Domingo, 22 de enero de 2017

| 1996/12/09 00:00

EL GOLPE PAISA

¿Cómo hizo Claudia Elena Vásquez para quedarsecon la corona en Cartagena? Crónica del más reñido Concurso Nacional de Belleza de los últimos años

EL GOLPE PAISA

En una final de infarto, Antioquia logró conquistar la corona de Señorita Colombia. Hasta último momento dos candidatas disputaron este honor codo a codo. Ellas fueron las representantes de Chocó, Zolima Bechara, y la antioqueña Claudia Elena Vásquez. La diferencia la marcó la entrevista privada con el jurado, que otorgó el 30 por ciento de la calificación total, y la pregunta en la velada de coronación, que representó el 5 por ciento. La expectativa en el auditorio Getsemaní se mantuvo hasta el último momento. En el escenario una rubia y una morena, cogidas de la mano, esperaron impacientes el veredicto final. Los colombianos llegaron a pensar que por fin Colombia tendría una reina negra. Pero sus ilusiones se desvanecieron cuando se conoció el nombre de la ganadora. La nueva señorita Colombia, Claudia Elena Vásquez, es una estudiante de quinto semestre de ingeniería química, con un promedio de notas de 4,2, apasionada por la matemáticas puras y la física. Graduada con honores del colegio Columbus School, respondió en inglés su entrevista privada con el jurado calificador.Un sueño hecho realidadDurante los 12 días que estuvo en Cartagena, la antioqueña siempre fue una de las grandes favoritas para alzarse con el título. Claudia Elena nunca se imaginó que el velorio de una de sus mejores amigas fuera el preámbulo de este título. Uno de los miembros de la junta de belleza de Antioquia la invitó a participar en el reinado departamental. Ella, en medio del dolor, aceptó. Unos meses después fue elegida Señorita Antioquia. Fueron muchos los sacrificios que tuvo que hacer para llegar en forma a Cartagena. Durante su preparación subió más de cinco kilos. La junta de belleza departamental decidió que su vestuario no estaría en manos de los tradicionales diseñadores de reinas. Esta vez optó probar suerte con Silva Tcherassi, Olga Piedrahita y John Miranda. La trilogía descrestó en La Heroica. El vestuario que lució Claudia Elena Vásquez fue reconocido como el mejor y su costo no pasó de los cinco millones de pesos. El traje de coronación fue confeccionado en raso francés, color gris plomo, en straples delienados sutilmente que se desvanecían en una gran cola, donde aparecieron chorros de tul entre botones y presillas. Su creadora fue Olga Piedrahita. En sus ratos libres a la nueva soberana de la belleza le gusta practicar el softboll, su debilidad son las chocolatinas, su novio también es estudiante de ingienería química y tienen una relación desde hace cinco años. Claudia Elena es la mayor de tres hijos de José Ignacio Vásquez Ochoa y María Elena Angel. Y obtuvo la corona para su departamento 10 años después de que ese título lo alcanzara Patricia López Ruiz. La virreina, Zolima Bechara, cursa en la actualidad sexto semestre de economía en la Universidad La Salle en Bogotá. Se graduó de bachiller en el colegio La Presentación de Cartagena e inició estudios de administración en la Universidad Tecnológica de Cartagena. Se considera una mujer introvertida, sencilla y de pocas palabras que sólo opina de aquellas cosas de las que tiene pleno conocimiento. Desde hace tres años vive en Bogotá y sus ratos libres los dedica a la lectura de temas metafísicos y al modelaje, que inició cuando tenía 13 años. En 1992 participó en el crucero Aventura 92 que realizó la misma ruta de Cristóbal Colón. Esta es la primera vez en la historia del Concurso Nacional de Belleza que una mujer de color logra el segundo lugar en la carrera por obtener el titulo de la mujer más bella de Colombia.
Estas dos mujeres, que representaron en Cartagena razas diferentes, fueron para el jurado las más opcionadas a la corona. La antioqueña tenía a su favor una belleza clásica de los 60 y una preparación de reina que inició a las 14 años cuando por primera vez incursionó en el mundo del modelaje y grabó varios comerciales para la televisión. La chocoana, por su parte, es dueña de una belleza poco común, interesada por el estudio de sus antepasados y preocupada por los problemas que afronta su olvidado Chocó. Hacía muchos años que el Concurso de Belleza no tenía un final tan reñido. En esta oportunidad seis candidatas mantuvieron su favoritismo hasta el final. También esta versión del Reinado será recordada por los quebrantos de salud que sufrieron varias de sus participantes que estuvieron a punto de claudicar. Igualmente se recordará como el concurso de la amistad. El grupo de participantes demostró madurez y a la hora de la elección ninguna de ellas protestó. Las envidias quedaron atrás y por primera vez en muchos años los titulares de los periódicos no corrieron por cuenta de los escándalos. Sin embargo, al final hubo cierto dejo de nostalgia. Los asistentes a la velada de coronación le entregaron su corazón a Chocó. Cuando el jurado calificador entregó un sobre con las cinco finalistas y se escuchó el nombre de Zolima Bechara, el público se puso de pie y la aplaudió por varios minutos. Cuando se conoció el nombre de la nueva soberana de la belleza, ese mismo público también se puso de pie y le rindió una larga ovación a Claudia Elena Vásquez. El título de primera princesa fue para la candidata de Sucre, Ana María Neira, la segunda princesa fue la bogotana Debbie Castañeda y la tercera princesa fue la caucana María Mercedes Ruiz. Las tres fueron dignas rivales de la antioqueña y estuvieron siempre en la baraja de favoritas.

Los restos

La hora final llegó el lunes en la noche. Después de cumplir con un extenuante programa que se inició el pasado 31 de octubre, las 22 candidatas llegaron al Centro de Convenciones para efectuar su último compromiso: la velada de coronación. Fueron 12 días en los cuales las participantes asistieron a las fiestas en los clubes privados, desfilaron por las calles de Cartagena con sus trajes de fantasía, navegaron en las aguas del Caribe y por último se sometieron al escrutinio de un jurado internacional y de 2.000 personas que estuvieron presentes en el desfile en vestido de baño en el Hotel Hilton. Algunas de ellas no aguantaron el maratónico programa y debieron recluirse en sus habitaciones para recuperar energías y poder llegar a la noche de coronación. Las que más sufrieron fueron las candidatas de Amazonas, Liliana Patricia Mantilla, y Huila, Maritza Eugenia Rubio. La opita vivió un calvario. En más de una oportunidad tuvo que abandonar sus compromisos para ser atendida por el médico oficial del concurso. Incluso se llegó a pensar en su retiro. Pero pudo más su voluntad y sus ganas y con un gran esfuerzo Maritza Eugenia cumplió con el certamen. A la noche de coronación seis candidatas llegaron cabeza a cabeza en busca del título de Señorita Colombia. Y su suerte se definió en los dos últimos desfiles: vestido de baño y traje de gala. El escenario fue el auditorio Getsemaní. Allí, en una fastuosa ceremonia, las seis aspirantes se jugaron sus restos. El primer 'round'Las barras que se congregaron en el auditorio no pararon en toda la noche de vitorear a sus preferidas. Pero el nerviosismo cundió cuando comenzó el desfile en vestido de baño. La primera de las favoritas en desfilar fue la paisa Claudia Elena Vásquez. El jurado le otorgó un puntaje de 9,68. Luego, el turno fue para la representante de Atlántico, Ingrid Nader, que logró un 9,23. Le siguió la caucana, María Mercedes Ruiz, quien alcanzó una calificación de 9,69. Unos segundos después apareció en el escenario la chocoana Zolima Bechara, quien fue premiada con un 9,69. Más tarde desfiló la bogotana Debbie Castañeda, quien consiguió un puntaje de 9,68. El grupo de favoritas lo cerró la sucreña Ana María Neira con un 9,47. Lo único claro que quedó en en este primer lance fue que la competencia estaba de verdad muy reñida. El desfile en traje de baño fue ganado por Zolima Bechara apenas por una centésima. En el segundo lugar quedaron empatadas Claudia Elena Vásquez y Debbie Castañeda. La primera sorpresa de la noche corrió por cuenta de la candidata de Huila, Maritza Eugenia Rubio, una de las grandes favoritas para conseguir el título. La opita apenas logró ubicarse en el puesto séptimo. Segundo 'round' La tensión en el auditorio Getsemaní cedió por unos minutos cuando el cantante español Enrique Iglesias salió al escenario. Sus fans no pararon de gritar y varias de ellas subieron a la tarima para acompañarlo en sus interpretaciones. El joven cantante se dejó contagiar por el entusiasmo y acompañado de una pequeña que alzó en sus brazos cantó uno de sus éxitos. Sin embargo, los nervios regresaron unos minutos después. Las favoritas se jugaron sus restos en el desfile de gala. Allí el ingenio y la creatividad de los diseñadores fueron la clave del éxito. En esa segunda aparición Zolima Bechara confirmó que estaba para grandes cosas. El jurado la premió con el mayor puntaje y logró sacarle una buena luz de ventaja a sus contrincantes. Su principal rival, la antioqueña Claudia Elena Vásquez, logró el segundo mejor puntaje. La candidata de Sucre, Ana María Neira, repuntó y se colocó en el tercer puesto. La representante de Cauca, María Mercedes Ruiz, se mantuvo. Bogotá descendió algunos puntos pero al final logró mantenerse entre las favoritas.En ese momento las diferencias entre Chocó y Antioquia eran mínimas. Zolima se mantenía a la cabeza por apenas cuatro centésimas. Entonces la última palabra la tuvo la pregunta final que en el puntaje apenas significó el 5 por ciento del total de la calificación. Y todo pareció indicar que la suerte estuvo con la paisa, a pesar de que la respuesta de la chocoana fue premiada por los asistentes al auditorio de Getsemaní con una gran ovación. En cuanto a la transmisión RCN se anotó un hit. Las nuevas caras de los presentadores, Angela Patricia Janiot y Jorge Alfredo Vargas, como la dirección de Oscar Azula, le dieron un nuevo aire a una velada televisiva que en los últimos años se había caracterizado por ser lenta y repetitiva. Azula explotó lo que mejor sabe hacer: sus pregrabados. Con un excelente manejo de cámaras los televidentes pudieron observar, durante tres horas y 15 minutos, una amena noche de coronación. Por su parte, Angela Patricia Janiot demostró porqué es una de las principales presentadoras de la CNN. Su compañero de transmisión, Jorge Alfredo Vargas, estuvo a la altura de su colega. Este joven presentador se proyecta como uno de los mejores del país. El telón de la versión 44 del concurso nacional de belleza cerró con un saldo favorable. El chisme y las consejas estuvieron en segundo plano. La mano de su nuevo presidente, Raimundo Angulo, se notó en la organización y cumplimiento del programa. Ojalá que en un futuro los cambios que se están estudiando sean en beneficio de un concurso que en el pasado estuvo a punto de naufragar. Y por ahora: ¡Que viva la reina...!

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.