Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/18/2011 12:00:00 AM

Hazañas

Las buenas noticias surgen a veces en medio de la tragedia y la necesidad, como las historias de estos colombianos, cuyas acciones les valieron un espacio en la prensa.

En el momento justo
 
Un colombiano que estaba ilegalmente en España fue noticia en ese país cuando salvó a una anciana inválida en un incendio.
 
Cuando vio en llamas el cuarto piso, entró al lugar sin pensarlo dos veces. Era el 8 de junio de 2009, y Jorge Escudero, un colombiano radicado en España, se convertía en héroe nacional al sacar a los habitantes del edificio para evitarles una muerte horrible. Pero una puerta permanecía cerrada. Sin dudarlo, la forzó y encontró a una anciana inválida de 80 años, que ya tenía los brazos quemados. Cuando llegó con ella alzada a la planta baja, se encontró con una calle atestada de policías y bomberos. Su primer impulso fue salir corriendo, pues no tenía documentos para estar en ese país. Pero no lo consiguió. Todos los curiosos aplaudían y uno de los oficiales le agradeció en nombre de sus compatriotas. “Cuatro meses después me dieron los papeles”, dice. Hoy vive en Buñol, Valencia. Pinta, instala pisos y hace “lo que salga”, pero sueña con un empleo que le permita comprar su propia casa.
 
Se busca
 
Un misterioso hombre auxilió a un niño herido después de la bomba de la 93. No se supo mucho de él.
 
Andrés Felipe Pinto se convirtió, a sus 2 años, en el rostro de uno de los ataques más crueles de Pablo Escobar. Sucedió en 1993, cuando el capo criminal hizo estallar un carro bomba en el centro comercial Centro 93. Tres familiares que iban con él en el carro estaban muertos, y el niño, cubierto de sangre, deambulaba alrededor del automóvil destruido. Un hombre que buscaba su carro lo encontró herido y se encargó de llevarlo para que recibiera los primeros auxilios. Andrés perdió el ojo derecho y su rostro tuvo que ser reconstruido, pero sobrevivió. Los padres del niño hablaron con el hombre solo una vez, para agradecerle su gesto. Su nombre es Tito Melo, y hasta el sol de hoy no saben nada más de su destino.
 
Con ganas de servir
 
Recibió una medalla de manos de Barack Obama por ayudar al prójimo.
El colombiano Jorge Muñoz se hizo famoso cuando la cadena de noticias CNN lo destacó por su trabajo filantrópico en las calles de Queens, en Nueva York. Muñoz, un inmigrante radicado desde hace más de veinte años en Estados Unidos, reparte todas las noches hasta 150 comidas gratuitas a los habitantes de la calle. Este conductor de bus escolar fue llamado héroe y recibió una medalla al ciudadano sobresaliente de manos de Barack Obama. “No me considero un héroe –afirma–. Héroe mi mamá, que fue la que me enseñó a compartir”. Muñoz estima que ha repartido por lo menos 70.000 comidas en estos siete años. Ahora planea encontrar un lugar fijo para que la gente pueda sentarse a comer y, además, asearse.  
 
Un ejemplo de honradez
 
Un niño que vivía en precarias condiciones devolvió una importante suma de dinero que se encontró.
 
Jhon Freddy Ferreira tenía 12 años cuando, en 2007, encontró un maletín con 650.000 pesos, dos celulares y una agenda, en San Gil, Santander. Aunque vivía en precarias condiciones y el dinero le hubiera servido para alimentar a su abuela y a su hermana, lo entregó en la comisaría. Jhon Freddy, que trabajaba vendiendo bolsas de basura y reciclando, fue llamado ‘el héroe de San Gil’ y recibió una recompensa. ‘Juan Diablo’, como le decían en el pueblo, era conocido por sus actos de honradez. Hoy se desconoce su paradero. Según su abuela, que aún vive en el barrio de invasión, se habría ido para Bucaramanga a buscar un mejor trabajo.
 
La revista de los héroes
 
La edición número 80 de Colors publicó diez historias en forma de caricatura sobre personas reales con iniciativas extraordinarias para construir un mundo mejor. Entre los destacados figuró el profesor Luis Humberto Soriano, mejor conocido por su proyecto Biblioburro, que hace más de diez años recorre el Magdalena acompañado por sus burros Alfa y Beto. Lleva libros y hace talleres de lectura con los campesinos. Su colección tiene cerca de 5.000 volúmenes y está reuniendo fondos para construir una biblioteca fija. Otras historias son las de Aki Ra, un niño exsoldado que desactiva minas antipersonales en Camboya; Kru Nam, la tailandesa que lucha contra la prostitución infantil, y Julian Assange, creador de WikiLeaks.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.