Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2000/08/14 00:00

Es mejor prevenir...

La red mundial también entraña peligros. Estos son algunos conceptos básicos sobre cómo enfrentarlos.

Es mejor prevenir...

Internet no sólo es una fuente de beneficios. También es el campo de acción de antisociales cibernéticos, capaces de irrumpir en los computadores del prójimo para aprovechar la información, usar tarjetas de crédito, etc. Por eso es necesario protegerse. Ante la inquietud de algunos lectores SEMANA presenta algunos conceptos básicos.

La primera medida a tomar es que los equipos que se conectan a Internet u otras redes no deben compartir impresoras, ni los archivos, pues es la puerta más utilizada por los atacantes.

La segunda es instalar un programa antivirus y mantenerlo actualizado.

La tercera es instalar una pared cortafuegos (firewall). Existen de todos los precios. Desde programas de 40 dólares hasta equipos complejos. De acuerdo con la operación se configura de forma que se filtre la información que se desea que entre o salga de la red interna, desde o hacia una red o un computador aislado.

La cuarta medida es encriptar los mensajes, los archivos y hasta los discos. Es recomendable utilizar encripción asimétrica, en la que la llave pública utilizada para cifrar es diferente a la llave privada requerida para descifrar. La llave pública se reparte a todas las personas que enviarán mensajes cifrados. La llave privada se guarda con seguridad y se utiliza para los mensajes cifrados recibidos.

La quinta es usar certificados de firma digital. Estos se adjuntan al documento enviado y son expedidos por una entidad reconocida. Con esto se da fe de que la firma digital corresponde a esa persona. La seguridad de ésta depende de no difundir la llave privada.

En un proceso completo el texto abierto es encriptado con la llave pública, produciendo un texto cifrado, que es transmitido por un canal público como es Internet; al recibir el mensaje el texto es descifrado con la llave privada. Cuando se utiliza la firma digital se adiciona la llave privada de la firma digital antes de transmitir el mensaje, al recibir el mensaje el receptor contacta a la entidad certificadora, que da fe de la firma y que el mensaje no ha sido abierto en el camino.

En cualquier caso, hay que evitar el error más común: comprar el dispositivo de seguridad antes de analizar la operación. Ese error puede resultar doblemente costoso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.