Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2004 12:00:00 AM

Energía que da gusto

Aunque todavía el futuro del petróleo está crudo, el carbón, el gas y la electricidad tienen brío para rato.

Este pasará a la historia como el año en que cambió la forma de buscar petróleo en Colombia. Con la aparición en el escenario de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y el diseño de un nuevo contrato para atraer a las multinacionales petroleras, se espera que el país no tenga que importar crudo en algún momento entre 2009 y 2010. Por lo pronto el riesgo no ha desaparecido, pero los avances en exploración son satisfactorios.

A finales de este año se habrán firmado entre 26 y 29 contratos para perforar pozos en búsqueda de petróleo, tres veces más que en 2001. El proyecto más grande está en manos de Petrobrás, ExxonMobil y Ecopetrol, empresas a la cuales la ANH les asignó un área de exploración de 45.000 kilómetros cuadrados en las aguas del océano Atlántico entre Santa Marta y la Guajira. Sin embargo, dicen los expertos, Colombia necesita perforar al menos 60 pozos al año para aumentar las probabilidades de que reviente alguno. Mientras tanto la producción sigue en descenso (a finales de octubre estaba en 529.000 barriles diarios, 2 por ciento menos que en 2003), a pesar de los esfuerzos por 'raspar' los pozos activos, es decir, sacar más petróleo de los campos que ya están en operación.

La menor producción se ha compensado con creces con los altísimos precios mundiales. Estos le han significado a Ecopetrol ingresos por encima de los presupuestados, cercanos a 800 millones de dólares. La cotización del crudo llegó hace dos meses a 52 dólares por barril, y desde entonces ha venido cayendo. Pocos se atreven a pronosticar el rumbo que seguirán los precios del crudo en 2005 y sólo algunos indican que el promedio en el largo plazo debería estar en 31 dólares por barril.

El propósito para 2005 es seguir atrayendo inversionistas con un bolsillo generoso para explorar en el país. Y el jugador local, Ecopetrol, buscará mantener el nivel de inversiones en exploración que realizó este año, cercano a los 117 millones de dólares. Sólo así se despejaría el panorama petrolero, que por ahora, ante la ausencia de grandes hallazgos de crudo, pinta negro.

Las perspectivas del carbón, en cambio, son alentadoras. Los precios en el mercado mundial pasaron este año de niveles de 30 a 50 dólares por tonelada, algo que sumado a los aumentos previstos en la producción de empresas como Drummond o el Cerrejón permite pronosticar una abundante llegada de divisas al país por exportaciones de carbón en el futuro próximo. Se espera que a la vuelta de tres años, Colombia esté exportando alrededor de 2.500 millones de dólares de este mineral.

El sector de gas natural, de otra parte, en 2004 ha registrado un aumento de 8 por ciento en el número de hogares usuarios del servicio. Así mismo, la conversión de vehículos que funcionan con gas en lugar de gasolina se ha acelerado en el último año. Según el gremio que agrupa a las empresas de este sector, entre 2004 y 2008 se van a construir por lo menos 80 estaciones nuevas de gas vehicular, con una inversión de 50 millones de dólares.

Para los generadores y distribuidores de energía eléctrica 2005 pinta bien. A octubre de este año la demanda de electricidad por la industria había crecido 7,5 por ciento, según datos de ISA, y se espera que el próximo tenga un comportamiento similar. En el mismo periodo, las exportaciones de energía a Ecuador totalizaron 102 millones de dólares, una cifra que aumentará en los próximos años con las inversiones en interconexión eléctrica con los países vecinos que se actualmente se realizan.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?