Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/10/16 00:00

Iluminados y sin sed

La Región Caribe sigue luchando por alcanzar mayor cobertura y calidad de servicios públicos domiciliarios. Las cifras son alentadoras.

El mejoramiento de la oferta en servicios básicos es una de las premisas de las empresas públicas para llegar a más hogares cada día.

Muchos de los habitantes de la Costa Atlántica sufren diariamente las dificultades de no tener un buen servicio de agua potable, saneamiento y energía eléctrica, pero el Caribe le hace frente a la situación.

Gracias a un trabajo conjunto entre el gobierno nacional, las administraciones locales, Electricaribe y Energía Social, se normalizaron 29.000 hogares de barrios subnormales y se proyecta que para los próximos dos años se sumen 74.000 más.

Electricaribe presentó proyectos ante el gobierno nacional por 11.511 millones de pesos, para desarrollar obras de electrificación rural que podrían beneficiar a 1.631 familias de Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre.

Este año, las inversiones en red de la empresa, que distribuye energía a 2.150.000 personas de siete departamentos de la región -La Guajira, Atlántico, Bolívar, Magdalena, Cesar, Córdoba y Sucre-, superan los 165.000 millones de pesos. Según Víctor Cruz Vega, presidente ejecutivo, el servicio mejoró en el 26 por ciento.

Electricaribe invierte en La Mojana sucreña 33.308 millones de pesos en una nueva subestación, redes de alta y media tensión y obras de electrificación que benefician a 5.391 familias. Para Cruz Vega, las cifras son significativas, pues "mientras el crecimiento de la demanda de energía del país entre enero y agosto de este año fue del 4 por ciento, en la Región Caribe alcanzó el 7 por ciento".

Entre 2012 y 2015, la compañía espera invertir 180.879 millones de pesos en diversos proyectos para mejorar calidad y cobertura.

Agua en todos los rincones

Los departamentos de la Región, sin contar San Andrés, tienen cobertura por encima del 82 por ciento en el servicio de acueducto. En alcantarillado es del 75 por ciento, pero en las ciudades principales de La Guajira, Córdoba y San Andrés la cifra es menor, según información remitida por las empresas en 2009 a la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios.

Guajira, Cesar, Magdalena, Bolívar, Sucre y Córdoba aún presentan dificultades con la calidad del agua suministrada, caso contrario al de Sincelejo, Corozal, Montería, Valledupar, Cartagena, el departamento de Atlántico y la isla de San Andrés.

Sin embargo, la ejecución de proyectos con recursos públicos y tarifarios amplió la cobertura de acueducto y alcantarillado en Barranquilla y Malambo, y de alcantarillado en Cartagena; logró mejores indicadores de cobertura de acueducto y continuidad en San Andrés, Cereté, Ciénaga de Oro, San Carlos y Sahagún, mayor continuidad en Atlántico, y permitió la construcción del emisario submarino en San Andrés, para la adecuada disposición de las aguas residuales.

Las cifras han mejorado notoriamente en Atlántico. Según datos presentados por la Gobernación, en 2004 el servicio de acueducto llegaba al 70 por ciento de la población, y hoy, al 98 por ciento. Se espera que a diciembre de 2011 supere el 99 por ciento. Las inversiones en los últimos tres años suman más de 360.000 millones de pesos.

Para mejorar los indicadores en el municipio de Galapa, donde la cobertura es del 85 por ciento, igual que en Tubará, en septiembre pasado se adjudicó la licitación para el acueducto de la urbanización Mundo Feliz, que tendrá un alto impacto en la zona.

Según Triple A, compañía de alcantarillado y saneamiento con sede en Barranquilla, la ciudad pasó de tener una cobertura de acueducto de 60 por ciento en 1990 a 99 por ciento en 2010. En el servicio de alcantarillado pasó de 50 por ciento a 96 por ciento en el mismo periodo, y hoy el servicio de recolección domiciliaria de los desechos, que no mostraba indicadores determinados, alcanza el 100 por ciento de cobertura.

La empresa también llega a municipios como Puerto Colombia, Soledad y Galapa, poblaciones que pasaron de un servicio de agua cada 15 días a tenerlo las 24 horas, y como parte de sus proyectos de responsabilidad social suministra agua potable a Sabanalarga, Sabanagrande, Santo Tomás, Baranoa, Polonuevo, Tubará, Usiacurí, Juan de Acosta y Piojó, poblaciones que llevaban años esperando el servicio.

El Plan Departamental de Agua de Bolívar, en el que trabajan Aguas de Bolívar, la Gobernación y el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, cuenta con un presupuesto de alrededor de 50.941 millones de pesos para su primer año de inversión: de octubre de 2009 a diciembre de 2010.

Algunas obras del Plan son el mejoramiento de la línea de conducción y estaciones de bombeo de agua cruda del acueducto regional de San Juan Nepomuceno, San Jacinto; la rehabilitación y ampliación del acueducto del municipio de San Pablo; el proyecto de optimización de los acueductos de San Basilio de Palenque, Santa Rosa del Sur, Mompox, Regidor, Córdoba, El Guamo, Río Viejo, Cicuco y del regional Clemencia-Catalina; la optimización del sistema de alcantarillado y tratamiento de aguas residuales de la cabecera de San Cristóbal; la construcción de la planta de tratamiento de agua potable y obras complementarias para el sistema de acueducto del municipio de San Pablo y la implementación de regionales de aseo en Mompox, Cicuco y Talaigua.

La meta es que el agua potable llegue a cada rincón de Bolívar en diciembre de 2011.

Fuertes en gas natural

La Costa Atlántica cuenta con el pozo más importante del país, que produce cerca de 700 millones de pies cúbicos al día y está ubicado en La Guajira, y con un gasoducto para el transporte de gas natural con capacidad para 540 millones de pies cúbicos al día, suficientes para atender la demanda de la zona.

Así lo asegura Ramón Dávila Martínez, gerente general de Gases del Caribe S.A., filial de Promigas, pero resalta que los recursos económicos de los habitantes de la región, la falta de control ambiental en el uso de energéticos no convencionales, como leña y carbón, y la falta de formalización de los predios son algunas de las dificultades para prestar el servicio.

Para hacer frente a esta situación, la empresa, que llega a 94 poblaciones de Atlántico, Magdalena, Cesar y el norte de Bolívar, gestiona subsidios para ampliar la instalación de gas natural domiciliario, invierte en redes de distribución y desarrolla, de la mano de las alcaldías locales, los planes de nomenclatura y estratificación socioeconómica de las zonas o barrios no legalizados.

Desde 1992 hasta la fecha, Gases del Caribe incrementó la cobertura en 33 por ciento, al pasar de 56 a 89 por ciento. Para 2011 se proyecta vincular a 24.500 nuevos usuarios y alcanzar una cobertura cercana al 92 por ciento. En los planes de extensión de redes se estima llegar a 20.000 viviendas de estratos 1 y 2.

La prestación de servicios básicos domiciliarios está lejos de ser una tarea concluida en el Caribe colombiano, pero el nivel de cobertura es cada vez mayor y beneficia especialmente a la población de estratos 1 y 2.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.