dos adicionales que guarda en el maletín va todo lo necesario para presentar hasta el último detalle de su negocio. Del área financiera a la comercial, de la planta física al diseño del producto ofrecido.
Estos portátiles son el ejemplo perfecto de oficina móvil porque con ellos tampoco es necesario trasladar los datos al computador del escritorio. Desde cualquier lugar se puede enviar la información a la empresa y cuando el ejecutivo llega a su lugar de trabajo introduce el equipo cerrado dentro de una base y este queda integrado con una pantalla y un teclado más grandes.
La consecuencia de esta revolución de los portátiles en otros países es profunda. Algunos compañías que antes contaban con cientos de sedes en diferentes ciudades del mundo, han reducido su planta fisica a la mínima expresión. Entre ellas se cuentan Compaq en Estados Unidos y Semco en Brasil.
¿Los empleados? Desde los ejecutivos de alto nivel hasta los vendedores en la calle. Con la oficina en el bolsillo y un trabajo polifuncional. Cada uno coloca sus fax, llama a sus clientes, cuadra sus citas en el programa de agenda electrónica, registra los resultados de su trabajo y los envía a la oficina, pues en conexión con el exterior también ha avanzado ampliamente la computación portátil.
Todo el mundo recibe la noticia de que su sueldo fue consignado y certifica con su firma. Claro, sin que nadie dude que sea la suya porque además de su número de identificación personal cuenta con una clave adicional para que nadie use su equipo.
Probablemente habrá que esperar más de una década para que las empresas colombianas empiecen a moverse en la misma dirección, cierren gran parte de sus sedes y citen a sus profesionales a la oficina sólo para reuniones claves. Pero este cambio hacia compañías con una estructura más plana, con gente más preparada y polifuncional, y con la estrategia de trabajar en el lugar mismo donde se encuentran los clientes, tendrá que llegar.

A la medida de su negocio
No sólo los computadores portátiles protagonizan la modernización de las empresas colombianas. Otra de las herramientas que compone el arsenal de los ejecutivos modernos es la agenda electrónica. Un producto que se ha hecho popular en esta década.
Las últimas agendas que han llegado al país son sofisticados computadores donde es posible registrar una gran cantidad de teléfonos, direcciones y citas. Pero su capacidad de memoria resulta poco llamativa al lado de la flexibilidad con que manejan la información.
El eficiente registro que la secretaria hacía de los teléfonos importantes en dos libros separados: uno para los personales y otro para los del negocio, ha sido reemplazado en estas agendas por un directorio múltiple.
Cuando usted introduce un nombre lo puede llevar con diferentes códigos al directorio de empresas, al de sectores económicos, al personal, al clasificado por intereses afines... Las posibilidades son infinitas.
La agenda mantiene un registro constante de las citas fijas, como juntas de accionistas y comités, cada semana. Para estas y para las que se van programando ya no es necesaria la típica llamada de recuerdo de la secretaria. Se programa la agenda para que pite como un biper, media o una hora antes y recuerde en la pantalla el próximo compromiso.

Vía satélite
Todos los meses llegan a Colombia portátiles y agendas electrónicas mas avanzados. Igual sucede con los otros equipos que componen el arsenal del ejecutivo de hoy. Lo que resulta importante aclarar, en todos los casos, es que un equipo no reemplaza necesariamente a sus antecesores por el sólo hecho de ofrecer tecnología más poderosa. El ejemplo más claro de esto son los sistemas de recepción y emisión de mensajes de voz, datos e imágenes.
Primero llegaron al país los bipers, que hoy se consiguen en variados modelos. Estos sirven para enviar mensajes a nivel local y se usan, generalmente, para establecer un contacto inicial con la persona que es solicitada. Una operadora recibe telefónicamente el mensaje y lo transmite por escrito al receptor con el código correspondiente.
Pero este ya no es el único ni el más poderoso medio para enviar mensajes a distancia. Acaba de llegar al país el primer sistema satelital de comunicaciones. El servicio lo ofrece una multinacional estadounidense, Skytel, que inició operaciones en Colombia este año.
Al igual que en los bipers, en este sistema los mensajes son unidireccionales. Sólo envío. Pero ofrece importantes diferencias. Primero, el cubrimiento internacional. Un ejecutivo puede comunicarse con este sistema a cualquier país del mundo. Además, la transmisión de mensajes no sólo escritos, también de voz y numéricos.
Skytel tiene una gran variedad de productos y es un sistema Que opera por muchos medios. A las agendas electrónicas antes mencionadas es posible incorporar una tarjeta electrónica para la recepción de los mensajes. Estos pueden llegar también al computador personal, al portátil o a receptores muy similares a los tradicionales bipers.

La moda de los celulares
Portátiles, agendas, bipers y comunicaciones satelitales ofrecen grandes servicios y quienes se acercan a ellos se interesan en adquirirlos. Pero el producto tecnológico que ha despertado la mayor curiosidad es definitivamente el teléfono celular. En Colombia son cinco las empresas que ofrecen el servicio y hay muchas más dedicadas a la comercialización de los equipos.
Celulares hay análogos y digitales en todos los diseños imaginables. El último que ha llegado al mercado es un Motorola Que recibe mensajes como un contestador automático y los almacena. El empresario sólo tiene que activar nuevamente su equipo y encontrará la lista completa de sus llamadas.
La tecnología al servicio de los ejecutivos cada día es mayor y en sus hogares, sus hijos empiezan a sentirla tan normal como la corbata, el computador, el maletín de papá y el equipo de sonido. Llegará el día en que el arsenal aquí mencionado sea tan normal que las reuniones cara a cara se reduzcan al mínimo. Todo el mundo conectado y trabajando en la soledad de su oficina.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.