Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1990/04/09 00:00

¿EL MANO A MANO DEL 94 ?

Antes de la elección del 90 ya se especula sobre la del 94.

¿EL MANO A MANO DEL 94 ?

Aunque parezca prematuro hablar de lo que puede suceder en la política del futuro, y aún sin producirse la elección presidencial de este año, lo cierto es que los colombianos viven de las cábalas y no falta quienes especulan desde ya en lo que sería el mano a mano para 1994.Entre los observadores parece haber acuerdo en que, tal como se ven las cosas, no es imposible que ese mano a mano sea entre el liberal Ernesto Samper y el conservador Andrés Pastrana. Estos dos sardinos de la política, de llegar a ser los candidatos de sus partidos, podrían protagonizar una de las elecciones presidenciales más interesantes en mucho tiempo.
A primera vista se podría pensar que la trayectoria política de Samper no es su mejor carta de presentación si se tiene en cuenta que para los pocos años que lleva haciendo política, es impresionante el número de derrotas que ha sufrido. En 1982, como director de la campaña de Alfonso López Michelsen, se hundió en el segundo renglón de Senado a pesar de haber sido él, el hombre clave en la elaboración de las listas. En 1988, aliado a Galán, decidió apoyar a Carlos Ossa para la alcaldía de Bogotá, y no sólo les ganó Andrés Pastrana, sino también Juan Martín Caicedo. Y el domingo pasado perdió cuatro a uno frente a César Gaviria, quien hace apenas un año no era más que un parlamentario a quien el propio Samper buscaba para que se adhiriera a su candidatura.
La verdad es que a Samper lo acabó tumbando la fuerza que fue adquiriendo la versión de que no es un hombre serio, pues la combinación de populista y"mamador de gallo" no correspondió a las expectativas del electorado en 1990.
Sin embargo, a pesar del último descalabro, Samper está lejos de haber desaparecido del panorama político. Su carrera ha sido un yoyo de altas y bajas, en la que después de cada derrota aparece un triunfo. Su alianza con César Gaviria le garantiza ministerio probablemente cancillería y cuota para su grupo. Sus amigos lo quieren igual en las buenas como en las malas. Y tiene muchos amigos.
Algunas personas podrían pensar que para el 94 estarán pisándole los talones a Samper, nuevas figuras como Juan Martín Caicedo, el mayor triunfador individual de la contienda del domingo, después de César Gaviria, o veteranos con protagonismo actual como Carlos Lemos Simmonds.Pero, la verdad es que para esa elección Ernesto Samper arranca la competencia con la camiseta amarilla.
El caso de Andrés Pastrana en el conservatismo es el del dirigente sobre el que pasan los años, pero su estrella no disminuye. Desde las caminatas a los 16 años, hasta el final que está viviendo su período de alcaldía en la actualidad, el hombre se ha mantenido. Su prestigio es tan superior al de su partido que aunque no cuenta sino con escasos 35 años, no hay manera de que no esté en el abanico del 94. Pues como se ha dicho una y otra vez, la única posibilidad que los conservadores tienen de ganar la presidencia, es que el candidato tenga más votos que el partido. El último en llenar ese requisito fue Belisario Betancur, y el único que lo llena en la actualidad es Andrés Pastrana, quien ya lo demostró en la elección de alcalde de Bogotá.
La forma sorprendentemente independiente como votó el electorado el domingo pasado, hace prever que en Colombia la gente va a escoger más entre personas que entre partidos en el futuro. Y sobre estas bases es que quienes hacen pronósticos hoy, sobre el mano a mano del 94, comienzan a concentrar su mirada en Ernesto Samper y Andrés Pastrana. Así que hagan sus apuestas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.