Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/04/28 00:00

El coloso del Valle

Almacenes La 14 compite, codo a codo, con las multinacionales y los gigantes criollos que buscan apoderarse del sector de las grandes superficies en el país.

La 14, que nació en 1963 en Cali, es motivo de mucho orgullo para los vallecaucanos. Los bogotanos pronto podrán conocer el almacén, ya que comenzó la construcción de su primera sede en la capital

Los hermanos Cardona no imaginaron que la pequeña cacharrería que pusieron en funcionamiento hace 45 años en el centro de Cali se convertiría en la más grande cadena de hipermercados de la región y en todo un símbolo de los vallecaucanos. Hoy su compañía, sin ser la más grande del sector de las tiendas por departamentos, pues delante de ella están reconocidas empresas como Éxito y Carrefour, es un buen ejemplo de emprendimiento y desarrollo, ya que en la actualidad cuenta con 21 almacenes repartidos en siete ciudades del suroccidente del país, donde trabajan unas 4.000 personas.

Lo que comenzó como una venta de artículos para el hogar, en un modesto edificio de dos plantas, es hoy una de las empresas que más empleo generan en esta zona del país. Con la particularidad de que el 90 por ciento de los puestos de trabajo están ocupados por gente de la región y que más del 50 por ciento de las mercancías que se comercializan en sus almacenes, son producidas por empresas vallecaucanas.

Los buenos resultados obtenidos por La 14 en medio de este dinámico sector del comercio al detal, que en los últimos años ha registrado la llegada de agresivos competidores internacionales como Carrefour de Francia, y ahora Falabella de Chile, es una muestra del tesón de la familia Cardona. Pero más impactante aun es que la cadena vallecaucana continúe creciendo. Este año arrancará la construcción de su primera tienda en Bogotá, con lo que la compañía consolida su presencia nacional, y da un paso gigante para una empresa que sigue siendo familiar.

Los Cardona afincaron el desarrollo de su compañía en una fuerte cultura de servicio al cliente, además, en importantes inversiones en tecnología y en capacitación del recurso humano. Su constante evolución, tanto de los servicios como de sus espacios y nuevas sedes, convirtió a La 14 en la cadena de supermercados de mayor tradición y reconocimiento en el suroccidente colombiano. Parte de esa cultura familiar se hizo evidente en 2005, cuando la AFP Protección la destacó como una de las compañías con mayor promedio de ahorro de cesantías por parte de sus empleados, lo que la sitúa muy por encima del promedio nacional.

Sus cifras dan cuenta de una prudente y juiciosa administración, lo que le permitió obtener unos ingresos operacionales cercanos al billón de pesos en 2006. Apalancados en el liderazgo regional, hoy La 14 da la pelea por una porción del mercado en las ligas mayores; prueba de ello es que ocupó el puesto 45, entre las 100 empresas más grandes de Colombia. ¿Cuál es la historia detrás de este competidor silencioso?

En 1963, Jaime Cardona y sus hermanos, oriundos de Aguadas, Caldas, fundaron el primer almacén La 14 en Cali, donde se radicó esta familia. Su intención no era otra que entrar a satisfacer la creciente demanda de utensilios para la casa, en una ciudad que desde esa época recibía un importante movimiento migratorio al erigirse como epicentro del desarrollo en el occidente colombiano.

Durante los siguientes 20 años, La 14 amplió la gama de productos que ofrece a sus clientes. A los artículos para el hogar sumó la línea de mercado y víveres, luego la de útiles escolares y electrodomésticos. Para septiembre de 1983 los Cardona inauguraron su segundo almacén en la avenida sexta, arteria vial que sirve de ingreso al más exclusivo sector comercial de Cali. En poco tiempo, se dieron a la tarea de abrir 11 tiendas más, que ubicaron en los distintos polos de desarrollo de la ciudad.

A principios de la década de los 90, los Cardona decidieron ampliar su cobertura en el Valle del Cauca, y construyeron almacenes en Buenaventura, Tuluá, Palmira y Jamundí, bajo el mismo concepto de centro comercial. Estos se convirtieron con rapidez en punto de referencia obligado para las ciudades intermedias del departamento.

De igual forma, pensando en mejorar la recordación de la marca, La 14 incursionó en la televisión regional al patrocinar varios programas en Telepacífico, entre ellos el Festival Millonario, donde cada fin de semana se rifan 1.014.000 pesos, entre otros premios, para los clientes que llenan con sus datos personales la colilla de pago. Promociones que junto a su pegajoso eslogan: 'el mejor surtido, a los mejores precios', elevaron su popularidad.

Su posición de liderazgo en la región se vio amenazada desde hace más de una década con la llegada de fuertes competidores que entraron a disputarle una porción del mercado. En respuesta a esa exigencia, la compañía abrió almacenes en Pereira y Manizales, con los que inició su expansión en el panorama nacional. Además, experimentó con el formato de tiendas de cercanía, al lanzar la marca Rapitiendas La 14 y, aprovechando Internet, montó su tienda virtual que ofrece la posibilidad de realizar compras sin salir de la casa y con una disponibilidad de 24 horas.

Hace dos años puso en el aire su propio canal local de televisión, que cada vez cautiva mayor sintonía, lo que le ha permitido nuevas alianzas publicitarias que impulsan su marca.

En la actualidad, La 14 es una empresa fuerte y sana gracias a que cuidó su nicho regional, fue prudente en sus inversiones y dejó en manos de los principales miembros de la familia Cardona la planificación estratégica de su desarrollo. Pero se avecinan retos que pondrán a prueba la capacidad de reacción de la compañía.

Si bien con el 'nadadito de perro' ha llegado lejos, más temprano que tarde deberá enfrentar el relevo generacional, que siempre trae alguna incertidumbre y, además, continuar luchando para resistir la competencia de los grandes conglomerados. De esto último da fe la composición del vecindario de su almacén insignia de Cali, el de la avenida sexta: En las dos cuadras a la redonda hay un Éxito, un Carrefour y un Home Center.

Otra amenaza surge del hecho de continuar como una empresa familiar, lo que hasta ahora ha sido uno de sus pilares, y que se puede convertir en una debilidad frente a la flexibilidad de otras compañías donde las cosas funcionan en un ambiente corporativo y las decisiones tienen un camino más expedito. Resolver si continúa como empresa familiar o abre su capital accionario es una de las encrucijadas que los Cardona deberán resolver en el corto plazo.

La 14 cuenta con el respaldo y el afecto de los vallecaucanos que la han convertido en el lugar preferido para hacer sus compras. Por sus últimas movidas queda claro que la intención es consolidar su expansión en el nivel nacional, una tarea nada sencilla en medio de los gigantes que la observan. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.