Martes, 17 de enero de 2017

| 1997/02/24 00:00

ES LA HORA?

AUNQUE EL MOMENTO ES INCIERTO, LA RECUPERACION DE LA COSNSTRUCCION ES INMIMENTE.

ES LA HORA?

Decir que la crisis de la construcción tocó fondo en 1996 es como descubrir que el agua moja. Para nadie es un secreto que el sector uno de los que más jalona la economía tuvo la peor de sus épocas y que hablar de constructores en problemas fue la norma durante la mayor parte del año.Para tener una idea de la magnitud del problema basta con mirar algunos indicadores. Las licencias de construcción otorgadas, por ejemplo, cayeron 32 por ciento entre enero y noviembre, cifra que coincide con la disminución del desembolso de créditos para los constructores, que fue del 33 por ciento real según el Instituto Colombiano de Ahorro y Vivienda Icav.La otra gran caída fue la del consumo de cemento gris, que al bajar 13,6 por ciento en relación con 1995 registró el peor descenso de los últimos 54 años (ver cuadro), lo que evidencia que los constructores estuvieron quietos, a la espera de tiempos mejores.Son muchos los analistas que confían, sin embargo, en que este año las cosas serán mejores. Pero para ello será necesario que se cumplan algunas condiciones. Según Alberto Vásquez, presidente de la Cámara Colombiana de la Construcción, "para la recuperación se necesitan tres cosas: confianza en el país, tasas de interés bajas y disminución en el stock de oferta, pues hoy en día hay 18.000 unidades disponibles".El problema es que la solución de los tres interrogantes está rodeada de incógnitas por culpa de la emergencia económica. De hecho, la confianza en el país no es mucha, pues la economía está a la expectativa de lo que pueda ocurrir con las nuevas medidas. Y si a eso se agrega el ambiente que creó la imposición de penas muy bajas a los hermanos Rodríguez Orejuela, es claro que el clima económico no es el mejor. En cuanto a las tasas de interés, aún no se sabe qué ocurrirá con ellas después de la emergencia aunque, de acuerdo con el presidente del Icav, Guillermo Gómez, "es obvio que continúen su tendencia a la baja por el alto nivel de liquidez en el sistema financiero. Y si no han caído más es porque la Junta Directiva del Banco de la República no ha dejado".En relación con el stock de vivienda, sigue existiendo una gran incertidumbre. Sin embargo, como agrega Vásquez, "la curva descendente ha sido demasiado larga, de manera que lo obvio es que este año arranque el ciclo, pues los precios no han aumentado en términos reales en los últimos años".Así las cosas, y siendo la recuperación de la construcción algo inminente, la compra de vivienda se perfila como una buena opción para los inversionistas. Como dice Guillermo Gómez, "cuando el costo del dinero baja y existen simultáneamente liquidez en el sistema financiero y disminución en el valor real de los bienes, la finca raíz se convierte en una buena opción".Lo que hay que preguntarse es cómo se va a dar la recuperación. Al respecto, no hay duda de que la mayor demora se dará en la vivienda, los centros empresariales y las oficinas de los estratos altos, cuya alza sólo está prevista para finales de año y comienzos de 1998. En cuanto al estrato medio, según Alberto Vásquez, "es el más sensible a la tasa de interés". Sin embargo la mayor parte de los analistas considera que su repunte comenzará a mediados de año, aunque no en todas las áreas. Y con respecto al estrato bajo, aunque es el de mayor potencial, aún no hay mucha claridad sobre los incentivos que tendrán las corporaciones para otorgarle crédito tanto a los constructores como a los compradores.Todo conduce a pensar que, a pesar de que el inicio de nuevos proyectos por parte de los constructores aún puede tardar un tiempo por cuanto todavía están recuperándose del prolongado aguacero, para los inversionistas que prefieren la finca raíz puede ser un buen año. Al fin y al cabo, como dice Guillermo Gómez, "es mejor comprar, porque si uno no lo hace esperando que los precios bajen más, de pronto se encuentra con que subieron porque ya arrancó la recuperación".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.