Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/16/2010 12:00:00 AM

Hogares para todos

Los departamentos del Caribe le han puesto el pecho al déficit de vivienda que hay en la región. Al finalizar el año, miles de casas estarán listas para ser habitadas.

Que a la población le hagan falta techos y algunos habiten viviendas sin las condiciones mínimas no es un problema de algunos departamentos aislados, sino del país. Casi cuatro millones de colombianos no tienen dónde vivir, o viven en precarias condiciones. Según un estudio de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), para que en 20 años no exista déficit habitacional se necesita construir a una tasa de 348.000 viviendas anuales. El estudio arrojó además que el 40 por ciento de esas unidades se requieren de manera urgente, ya que corresponden a población vulnerable.

Según este mismo documento, el 50 por ciento del déficit en la Región Caribe corresponde a los habitantes más necesitados. Así las cosas, las ciudades de la Costa tienen frente a sí un gran reto, y ya han puesto manos a la obra.

En Cartagena, por ejemplo, se construye uno de los proyectos más ambiciosos del país. Se trata de la Ciudad del Bicentenario, una iniciativa de la Alcaldía Mayor de Cartagena de Indias, Corvivienda, Fonvivienda y la Fundación Mario Santo Domingo. Este macroproyecto ubicado en el margen izquierdo de la carretera La Cordialidad, entre Cartagena y Barranquilla, cuenta con 496 hectáreas y se espera que provea por lo menos 25.000 soluciones de vivienda.

“Estamos levantando una comunidad sostenible que es parte de la expansión de Cartagena” afirma Juan Carlos Franco, director general de la Fundación Mario Santo Domingo. Allí van a llegar familias de muy diversa índole, de todos los estratos. Nos concentramos en el déficit de los más necesitados, pero un proyecto de esta magnitud necesita una calidad urbanística y articulación con la ciudad. Por eso se necesitan diferentes niveles de ingreso, para que haya dinámicas socioeconómicas”.

Según Iván Alzamora, arquitecto de Corvivienda, este año se han entregado 400 casas y se espera que a finales de este año la cantidad ascienda a 1.000. “Este es proyecto de largo aliento, al que hay que darle continuidad. Porque para hacer algo por el déficit se necesita tiempo”, dice Alzamora. A la tasa de construcción actual, la Ciudad del Bicentenario estaría lista en algo más de 10 años. En ese entonces, albergaría a 125.000 personas, lo que la convertiría en el segundo municipio más grande del Magdalena, superado solo por la ciudad de Cartagena.

En la capital del Atlántico también se trabaja en construir vivienda. En lo que va corrido del año, los proyectos de esta índole en Barranquilla han aumentado en 11 por ciento. Mensualmente, se adelanta un promedio de 120 proyectos que aportan un total de 1.800 unidades de vivienda.

Según Maria Inés Camargo, gerente de Camacol Regional Caribe, el auge que vive Barranquilla en vivienda se debe a la renovación que está sufriendo la ciudad. “La construcción de centros comerciales y la proyección de más de diez importantes hoteles de cadenas reconocidas en los últimos años demuestran el momento dinámico que atraviesa Barranquilla”, asegura Camargo.

Los esfuerzos de los departamentos en el sector de vivienda han recibido un espaldarazo del gobierno nacional, que declaró el sector de la construcción como una de las ‘locomotoras de la economía’. “Indiscutiblemente, ese es un factor determinante para el comportamiento positivo del sector –añade Camargo–. Con nuevas viviendas se instalan nuevas empresas y se da un impulso a la actividad comercial e industrial. Sin duda, se vislumbra un panorama despejado y seguro”. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.