Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/2003 12:00:00 AM

Enredo generacional

Las diferencias entre un teléfono y otro no son sólo de marca y diseño. Hay una batalla de estándares tecnológicos detrás que el usuario apenas logra comprender.

Mucho se habla por estos días sobre las diferentes plataformas tecnológicas adoptadas por los operadores de telefonía celular. PCS, GSM y Cdma son algunos de los acrónimos de moda. El usuario común y corriente, ajeno a la jerga de los ingenieros y los empresarios del sector, piensa mejor en términos de tarifas, modelos de aparatos y calidad del servicio que en frecuencias, estándares y protocolos. No obstante estas palabras encierran diferencias que pueden llegar a ser relevantes al momento de decidir con qué compañía operadora es conveniente afiliarse según el tipo de servicio que un usuario necesita.

La historia, muy corta hasta ahora, de la telefonía móvil en el mundo, establece tres etapas en su evolución, o tres "generaciones", como prefieren llamarlas los expertos. La primera generación de celulares se refiere a la época en que estos aparatos solamente servían para conversar, que es, en últimas, para lo que fueron inventados. Los aparatos de esa época son análogos y únicamente permiten la transmisión de voz a través de sus antenas.

La segunda generación mejoró las capacidades del teléfono móvil gracias a la aparición de los aparatos digitales, con mayor capacidad de transmisión y la posibilidad de incluir la mensajería SMS (Short Message System), así como fax y datos elementales, correo de voz e identificación de llamadas. Hasta mediados del presente año ese fue el nivel en el que se encontraba el país.

Antes de la tercera generación llegó la llamada 2.5, que permite la transmisión de datos complejos a altas velocidades, la mensajería MMS (Multimedia Message System) y la transmisión de aplicaciones, programas y juegos, además, por supuesto, de fotos y música, a una tasa promedio de 124 kbs (kilobits por segundo).

La tercera generación, que se ha intentado implantar sin éxito en algunos países, como Japón, lleva la velocidad de transmisión de datos complejos a niveles muy altos, como los dos megas, para facilitar la transmisión de aplicaciones complejas en tiempo real, imágenes en vivo y sorprendentes velocidades de conexión a Internet. Debido a los altos costos de esta sofisticada propuesta el mercado mundial parece no estar listo todavía para asumirla, por lo que la generación 2.5 se mantiene como el estándar de moda.

En Colombia las compañías de telefonía móvil OLA, Comcel y BellSouth han migrado a la generación 2.5, implantando los sistemas GSM y Cdma, que superan al sistema tradicional Tdma, instalado desde cuando comenzó la onda celular en el país. ¿Cuál es la diferencia entre estos acrónimos y en qué afectan a los usuarios?

Los operadores celulares tradicionales -BellSouth y Comcel- operan en una frecuencia de 850 Mhz. BellSouth utiliza la plataforma Cdma de generación 2.5 y Comcel utiliza GSM. Ambos mantienen además -y lo harán por tiempo indefinido- sus anteriores redes basadas en Tdma, un sistema claramente inferior en prestaciones y calidad de transmisión, pero que por ser el más utilizado en el país se mantendrá por largo rato entre los usuarios. Es claro que no todos los poseedores de teléfonos celulares van a migrar de inmediato a los nuevos sistemas.

El nuevo operador que entra en escena, OLA (de la compañía Colombia Móvil, una alianza entre la ETB de Bogotá y la EPM de Medellín), utiliza la plataforma GSM pero en la frecuencia de 1900 Mhz, conocida como PCS (Personal Communication Services). De hecho, fue la llegada de PCS lo que obligó a Comcel y a BellSouth a migrar a sistemas más competitivos para hacer frente al nuevo y poderoso rival.

En términos técnicos la diferencia entre las frecuencias de 850 (Comcel y BellSouth) y 1900 (OLA) se traducen a favor del último en menor cobertura por estación base, lo que implica un número mayor de antenas para PCS, pero a la vez menor incidencia de fenómenos físicos que afectan la comunicación, como la dispersión y la difracción. Se trata de sutilezas que probablemente el usuario ni siquiera notará debido a que todos los teléfonos de generación 2.5, tanto en GSM (en sus versiones de 850 y 1900) como Cdma (también en 850) pueden hacer el mismo tipo de cosas con similar eficiencia. Las diferencias se hallan en aspectos técnicos complejos que el usuario no requiere conocer. Todos estos aparatos pueden tomar fotos, transmitirlas, procesar sonidos y archivos multimedia, conectarse a Internet y todas las demás tareas que la telefonía de esta generación ha puesto de moda en el mundo.

En donde va a notarse una radical diferencia es en la comparación con el viejo sistema Tdma, es decir, el que actualmente poseen la mayoría de los usuarios de celular en Colombia y que gozó de exclusividad hasta mediados del presente año. Todos recuerdan la deficiente calidad de la comunicación, que obliga al usuario a agacharse o buscar posiciones extremas tratando de encontrar buena señal mientras conversa. El acceso a Internet vía WAP (Wireless Access Protocol) no pudo implantarse en el país debido a que estos teléfonos de segunda generación hacían aburrido e inviable el servicio de Internet a través del móvil.

Con la llegada de PCS y la migración de los dos operadores tradicionales a sistemas de generación 2.5 la telefonía móvil en el país se renueva radicalmente, entra a las grandes ligas y promete ampliar significativamente la penetración de la tendencia de moda en el mundo: la de mantenerse siempre conectado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.