Martes, 2 de septiembre de 2014

HOGAR Y DECORACION

| 1986/09/08 00:00

HOGAR Y DECORACION

EL MUEBLE, UN ELEMENTO VIVO
Silenciosa pero agresivamente los diseñadores, fabricantes, exportadores, carpinteros, artesanos y vendedores relacionados con el mueble colombiano, vienen trabajando desde hace varios años con el fin de convertir esa actividad en una de las más prosperas y más conocidas en el exterior.
Todas las semanas llegan centenares de compradores de Centroamérica, Estados Unidos, Suramérica y Europa en busca de los muebles que se exhiben en centros claves como Medellín, Bogotá, Bucaramanga, Cali y otras zonas del país en las cuales no sólo se fabrican y se exhiben los muebles sino también se mantiene una auténtica mística alrededor de una actividad que celebra frecuentes salones, congresos, reuniones y otras actividades que buscan no sólo mostrar lo que se sabe y se hace sino, también, aprender más, conociendo las experiencias de quienes llegan de otros países.
Los distintos gremios que tienen que ver con el mueble colombiano han entendido que sólo trabajando unidos pueden mostrar un solo frente, muy activo, ante los mercados extranjeros y la competencia que encierran actividades similares en el resto del mundo.
Por eso los diseñadores nacionales de muebles han logrado conformar un lenguaje propio, que utiliza materias primas nacionales, que indagan en las necesidades de los usuarios y crean esos muebles que se exhiben orgullosamente dentro y fuera del país.
Los numerosos almacenes de muebles que funcionan en grandes y pequeñas ciudades, son una prueba del apogeo del diseño nacional. Diseños que trabajan con cueros, maderas, metales y otros elementos muy colombianos con el fin de alcanzar un estilo propio que en muchas ocasiones ha sido repetido o adaptado a otros climas, otras necesidades.
¿En qué están los diseñadores colombianos? En muebles funcionales, prácticos, sencillos, que adornen y al mismo tiempo sirvan para el descanso. El cuero, especialmente en un clima como el de Bogotá, cuero en todos los colores, bien trabajado, logrando productos que son hermosos, decorativos, agradables al tacto, mientras los diseños para otros climas (muebles de fique, paja y otros elementos para la Costa y zonas cálidas), así como esos muebles forrados en distintos materiales (paño, cretona, peluche, etc.), de acuerdo con las necesidades del usuario.
El Salón del Mueble que se realiza periódicamente, sirve para ir midiendo el grado de desarrollo, avance, amplitud y sobre todo el sentido de enorme creación que hay en el trabajo de estos diseñadores, para quienes el mueble ha dejado de ser un objeto frío, que no siente, que se deja arrastrar de un rincón al otro, para convertirse en algo personal, que es una prolongación de los gustos de sus dueños, muebles que encajan dentro de una atmósfera particular que hace juego con otros elementos decorativos.
Es que el mueble dejó de ser algo pesado y colocado para llenar un espacio: ahora es un organismo vivo, que se le piensa y diseña y promueve y exporta para orgullo de este importante sector de la industria nacional.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Otras Publicaciones

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×