Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/16/2010 12:00:00 AM

Historia viva

Proteger y recuperar los sitios históricos de las principales ciudades de la región es fundamental para preservar el patrimonio cultural y atraer turistas.

El Caribe fue escenario de grandes gestas y la cuna de héroes que ayudaron a forjar la nación colombiana. Desde hace varios años, en las principales ciudades, como Cartagena, Barranquilla y Santa Marta, diversas entidades públicas vienen adelantando obras de restauración en las plazas, parques, vías y senderos públicos de los centros históricos. Se trata del Plan Especial de Manejo y Protección (Pemp), promovido por el Ministerio de Cultura.

Para ejecutar estas obras, en Barranquilla se celebró en 2009 un convenio entre el Ministerio, la Alcaldía y la Empresa de Desarrollo Urbano de Barranquilla y la Región Caribe (Edubar S.A.). Libardo Chávez, ingeniero de la firma, explicó a SEMANA que

"la ocupación del espacio público, la inseguridad, la contaminación ambiental, la falta de cultura ciudadana y el desconocimiento del valor patrimonial del sector son algunos de los factores que han generado el deterioro del centro histórico de la ciudad".

El centro histórico de la capital del Atlántico abarca un área de 145,5 hectáreas, 152 manzanas y 1.877 predios. Dentro del Pemp se plantea recuperar cinco zonas: la plaza de San Nicolás, el conjunto San José, la plaza del Hospital, la plaza de San Roque y el paseo Las Palmas. En la actualidad se está trabajando en San Nicolás y comenzó el proceso de adquisición de predios de San José. La inversión total calculada para restaurar el sector es de 80.000 millones de pesos.

Por otro lado, en Cartagena, el Pemp se adoptó en junio de 2010. El Ministerio de Cultura, la Alcaldía Mayor, a través de la Secretaría de Infraestructura, y el Instituto de Patrimonio Cultural de Cartagena (Ipcc) han unido esfuerzos para trabajar en el centro histórico de la ciudad amurallada, que cuenta con 1.552 predios. En 2009 se aprobaron 41 proyectos de intervención, y en lo que va corrido de 2010 han sido radicados 42 a nivel privado, de los cuales han sido aceptados 30 por el comité técnico de Patrimonio Cultural.

Al respecto, Dora Carmona Barroso, jefe de la División de Patrimonio Cultural del Ipcc, informó a SEMANA que "recientemente se cerró la licitación para la recuperación del sector de Puerto Duro, frente a La Matuna, una obra que será ejecutada en un término de seis meses. Adicionalmente se realizarán una serie de proyectos culturales y se trabajará en el Parque Bicentenario, a propósito de la celebración de los 200 años de la independencia de la ciudad, en 2011. Esta será una intervención que implicará una restauración integral en la que se restituirán algunos espacios históricos que habían sido eliminados del parque".

En 2009, Santa Marta vio renacer su centro histórico. Los parques Santander, Bolívar, San Francisco, San Miguel, la plaza de la Catedral y el tradicional Camellón de Bastidas, entre otros lugares representativos, fueron recuperados y entregados en diciembre pasado, luego de nueve años de obras en los que se reconstruyeron 188.000 metros cuadrados. Actualmente se adelanta una segunda etapa, que abordará el transporte público, los estacionamientos y reubicará a los vendedores ambulantes, para lo cual la Alcaldía de la ciudad y el Departamento de Planeación Nacional firmaron un convenio. Para continuar esta obra se invertirán aproximadamente 25.000 millones de pesos.

Dentro de unos años, estas iniciativas seguirán dando sus frutos y les permitirán a las ciudades más importantes de la Costa Caribe recuperar sus símbolos más representativos de su memoria histórica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?