Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/8/1996 12:00:00 AM

FRENTE A FRENTE

Por la época del narcoterrorismo, y ahora por la inseguridad, Colombia se convirtió en un excelente mercado para el blindaje. Hoy en el país existen cerca de 3.500 vehículos protegidos contra balas.

CONTRAATAQUE
DIARIAMENTE EN el país se cometen 25 asesinatos, 30 hurtos de vehículos y seis secuestros. De ahí que sea totalmente entendible el hecho de que en Colombia circulen miles de carros blindados. Si bien es cierto que el blindaje no asegura 100 por ciento una vida, las probabilidades de que una persona fallezca dentro de un automóvil protegido son minimas.
Muchas vidas se han perdido por falta de protección. Por ejemplo, si Alvaro Gómez hubiera tenido un coche blindado, muy probablemente el desenlace de la historia hubiera sido otro. Asesinatos como el anterior son los que han logrado concientizar a los colombianos sobre la necesidad de ponerle a sus automóviles algo más que una simple alarma antirrobos.
El blindaje de automóviles comenzó a cobrar fuerza en el mundo hace 30 años. Todo empezó en Italia, donde las amenazas de las Brigadas Rojas empujaron el desarrollo de las técnicas de protección. En 1980 aparece en Colombia la primera empresa dedicada a ofrecer este tipo de servicios y hoy el país es líder mundial en esta industria y cuenta con 12 firmas especializadas en el ramo.

LOS NIVELES
Hasta hace algunos años solamente los políticos o los empresarios más destacados necesitaban tener un coche blindado. Hoy, la inseguridad en el país es tan grande que cada vez más personas lo requieren. Sin embargo, tal y como lo explica Francois Latorre, gerente comercial de Veimás, una empresa especializada en blindajes, no todo el mundo necesita una protección igual y por eso existen distintos niveles de blindaje, los cuales se basan en normas internacionales de resistencia balística, como la DIN alemana y la UL de Estados Unidos.
El nivel uno tiene la capacidad de soportar balas de 9 milímetros disparadas con una subametralladora. En este caso el automóvil puede recibir impactos únicamente cada 12 centímetros. Es el blindaje más bajo y es conocido como el antiatraco, pues está diseñado para impedir las muertes por robo. El costo de este nivel es cercano a 10.000 dólares.
El segundo nivel aguanta impactos de proyectiles de 9 milímetros cada dos centímetros y los de Magnum 357. Tiene un valor de 20.000 dólares. Un vehículo blindado con el nivel tres resiste impactos de Magnum 444 cada 12 centímetros o tres de subametralladora en el mismo punto. Se trata de la protección conocida como antisecuestro y vale 30.000 dólares. Finalmente esta el nivel cuatro o antiatentado, que cuesta 50.000 dólares. La idea en este caso es proteger a los ocupantes del vehículo de ataques con armas de guerra utilizadas por la guerrilla.
Mucha gente piensa que tener un vehículo blindado es demasiado costoso. No obstante, como explica Luis Hernán Hoyos, fundador de Veimás, se debe considerar que es una labor totalmente artesanal que requiere cientos de horas-hombre de trabajo. De hecho, traer los automóviles blindados del extranjero puede salir desde dos hasta tres veces más caro.
Parece increíble, pero mmientras el nivel uno de blindado pesa 70 kilos y se demora dos semanas en estar listo, una protección antiatentado pesa 500 kilos y requiere cerca de dos meses de trabajo. El peso, aunque todavía sigue siendo significativo, ha logrado ser disminuido gracias a la aparición de materiales livianos y resistentes como el spectra.
En materia de blindajes la tecnología es cada vez más avanzada. Según Alessandro Tonelli, gerente de PT &r R. Seguridad Limitada, hace algunos años el keblar era lo último en la industria, pero se comprobó que este material se deteriora con el agua y deja de funcionar correctamente. Por ello el spectra es la fibra que actualmente manda la parada.
No cabe la menor duda de que el blindaje es una buena inversión. Son muchas las vidas que se han salvado gracias a esta técnica. Lo que se debe tener claro es que el blindaje únicamente sirve para darles a los ocupantes del carro el tiempo necesario para huir en caso de un atentado.
Por otra parte, es importante contratar a una empresa seria para que haga el trabajo correctamente. Según Latorre, "un blindaje mal hecho puede no funcionar adecuadamente o acabar con un vehículo en pocos meses. No hay que olvidar que los automóviles deben transformarse para poder soportar 500 kilos de más".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?