Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1998/01/12 00:00

EL FENOMENO DEL NIÑO

Edgar Rentería termina 1997 como el deportista más destacado de Colombia y arranca 1998 como el más 'sexi'.

EL FENOMENO DEL NIÑO

Edgar Rentería tan sólo necesitó un año para lograr una hazaña sin precedentes en el deporte colombiano. En los 12 meses de 1997 pasó de ser una de las figuras más prometedoras del béisbol de Grandes Ligas a consagrarse como uno de los mejores jugadores de la liga profesional de Estados Unidos, la más exigente y competitiva del mundo. En mayo de 1996 este barranquillero fue llamado para formar parte de los Marlins de la Florida en reemplazo del paracortos titular. Dirigentes, jugadores y periodistas especializados quedaron sorprendidos en ese entonces por la rapidez, buen brazo y sobre todo por el inusual instinto que a la hora de fildear tenía este jovencito del barrio Montecristo. No obstante haber iniciado tarde la temporada, el gran nivel de Rentería le permitió terminar ese año no sólo bañado en elogios sino como uno de los candidatos al título de novato del año. Tenía 21 años y ya había tocado el cielo con las manos. A su corta edad, su destreza en el campo de juego le permitió alcanzar el éxito y el reconocimiento que nunca tuvieron los tres únicos peloteros colombianos que habían jugado en la Gran Carpa. Sin embargo lo mejor estaba por venir. Este año Rentería demostró algo que muy pocos deportistas en el mundo logran hacer: confirmar que siempre se puede ser más grande.'El niño', como lo llaman los aficionados estadounidenses, no sólo se adueñó con sobrados méritos del puesto titular de los Marlins sino que durante toda la campaña de este año se convirtió en el pilar más importante de la novena de Florida. Sus brillantes actuaciones a la ofensiva y a la defensiva no sólo reflejaron una característica bastante apreciada y escasa en el béisbol, la consistencia, sino que resultaron fundamentales para que su equipo alcanzara en tan sólo cinco años decreado el sueño de ganar la serie mundial de béisbol.Con un batazo suyo en la parte baja del noveno inning Rentería hizo que a finales de septiembre los Marlins ganaran su primer partido de postemporada frente a los Gigantes de San Francisco. Ese día el colombiano fue sacado en hombros del estadio por sus compañeros en el reconocimiento más importante que haya conseguido algún atleta en la historia del beísbol nacional. Unas semanas más tarde otro oportuno y eficaz batazo de 'El niño' permitió que la novena de la Florida consiguiera su primer título mundial al vencer a los Indios de Cleveland. Los medios de comunicación de Estados Unidos, poco amigos de las alabanzas, no ahorraron elogios al referirse al colombiano, a quien con razón calificaron de héroe. Es por esto que en un equipo que invirtió cerca de 100 millones de dólares en contratar reconocidas estrellas para esta temporada, Rentería no sólo demostró ser una de ellas sino que brilló con más intensidad que muchos de los más consagrados jugadores de la Gran Carpa. Aparte de sus grandes logros dentro del diamante de juego, sin lugar a dudas el otro gran hit lo consiguió fuera de los estadios. Tan sólo necesitó de dos años con su bate y su manilla en las Grandes Ligas para que un país como Colombia, en el que el béisbol era deporte de unas pocas regiones, terminara convertido en una fiebre nacional. Y encima de todo está cogiendo fama de sex simbol...

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.