Jueves, 19 de enero de 2017

| 2004/01/26 00:00

A la fija

Hay expectativa sobre qué va a pasar con las tasas de interés en Estados Unidos y en Colombia. De eso dependerá la suerte de la renta fija en 2004.

A la fija

Si usted hace parte del grupo de personas que no tolera saber que sus inversiones perdieron valor, así renten muy poco, seguramente siempre ha preferido meter su dinero en títulos o fondos de renta fija en pesos. Y aunque, en efecto, el año pasado no obtuvo grandes rendimientos, cumplió con su objetivo de evitarse sustos indeseables.

Las tasas de interés en Colombia se mantuvieron estables y, como dicen los expertos, "en niveles históricamente bajos". Un CDT difícilmente le pagó un interés superior al 7 por ciento y usted apenas pudo compensar la pérdida de valor de su dinero a causa de la inflación. Algunos analistas, a comienzos del año pasado, pronosticaban un alza en la DTF, que es la tasa que pagan los bancos por depósitos a 90 días. Sin embargo continuó abundando la plata en el sistema financiero, los bancos no necesitaron salir a captar recursos y la DTF terminó 2003 con un incremento mínimo, en 7,9 por ciento. Así, si usted invirtió, por ejemplo, un millón de pesos en un fondo de corto plazo y al finalizar el año recibió en rendimientos más de 79.000 pesos, puede darse por bien servido.

Para 2004, los expertos consultados por SEMANA esperan que la DTF termine en 9 por ciento. Recomiendan a las personas poco dadas al riesgo invertir entre 10 y 20 por ciento de su portafolio en instrumentos como CDT o fondos a la vista.

Los títulos de deuda del gobierno (TES), de otra parte, tuvieron un buen año. Es una buena noticia incluso para quienes nunca han pensado en los TES como una alternativa de inversión, pues ocurre que cerca de la mitad de las pensiones de los colombianos está invertida en ese tipo de papeles.

El apetito de inversionistas institucionales como bancos y fondos de pensiones por los TES mejoró en 2003. Eso significa, en últimas, que confían en la capacidad del gobierno para pagar sus deudas, con todo y los problemas que tiene para cuadrar sus cuentas fiscales. En el segundo semestre, además, los grandes inversionistas decidieron vender sus dólares, cuyo precio iba en picada, y comprar títulos del gobierno que les daban un mejor rendimiento. Todo esto hizo que los TES se valorizaran y, al final del año, registraran una rentabilidad cercana al 15 por ciento.

En 2004, los expertos les siguen apostando a los TES. Hasta ahora todo indica que el dólar subirá máximo 7 por ciento en todo el año y, por tanto, los papeles del gobierno continuarán siendo atractivos. De otro lado, la inflación parece estar controlada, lo que hace que los inversionistas no exijan que los TES paguen una mayor tasa de interés ni quieran comprarlos a precios más bajos.

Todo esto llevó a que el portafolio que armaron los asesores financieros consultados por SEMANA incluya un 20 por ciento en TES y que, al promediar sus proyecciones, esperen un rendimiento en 2004 para los títulos de gobierno de 14 por ciento.

Otra posibilidad, que por los resultados de las empresas colombianas el año pasado se ha vuelto interesante, es comprar bonos corporativos. Carvajal, por ejemplo, uno de los grupos empresariales más grandes y con mayor presencia en el exterior, anunció a finales de 2003 que emitirá bonos por 100.000 millones de pesos. Lo importante, antes de decidirse por papeles de este tipo, es estudiar con cuidado la calidad crediticia del emisor, algo que evalúan las calificadoras de riesgo.

La amenaza que se cierne sobre todos los papeles de renta fija -y con mayor fuerza sobre aquellos de largo plazo- es que el Banco de la República aumente las tasas de interés. Algunos expertos esperan que lo haga en el segundo semestre y eso se traduciría en una baja en el precio de los títulos

En ingles

La lección que aprendieron quienes el año pasado invirtieron en renta fija en dólares es que, así sea fija y esté 'en inglés', hay probabilidades de perder. Y, en efecto, algunos perdieron. Si usted por ejemplo compró 10.000 dólares el primero de enero de 2003, abrió un CDT a un año en algún banco del exterior y el 31 de diciembre fue a reclamar su plata, perdió poco más de 500.000 pesos. Con las bajas tasas de interés en Estados Unidos -un banco paga poco más de 1 por ciento por depósitos a plazo- y la caída de 3 por ciento en el precio del dólar, las inversiones en el billete verde fueron la peor inversión de 2003. La moraleja fue muy clara: cuando usted invierte en dólares debe estar dispuesto a asumir también el riesgo cambiario.

De otra parte, los fondos que invirtieron en bonos emitidos en dólares por gobiernos latinoamericanos, como los Yankees que vende Colombia, tuvieron un año espectacular. Según el índice que calcula JP Morgan, el precio de los bonos de países emergentes creció 26 por ciento durante 2003. Las reducidas tasas de interés en Estados Unidos y Europa hicieron que los grandes inversionistas pusieran sus ojos en títulos que pagaran más, así fueran más riesgosos. Se encontraron con la deuda de países como Brasil, México, Chile o Colombia, les gustó la tasa de interés que ofrecían y la compraron. Eso hizo que estos bonos subieran de precio y que los fondos que los guardaban dentro de sus portafolios registraran ganancias. Los Yankees, por ejemplo, tuvieron una rentabilidad de 19,6 por ciento en dólares que, traducida a pesos, equivale a cerca de 16 por ciento.

"Este año, los inversionistas en bonos de países emergentes no pueden esperar los mismos rendimientos que en 2003, pero estos papeles seguirán siendo atractivos", dice Luis Oganes de JP Morgan. La gran pregunta que se hacen expertos como Oganes es si la Reserva Federal va a subir las tasas de interés en Estados Unidos. Si lo hace, la racha alcista de bonos como los Yankees podría terminar e, incluso, podrían retroceder los precios.

Antes de decidir qué tan grande será la tajada del portafolio que quiere invertir en renta fija y en qué papeles lo hará, debe pensar en diversificar. Poner todo en un mismo emisor, al mismo plazo y en una sola moneda es muy arriesgado. Si, por ejemplo, su perfil es conservador, piensa gastar sus ahorros en el futuro en pesos, pero teme que en cualquier momento necesite echar mano de ellos, lo mejor es que se resigne a tener rendimientos bajos e invierta en un fondo a la vista. Y a medida que esté dispuesto a arriesgar más, puede decidirse por otras opciones de renta fija, como fondos que inviertan en TES a largo plazo o en bonos de empresas colombianas. Si los expertos no se equivocan, la renta fija pinta bien en el primer semestre de 2004, pero no tanto en el segundo. En todo caso, siempre es necesaria para diversificar el riesgo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.