Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/29/2011 12:00:00 AM

El eterno flagelo

A la fecha 23 personas, en su mayoría empresarios y comerciantes, seguían secuestradas. Aquí, el drama de un familiar de las víctimas.

Era una cosa extraña un secuestro, no se hablaba de eso.

A las dos horas de secuestrado, la esposa de mi hijo recibió una llamada. Eran delincuentes comunes y le dijeron que tenían a mi hijo y que estuviéramos pendientes del teléfono, para ponernos de acuerdo. Queríamos recuperarlo, y aunque estaba prohibido pagar rescates, nosotros lo hicimos.

Todo tuvo que hacerse por debajo de cuerda. A la Policía le dijimos que se había perdido, pero ya nosotros habíamos llegado a un acuerdo con los delincuentes para pagarles . Nos dijeron la plata que había que llevar, quién tenía que ir y cómo, e incluso qué carretera debía coger. Y así se hizo.

Fue el mejor amigo de mi hijo quien entregó el dinero. A los tres días apareció. Los que lo habían secuestrado lo dejaron en un potrero por la noche, y él empezó a sacar la mano para que alguien lo recogiera. Unos camioneros se apiadaron de él y lo llevaron hasta su casa.

Mi hijo duró secuestrado 23 días. Nunca supimos quién lo hizo e incluso después, cuando le contamos a la Policía la verdad, nadie supo quiénes habían sido los autores. De eso hace 28 años. No dormía de la angustia. Solo rezaba y esperaba.

Hace tres años lo volvieron a secuestrar. Los secuestradores nos llamaron, como en ese entonces, y luego, no aparecieron más. Hemos movido cielo y tierra, pero desde ese entonces no sabemos nada de él. Yo creo que lo asesinaron.
 
*Ama de casa, Cali
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.