Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/4/1989 12:00:00 AM

GASTRONOMIA

CON NOMBRE DE MUJER
El vino devuelve las fuerzas a los hombres abrumados", escribía el autor de la Ilíada. Los árabes tardaron quince siglos más en cometer el pecado; pero cuando probaron el vino, poco antes de derrotar a Don Rodrigo en los pagos de Aina, decidieron quedarse del todo en el Mediterráneo.
Manolo Domecq Zurita, gran conocedor de las genealogías jerezanas, comentó alguna vez -hablando sobre la etimología del La Ina- que él esta convencido de que el nombre deriva del árabe, aunque hay quienes piensan que los vinos elegantes proceden del latín de Cicerón, o incluso del griego de Homero.
Pero aun aceptando que Don Rodrigo fue el primer pisador que tuvo el La Ina y que el moro Muza fue el primer catador de sus mostos, es cierto que La Ina tiene nombre de mujer: dorada y medio francesa, como las almendras que más le gustaban a Abderrahman.
John Ruskin -Don Juanito para sus amigos jerezanos- escribió un cuento para niños titulado "El rey de la lámpara de oro". Era una historia de hadas pensada para una niña española llamada Adelina Domecq. A la pobre Adelina -una jerezana prisionera en un nombre gascón- le gustó mucho aquella fábula en la que los caballos hablaban inglés de Oxford. Le gustó, todavía más, que la princesa se llamase Ina de Macharnudo. Don Juanito era un buen escritor, pero llevaba unas horribles corbatas azules, era un poco calvo, se había vuelto tuberculoso dibujando catedrales en Salisbury y había heredado un montón de deudas.
La Ina y Juanito no llegaron a formalizar su noviazgo. Ella se quedó en Jerez. Y él, desesperado, subió al tren y recorrió medio mundo llenándose de polvo escribiendo cuentos delirantes, cuentos suicidas que le gustaban mucho a las niñas que no sabían distinguir entre la cola de una yegua blanca y una corbata azul.
Así pasó de largo el sabio inglés, el maestro de Walter Sater, de Marcel Proust y de Osca Wilde, por la copa dorada de La Ina. La firma Ruskin, Telford & Ruskin no consiguió reponerse de las pérdidas ocasionadas por las guerras napoleónicas, y su socio jerezano, el gascón Pierre Domecq Lembeye, fundó otro negocio de vinos.
Luego de los efectos devastadores de la guerra con Gran Bretaña, Pierre Domecq Lembeye -sobrino del anterior- se incorporó al negocio, compró viñedos, construyó varias bodegas, adquirió botas y pipas de roble y hasta importó la más moderna maquinaria para rectificar los alcoholes que se enviaban al norte de Europa.
Pedro Domecq -pues el nombre se le españolizó en cuanto compró las primeras viñas de palomino- fue uno de los primeros cosecheros jerezanos que comprendió la importancia de poseer y cultivar un viñedo propio. Aunque hoy todo el mundo tiene una imagen tipificada del vino jerezano, la clase inconfundible de un "Jerez Superior" se basa precisamente en la calidad del viñedo. Sólo unas pocas marcas poseen ese patrimonio impagable que es el fundamento de los vinos de primera categoría.
Aunque Fernando VII no era muy rumboso y regalaba a sus amigos colillas de puros, quedó impresionado al visitar las bodegas de Pedro Domecq en 1823. Y, como entonces no se estilaban los monopolios, otorgó a la firma el título de Proveedor de la Casa Real, concedió una corona a la empresa y aseguró: "Desde el día de hoy todo el La Ina me lo bebo yo"
Pedro Domecq murió en 1839. Y, viendo que ni Adelina ni sus hermanos conseguirían llevar adelante este negocio, legó sus bodegas a su hermano Juan Pedro. Este no tuvo hijos, por lo cual la herencia pasó, finalmente, a su sobrino Pedro Jacinto Domecq Loustau quien, en la segunda mitad del siglo XIX, consiguió exportar sus vinos a todo el mundo.
John Ruskin -Don Juanito- era para entonces también un escritor reconocido. Pero los oros almendrados de La Ina habían envejecido mejor que sus barbas blancas, esas barbas tan largas que ocultaban ya el solitario, el escandaloso, el dolorido color azul de sus corbatas.-
Extractado y adaptado de la revista española "Gastronomía y Enología".

HAPPY HOUR
Miami
1 12 onzas de ron
12 onza de crema de menta
2 gotas de jugo de limón
Mezclar los ingredientes en una coctelera con hielo, colar y servir en vaso.

Dulce María
1 onza de vodka
12 onza de amaretto
Onza de crema dulce
Mezclar los ingredientes en una coctelera con hielo, colar y servir en copa.

Café irlandés
5 onzas de café negro
1 12 onzas de whisky
1 onza de azúcar en polvo
Crema batida y endulzada.
Verter el café caliente y el whisky en una copa gruesa, previamente calentada. Agregar el azúcar y revolver hasta que se disuelva. Añadir una porción de crema.

El encenillo
1 parte de jugo de piña
1 parte de jugo de naranja
12 parte de Jugo de limón licuado con cáscara
2 partes de vodka
Hielo trizado.
Mezclar los ingredientes en una coctelera. Colar y servir en vaso con el borde untado de azúcar.

Daiquiri
2 onzas de ron blanco
12 onza de jugo de lima
12 cucharadita de azúcar
Agitar los ingredientes con hielo. Servir en copa.

Manhattan
2 onzas de whisky
12 onza de vermouth dulce
Agite los ingredientes en una coctelera con hielo. Sirva en vaso de coctel acompañado de una cereza. Se le pueden agregar unas gotas de angostura.

Blanche
1 parte de Cointreau
1 parte de aguardiente anisado
1 parte de curacao
hielo en cubitos
Mezclar los ingredientes en una coctelera y agitar fuertemente. Servir en vaso.

Tropical Mary
12 taza de jugo de tomate
1 12 onzas de aguardiente
1 cucharadita de jugO de limón
Sal, pimienta y ají al gusto.
Mezclar bien todos los ingredientes. Servir en vaso alto con 2 hielos.

Kretchma
1 onza de vodka
1 onza de crema de cacao
12 onza de jugo de limón
12 cucharadita de granadina
Agitar bien los ingredientes con hielo. Servir en vaso de coctel.

Golden Gate
5 onzas de ron
1 onza de jerez seco
cáscaras de limón
Mezclar bien el jerez y el ron en la coctelera, con hielo en cubitos. Servir en copa de coctel adornada con una cáscara de limón retorcida.

Sunrise
1 onza de aguardiente
12 onza de jugo de naranja
golpe de granadina
Mezclar bien los ingredientes en coctelera con hielo. Servir en vaso de coctel.

American Glory
2 partes de champaña
1 parte de soda
2 cucharadas de jugo de naranja
3 cubos de hielo
Poner el hielo en el vaso. Verter los demás ingredientes. Revolver.

Bloody pick-me-up
12 onza de ginebra
1 onza de salsa de tomate
1 onza de jugo de limón
Unas gotas de salsa negra
Mezclar muy bien los ingredientes durante medio minuto. Agitar y servir en vaso, con hielo trizado.

Tierra Bomba
12 onzas de ron blanco
12 onza de brandy
2 gotas de granadina
12 onza de crema de coco
1 12 onzas de leche de coco
Mezclar los ingredientes en coctelera con hielo y agitar bien. Colar y servir en vaso. Adornar con una corteza de naranja.

Whisky Sour
2 cucharadas de jugo de limón
1 cucharadita de azúcar
6 cucharadas de whisky
Mezclar bien, añadir hielo y servir en vaso bajo.

Opalo
1 12 onzas de ginebra
1 onza de jugo de naranja
Golpe generoso de cointreau
Pizca de azúcar
Poner en la coctelera con hielo. Sacudir bien, colar y servir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.