Jueves, 19 de enero de 2017

| 1994/12/26 00:00

ELEGANCIA Y BELLEZA

Atrevidos diseños, inspirados en el romanticismo de los años 50, invadirán las playas y piscinas en la próxima temporada de verano.

ELEGANCIA Y BELLEZA

CUANDO CALIENTA EL SOL
CIENTOS OE CUERpos dorados por el sol serán cubiertos por los alegres y vistosos vestidos de baño que combinan la elegancia del pasado con la modernidad del presente. En ellos se resalta el busto de una manera más lanzada y más sexy.

La tendencia para este verano es la de los trajes de mucho colorido, al estilo caribeño, casi que carnavalesco, con grandes estampados florales, frutales, dibujos geométricos y diseños étnicos, los cuales van desde los tonos del trópico y la naturaleza hasta los pasteles muy cálidos.

Los aros, las copas y las varillas son los instrumentos que se encargan de realzar el busto, gracias a los pronunciados escotes inspirados en los años 50, que le dan el toque de sensualidad a los casuales y dinámicos trajes de baño de una sola pieza, con altos cortes que llegan hasta la mitad de la cadera, dejando las piernas al descubierto, adaptándose de esta forma al estilo descomplicado, ágil, y sensual de la mujer de hoy.

Como tributo al cuerpo femenino, los trajes de baño enterizos, al igual que los bikinis, se ajustan a las curvas con trazos cortos en diseño corsetero, evocando épocas y culturas diferentes, mientras que el busto, al estilo Marylin Monroe, es sostenido a través de tirantes gruesos y delgados con o sin nudo. El panty, muy alto pero sin llegar a la cintura, alarga las piernas mostrando un derrier mucho más insinuante que caracteriza a la época.

Músculos y curvas
Las siluetas de las mujeres se ven entrelazadas cada verano por los imponentes cuerpos masculinos, los cuales muestran su figura atlética recubiertos con pantalonetas de baño con un concepto deportivo y elegante pero con diseños muy viriles. Son vestidos con cortes altos en colores fuertes inspirados en los destellos del mar o en los colores de la naturaleza. Los tonos tierra son ideales para las pantalonetas más conservadoras, que aún siguen teniendo vigencia para todo tipo de edades.

A nivel internacional, el traje de baño vuelve a tomar importancia, ya que en época de verano se constituye en la segunda piel, tanto del hombre como de la mujer. Por esta y muchas razones más su calidad y durabilidad han evolucionado a grandes pasos, ahora con tejidos mates y secos que facilitan la adhesión del color y una larga permanencia.

Así mismo, gracias a las propiedades de expansión que poseen tanto la lycra como las telas importadas de Italia, España, Israel y Estados Unidos, con las cuales se fabrican estos vestidos, que en algunas ocasiones son atrevidos, otras, románticos y algunas veces salvajes, el grado de flexibilidad es mayor, con una costura más osada que lo hace un traje ideal para el ritmo de vida actual.

Protección y vanidad
Hay cosas que hacen ver a la mujer más bella que de costumbre, cubren sus ojos, su cabellera, sus pies, sus piernas, es decir, protegen el cuerpo de los poderosos rayos solares y al mismo tiempo embellecen, aumentando la vanidad femenina. Con ello se puede afirmar que los accesorios, sean grandes o pequeños, blancos, rojos o negros, nunca pasarán de moda ya que, tanto las gafas, los pareos, los sombreros, los bolsos y las sandalias son los acompañantes fieles de todo traje de baño.

Grandes pavas en tonos crudos y pastel fuerte son las apetecidas para esta temporada. Este es uno de los accesorios que vuelve a tomar vigencia y le da status al descanso. Junto a ellas, y con diseños que evocan la nostálgica época del jazz, las gafas de sol, imponentes por sus diversos estilos, son el complemento que expresa la armonía total y el confort con una visión clara a pesar del so]. Y como en la variedad está el placer, las hay italianas, americanas, con protección ultravioleta e infrarroja o con monturas en metal muy livianas.

La doble funcionabilidad de sus estilos es lo que las hace indispensables, es decir, se pueden llevar con mucha elegancia o tan informalmente como se quiera, sin perder en ningún momento el sentido de las proporciones y estar bien a toda hora. Se usan redondas, rectangulares u ovaladas, pero la tendencia es hacia las gafas al estilo John Lennon, que fueron la apariencia popular de esa época y que resurge acoplándose acertadamente a ésta.

Exclusivos diseños y materiales se mezclan: el metal y el plástico, la madera, la fibra de vidrio y la cerámica, en fin, hay de todo para todos y con las comodidades del caso. La idea es obtener protección e irradiar la acertada proyección de una imagen clásica y contemporánea a la vez.

Marcando el paso
Retomar los diseños del pasado parece ser lo que marca la pauta en todos los sentidos de la moda. La influencia de la época romana ha sido plasmada en las sandalias de cuero natural, combinadas con costuras gruesas y cordones con tonos tierra, que hablan por sí solas de la tendencia ecológica del momento, aspecto que comparte con los bolsos playeros, grandes y pequeños, hechos en yute, que se constituyen también en piezas claves para este verano.

Las playas estarán cubiertas por el colorido de los trajes de baño, de los accesorios y del canela de los cuerpos de hombres y mujeres que, sin olvidar en sus maletas ni un solo detalle, pretenden disfrutar en estas vacaciones frente al inmenso mar cuando empiece a calentar el sol.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.