Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/14/1991 12:00:00 AM

FIESTAS Y REGALOS

BAJO UN MISMO SIMBOLO
Corría el siglo IV en Roma, cuando el emperador Constantino lanzó uno de los edictos más importantes de su época: la libertad total del cristianismo. Con ella, la celebración de la venida de Dios al mundo se popularizó. Y desde entonces, los diversos países cristianos han venido conmemorando el nacimiento de Jesús año tras año, el 25 de diciembre, el día de la Navidad.

Son manifestaciones culturales diferentes, pero la fiesta y sobretodo el significado siguen siendo los mismos. Se trata de festejar la Natividad del hijo de Dios por medio de costumbres familiares que han viajado de generación en generación hasta las postrimerías del año 2000, y son el fiel reflejo del deseo de los hombres por vivir en paz.

EN CAZDA LUGAR

Diciembre es sinónimo de alegría, de regocijo familiar y de unión espiritual. No importa la forma de la celebración. Lo importante es la fuerza interior que se ponga en cada acto. Y en realidad, eso es lo que sucede en las diversas regiones cristianas del planeta. Las costumbres difieren unas de otras. Pero incluso, ellas representan un ingrediente más en la tradición navideña.

En Alemania, la fiesta se prepara con suficiente anticipación. Cada hogar adornado de luces el pino navideño y confecciona la infaltable corona de adviento, elaborada con ramas de pino. En ella se colocan cuatro velas las cuales serán encendidas una por una durante la cuatro semanas que anteceden a la Navidad. El 24 de diciembre los niños colocan las medias en la puerta de la casa y los zapatos en la ventana, a la espera de los regalos y los dulces que llegarán al otro día. Esa misma noche la familia se reúne a cenar el tradicional pato, acompañado de licores y pasteles.

En Austria, de donde es originaria la canción "Noche de Paz" que cuenta ya con más de 200 años de historia, el pino es adornado el mismo día de Navidad, con pequeñas velas que penden de las ramas y que son encendidas a la media noche, cuando se hace la entrega de regalos. Francia, por su parte, no acostumbra a preparar la Nochebuena con novenas ni pesebres, pero la cena de Navidad tiene un carácter muy especial. En la total intimidad de la familia, se comparte el pavo y se reparten los regalos entre los mayores; mientras a los niños se les coloca los obsequios debajo de la almohada. Italia tiene una tradición muy parecida. La cena se inicia a las ocho de la noche del 24, y no termina antes de las 11. Luego se procede a la celebración de una misa y a una reunión informal. Las fiestas mayores se dejan para el último día del año.

Algunos países han variado la tradición de la entrega de regalos. Los holandeses, por ejemplo, adelantan el día de los obsequios para el 6 de diciembre, el día de San Nicolás. El 24 la reunión es de los adultos. Esa noche el pavo relleno no falta en la mesa, al igual que las papas doradas, la salsa de manzana y el pan de pasas y almendras. Por el contrario, en España la fiesta de los regalos se posterga hasta el 5 de enero, la noche anterior al día de Reyes. La tradición española le ha otorgado a los Reyes Magos el privilegio de entregar a los niños los obsequios navideños. En realidad la verdadera fiesta se lleva a cabo estos días.

Cada nación tiene su celebración característica. Pero tal vez la más espectacular sea la de Suiza. Con dos semanas de anticipación, los niños escogen un pino en el bosque, el cual será adornado debidamente y colocado en un cuarto especial. Allí se van guardando los regalos, los dulces y las botellas de licor bajo llave. Y cuando el reloj marca las ocho de la noche del 24 de diciembre, la dueña de la casa abre la puerta, mientras un tren eléctrico se pone en marcha y el licor se va sirviendo al ritmo de la música. Esa misma noche, durante la entrega de regalos, la totalidad de las calles suizas se iluminan con bombillos de colores. El espectáculo es digno de retratar.

Es la fiesta más celebrada y querida en todo el mundo. La noche de Navidad. El día en que los corazones se abren a la fraternidad y se entregan dichosos a la esperanza. Cientos de maneras de festejarla bajo un sólo propósito: el amor.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.