Viernes, 31 de octubre de 2014

| 1994/11/14 00:00

ESTILOS Y ELEMENTOS

CONSTRUCCION PAISA: BALANCE POSITIVO

ESTILOS Y ELEMENTOS

QUERIDO VIEJO
Está en furor en Colombia y el mundo la utilización de cosas viejas para ambientar interiores. Esta corriente es conocida como retromoda.
LA ULTIMA TENDENcia de la decoración indica que está de moda la mezcla de objetos antiguos con modernos. Si no son antiguos, por lo menos que lo parezcan. Para eso al objeto elegido se le da un tratamiento especial gracias al cual llega por fin a parecer viejo. A este proceso se le conoce como 'anticado'.
Este fenómeno no sólo ha contagiado a Colombia sino a la mayoría de los países latinoamericanos. Como era de esperar, la onda de lo retro vino de Europa, que trata de rescatar en todos los sectores el gusto por aquellas costumbres y objetos que hicieron furor hace muchos años y que se quieren retornar en la actualidad.
El concepto que se maneja es la mezcla de objetos, con apariencia de cierto uso, con otros que sean nuevos. El efecto logrado permite ambientar cualquier sitio con solo un poco de imaginación. Los objetos por utilizar son muy variados y simples. Pueden servir las veladoras, campanas, verjas de casas antiguas y hasta barrotes de ventanas con las que la creatividad construye ambientes muy originales.
Mauricio Aguirre, gerente de A Estribor, un almacén especializado en esta clase de productos, defiende este tipo de decoración. "No hay nada más hermoso que darle nueva vida a un objeto que muchos consideraban pasado de moda o inservible. Yo mismo he recogido puertas o rejas en botaderos de material de demolición y con ellos he construido mesas, cabeceras de camas o percheros muy bellos ". Quien tenga un objeto antiguo arrumado en el 'cuarto de San Alejo', no tiene mas que sacarlo, limpiarlo de polvo un poco y buscarle sitio en alguna parte de su sala o del estudio. Pero que no se le ocurra pintarlo porque le quitaría el encanto que tiene, por ejemplo, una vieja mecedora de guayacán y cuero crudo.
La sensación de viejo es la que le permite al decorador jugar con ella para dar un ambiente a un determinado espacio. "Cuando un objeto ha sido utilizado por mucho tiempo para un sinfín de actividades, casi se puede decir que ese objeto adquiere una vida, un sentimiento propio, el cual no tiene por qué archivarse, pues se puede manejar para llenar de calidez un salón, una habitación o hasta una cocina ".
Esta es una de las explicaciones del renacimiento que viven los mercados de las pulgas de las principales metrópolis del mundo. Son muchos los interesados en conseguir cosas raras, curiosas o viejas que permitan dar sabor a un lugar de su predilección. Cuando no se consigue lo deseado siempre se puede recurrir a lo nuevo. Gracias a una 'trampita', objetos de metal o madera pueden adquirir la apariencia de viejos. Simplemente, se utilizan pátinas y lacas especiales que dan un tono verdoso o rojizo a los metales, tan propio de la herrumbre. Con las maderas se hace lo mismo o se pintan con un tinte especial, luego se rocean y se secan rápidamente en un horno sufriendo un proceso de escamación. Al terminar adquieren una textura que las hace parecer usadas. Es como una especie de cracquelure que aparece en los cuadros antiguos, pero aquí se aplica a las maderas.
Los cachivaches guardados en el zarzo ahora pueden ser desempolvados y ser protagonistas de los mejores sitios dentro de la casa. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×