Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/28/2001 12:00:00 AM

Hueco negro

Hace falta un trabajo concertado entre colegios y universidades para fortalecer las bases de la educación.

El estudiante y el país son víctimas de la separación existente entre la docencia del bachillerato y la docencia en la universidad. Y es este distanciamiento el que afecta el desarrollo de la vocación científica entre los colombianos, tan necesaria para que el país avance en su desarrollo científico y tecnológico. A su vez, este fenómeno trae graves implicaciones para el aumento de la productividad y la competitividad del país en un mundo globalizado. Tal divorcio hace que las instituciones educativas desperdicien los beneficios de una labor concertada entre colegio y universidad, que no sólo fortalece la eficiencia educativa de cada nivel sino que permite hacerles frente a las dificultades que encuentran los estudiantes al ingresar a la universidad.

Muchos ‘primíparos’ tienen dificultad para deducir y para pasar de proposiciones singulares a proposiciones de carácter general. A su vez, es frecuente encontrar alumnos que prefieren el aprendizaje de datos aislados a la comprensión de procesos, lo que hace notoria la limitación que presentan los recién ingresados en el uso de la lengua materna, el manejo de la metáfora y en la comprensión de textos complejos.

Todas estas limitantes muestran un cierto grado de subdesarrollo en el pensamiento crítico del estudiante y explicitan que no se han desarrollado las bases para dedicarse a la actividad científica. De alguna manera el estilo de educación impide la germinación de la vocación para la ciencia. La universidad raramente logra recuperar tal vocación.

Las implicaciones de tal situación son importantes a la hora de reflexionar sobre las condiciones que exige la formación de los investigadores en el país. Es urgente que la política gubernamental y los centros educativos propicien y asuman la tarea de articular sus tareas en beneficio del estudiante para que en tiempo oportuno éste desarrolle su talento para la investigación científica.

En la práctica actual las universidades con frecuencia pasan por alto las dificultades del primíparo y hasta continúan con usos docentes y de formación que en general atentan contra el logro de un pensamiento crítico en el estudiante. Lo contrario a estas prácticas sería crear una situación en la cual los distintos niveles educativos trabajen para que el proceso total de formación sea coherente y armónico; las instituciones dispongan de profesores que hayan tenido la vivencia del pensamiento y que por ello puedan conducir a otros hacia éste; existan apoyos a la docencia que faciliten un aprendizaje activo y colaborativo entre los estudiantes; se cuente con fuentes de información que amplíen las estrategias de aprendizaje y enriquezcan los contenidos de los planes de estudio; existan condiciones generales en las instituciones que permitan que los estudiantes trasciendan las limitaciones de socialización del hogar y, finalmente, se brinden al estudiante imágenes del quehacer científico incitantes y provocadoras de búsqueda de conocimiento metódico, riguroso, pluralista, abierto a la crítica y al discernimiento de valores, ideologías e intereses
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.