Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/28/1987 12:00:00 AM

HOGAR Y DECORACION

DE LA JOFAINA A LA DUCHA
En la ciudad medieval, el cuarto de baño formaba parte del dormitorio, donde el señor era lavado por el siervo. Aparecen los primeros objetos-elementos, como los orinales que el criado se cuidaba de vaciar en una fosa o en la calle, al grito de "jagua va!". La jofaina, la tradicional palangana con jarra a bordo, se complementó posteriormente con un mueble completo, en forma de comoda con cajones, que servía de depósito a las aguas utilizadas e intentaba disimular su función. Algunas incluso llevaban incorporado un toallero.
Luis XIV de Francia, el rey del culto a la personalidad, instituyó una ceremonia llamada "la lavée", que realizaba delante de toda la corte cada mañana y consistía en su aseo personal. El agua con que se había bañado el rey era repartida graciosamente después entre los cortesanos.
Con el tiempo los cuartos de baño han ido cambiando, se han modernizado con la aparición de materiales nuevos, como el PVC, y por la búsqueda constante de la comodidad, que lo convierten en un sitio agradable y funcional.
El baño tiene unas características especiales. Si observamos su arquitectura interior nos damos cuenta de que se basa en tres razones fundamentales, la primera es debida a un problema educacional: la relación cuerpo-mente (mística del cuerpo). La segunda es la razón tecnológica: el uso del agua conlleva unas servidumbres concretas, instalaciones hidráulicas, desagues, protección de paredes, etc. La tercera es fruto de la minimización del espacio de la vivienda, como tendencia universal que nos lleva a aceptar que el baño es adecuado mientras tenga las piezas imprescindibles.
El baño es la zona de mayor intimidad. No debe ser ni personal ni simplemente funcional, sino que al igual que el resto de la casa, ha de tener su propio estilo. Cortinas, plantas, abundancia de espejos, cuadros y la exquisita elegancia de los juegos de tocador, de cristal y porcelana imprimen un sello de refinamiento y delicadeza al conjunto.
Dentro del concepto característico del cuarto de baño, se parte siempre de la idea de los elementos usuales en el mismo: inodoro, lavamanos, ducha y bañera. Pero estos límites son flexibles, permiten la fantasía de su decoración desde la pródiga utilización de la madera como revestimiento de paredes y demás superficies, hasta la incorporación de la misma, en su calidad más noble, para la elaboración de armarios y toalleros.
Por razones de humedad, lleva por lo general recubrimientos de muy distinto tipo: mármol, azulejos, madera, laminado, corcho, etc. La puerta debe abrir hacia dentro para evitar la aspiración de la atmósfera del inodoro. Por norma general, debe tener una sola puerta para mayor intimidad, aunque en ocasiones se da el acceso al baño desde dos habitaciones, situación que merma apreciablemente el espacio disponible.
Para una real comodidad, conviene respetar los espacios que se precisan: el mínimo entre la pared y el baño es de 55 centímetros y el que sería aconsejable es de 1.05 metros.
La tendencia actual es la de situar, siempre que sea posible, el bidet -cuando se utiliza- y el inodoro, separados del baño, o disimulados mediante una pared, un biombo o algún mueble.
BAñOS SUNTUOSOS
Hay cuartos de baño en los que se han empleado materiales de alta calidad al construírlos, y se busca que sean espaciosos y armónicos en sus elementos, su color,su forma y sus proporciones.
Abunda la cerámica en pisos y paredes, los muebles en madera de roble que forman cuerpo con los lavamanos (madera tratada con barniz de vinilo para preservarla de la humedad ambiente), un gran espejo que amplla aún más el espacio y una adecuada iluminación, con focos que dan luz a la zona de tocador... todo esto constituye un baño suntuoso.
Si el baño se instala en una gran pieza, puede permitirse toda clase de fantasias. Un baño en forma circular, por ejemplo, dos lavamanos, grandes espejos. Los muebles no se agobian con armarios bajos por tener espacio de sobra donde se pueden situar las estanterlas y colocar aparte el inodoro.
BAñOS ORIGINALES
Existen baños que se apartan de la línea general por algún detalle, o bien porque todo su contexto entra en el campo de la fantasía. La bañera empotrada en el suelo es ya un detalle bien original, pero si está enmarcada por el negro de las paredes y rodeada de una alfombra de gruesas hebras, de cojines, taburetes, plantas y toallas de colores estridentes, se aparta mucho del baño tradicional.
El espejo con marco redondeado y una luz proyectada sobre el techo lo convierten en una sala de estar en la que cualquiera puede bañarse.
En un solo bloque, unidos, la bañera con su ducha y el lavamanos, además de un mueble auxiliar con muchos cajones en acrílico, material que permite la creatividad de los nuevos diseñadores de baños.
Para llegar a esta zona se baja de una tarima cubierta con estera de pita tejida en zig-zag. La misma estera cubre las paredes, proporcionando una serena unidad a un ambiente de tan vivo contraste.
CUANDO DE DUCHAS SE TRATA
Además de hablar de duchas situadas en el centro del techo, en una pared lateral, o de las cómodas duchas de teléfono, se puede hablar de la parte técnica que logra una mayor presión en la salida del agua y que provoca el inevitable problema de las salpicaduras en el resto del baño.
Ante este dolor de cabeza de las amas de casa, se plantean varias soluciones para el tipo de separación del área de ducha. En el mercado se encuentran varias posibilidades. Amén de la clásica cortina plástica, se puede recurrir a las divisiones de fibra de vidrio fijas, que forman una auténtica cabina que aisla totalmente, o a las puertas corredizas con una base empotrada en el suelo, que le da mayor estabilidad a las láminas que corren por un carril en la parte inferior de la ducha.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.