Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2010/04/24 00:00

El poder paisa

EPM se convirtió en el principal grupo de servicios públicos de Colombia y logró un lugar de privilegio en el 'ranking' empresarial del país.

El poder paisa

Empresas Públicas de Medellín (EPM) es el principal protagonista del mercado energético nacional: atiende cerca del 25 por ciento de la demanda de energía eléctrica del país, gracias a las 15 centrales de generación de su propiedad, lo que equivale al 19 por ciento de la capacidad nacional instalada. Además, es el mayor distribuidor con operaciones en Antioquia, Quindío, Caldas y los Santanderes, entre otros.

Para llegar a esta posición, EPM hizo movidas estratégicas en la última década. Adquirió la Empresa Antioqueña de Energía (Eade), las electrificadoras de Santander y la mayoría en otras compañías, como la Central Hidroeléctrica de Caldas (Chec) y la Empresa de Energía del Quindío (Edeq).

Además de comprar otros activos, EPM invirtió en infraestructura. Durante el último decenio sacó adelante la hidroeléctrica Porce II y dio los primeros pasos hacia Porce III que tendrá lista su primera unidad generadora en diciembre próximo; también marcha la planeación de Porce IV. Igualmente incursionó en la generación alternativa de electricidad con el parque eólico Jepírachi en La Guajira. Como si fuera poco, participa del mega proyecto Hidroituango, que es el más ambicioso a se desarrollará en los próximos años.

Aunque la energía es el alma del negocio pues hoy representa la mayor parte de los ingresos, EPM no es solo electricidad. Cuenta con intereses en los sectores de telecomunicaciones, aguas, gas y hasta consultoría.

La división de telecomunicaciones ha tenido un gran desarrollo en los últimos años. A mediados del decenio, EPM escindió su área de telefonía, televisión y banda ancha para crear UNE Telecomunicaciones.

El Concejo de Medellín, propietario de EPM, aprobó la operación, pero no fue fácil. Se dio un amplio debate y se acusó a la administración de Sergio Fajardo, entonces alcalde de Medellín, de querer privatizar la compañía. Finalmente, la escisión se autorizó y los resultados demostraron que ha sido una estrategia acertada, pues la división de telecomunicaciones empezó a funcionar de manera independiente y ha venido mostrando resultados muy satisfactorios. UNE domina hoy el mercado de banda ancha en Colombia y compite fuerte por el de televisión por cable. Horacio Vélez, presidente de UNE, afirma que la compañía quiere ser el tercer operador en telecomunicaciones en Colombia, después de Telmex y Telefónica.

EPM también tiene participación en la compañía de telefonía celular Tigo, donde comparte propiedad con la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) y la multinacional Millicom.

Con el ánimo de acercarse a nuevos mercados y clientes, EPM ha incursionado como operador o socio operador en acueductos. Aguas Nacionales (antes conocida como EPM Bogotá Aguas) es el gran holding en este segmento. El año pasado la compañía fue capitalizada en 328.000 millones de pesos, lo que muestra el interés por profundizar en este mercado.

Además, fueron constituidas las empresas Aguas del Oriente Antioqueño (en el municipio de El Retiro, Antioquia), Aguas de Urabá y Aguas de Occidente. Por medio de estas filiales, hoy EPM atiende 248.000 habitantes de esas zonas.

Otro frente con mucho futuro es el de gas domiciliario. Allí el crecimiento ha sido importante, pues solo el año pasado sumó 64.000 nuevos clientes a la conexión de gas natural; de otra parte, tiene más de 50 estaciones de servicio para suministrar gas vehicular a los municipios de Itagüí, Sabaneta, Envigado, Medellín y Bello.

Ese paquete de servicios fue complementado con la incursión en el mercado financiero a través de su Tarjeta Grupo EPM, con la que se vincularon el año pasado 10.000 clientes. Este servicio les permite a los usuarios comprar electrodomésticos, muebles y materiales de construcción para mejora de vivienda.

Los pasos que se dieron en el anterior decenio fueron muy importantes para consolidar la posición que hoy presenta EPM, pero son apenas el punto de partida para el futuro. La internacionalización es el siguiente desafío de esta compañía antioqueña.

Mientras ISA tiene operaciones en Perú, Panamá, Brasil y Chile, EPM solo tiene como proyecto la construcción de la planta generadora Bonyic en Panamá, que actualmente avanza y deberá estar en funcionamiento en 2012.

Empresas Públicas de Medellín es de lejos el principal actor del negocio energético en Colombia y ha demostrado cómo una compañía pública puede ser rentable, eficiente y confiable.

Por eso ha permanecido entre las 10 más grandes de Colombia durante la década que acaba de terminar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.