Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/28/1986 12:00:00 AM

INDUSTRIA DEL CUERO

CREATIVIDAD PARA EXPORTACION
La empresa Boots'n Bags comenzó en 1972 con un almacén que funcionaba en la calle 85, en Bogotá.
Catorce años atrás eran los únicos que dedicaban todo un almacén a vender artículos de cuero, mientras los demás, especialmente las llamadas boutiques vendían aisladamente carteras o bolsos pero no con el énfasis de esta empresa en productos que poco a poco comenzaron a imponerse.
En 1973 compraron una pequeña fábrica de artículos de cuero que funcionaba en Bucaramanga. Era tan pequeña que sólo tenía doce operarios.
Tres años más tarde se trasladaron a Bogotá. La historia de Boots'n Bags la hemos conocido en uno de los sitios más pintorescos y hermosos y tranquilos en el barrio La Candelaria, en Bogotá, donde la empresa adquirió cuatro casas coloniales, las restauró poco a poco y ha logrado el milagro de rescatar esas estructuras que tienen balcones y horcones y largos pasillos y jardines interiores para que funcionen las distintas secciones de la fábrica.
En las cuatro casas que están comunicadas a través de paredes que ya no existen y puertas que no se abren ni se cierran y patios que forman una especie de laberinto y jardines que van creciendo mientras el visitante pasa de uno a otro sector, en esas cuatro casas trabajan 120 operarios calificados, muy expertos, para quienes el manejo del cuero les ha dado una nueva sensibilidad cotidiana.
Boots'n Bags tiene actualmente nueve almacenes propios en todo el país y exporta buena parte de su producción a otros países.
Produce artículos de cuero como bolsos, billeteras, maletas, maletínes y otros enseres, y en los últimos años ha desarrollado una línea especial que tiene enorme demanda en Estados Unidos y Europa porque aprovecha los motivos precolombinos y al cuero, especialmente en las maletas, ha integrado otros elementos como tejidos que le dan otra textura, otras posibilidades funcionales y decorativas.
En medio de esa tranquilidad que se respira en el sector de La Candelaria, trabajan los operarios (es emocionante contemplar el proceso de creación de uno de estos objetos, desde el diseño, luego cómo se corta sobre el cuero la figura que conformará después el artículo, cómo se van ensamblando las piezas, cómo se cosen, cómo se remachan, cómo son martilladas, cómo surge cada objeto de las manos hábiles).
Entre esta variedad de artículos de cuero, ¿cuáles son los que más compran los colombianos, cuáles son sus favoritos? Los bolsos. Tienen ya una personalidad definida, un sello particular, se distinguen entre los demás, son bolsos delicados, útiles, resistentes y confeccionados en colores que combinan con cualquier clase o calidad de ropa.
Durante los últimos meses la empresa ha desarrollado nuevas líneas de maleteria que ha tenido un éxito enorme en Estados Unidos.
A diferencia de otras industrias que muestran señales de fatiga o recesión, esta de Boots'n Bags se muestra ambiciosa y pujante.
1986 fue un buen año para las exportaciones de estos artículos y el ritmo sigue aumentando mientras se buscan nuevas líneas de productos que integren armoniosamente los distintos elementos que se utilizan: todos los materiales son colombianos y ese detalle le da a esta industria un profundo toque nacionalista.
Los diseños de los artículos son propios, exclusivos, pero como en toda la industria del cuero internacional, se siente la enorme influencia de los italianos. La utilización de los estampados con motivos precolombinos ha tenido un éxito formídable.
Cada vez que el lector se tope con el ya conocido logo de Boots'n Bags y contemple un bolso o una billetera o una maleta, piense en cómo esos artículos han sido diseñados y confeccionados y producidos en cuatro casas del barrio La Candelaria en medio de jardines y caminitos de piedra y techos rojos que se alzan en medio de la neblina de la mañana.

LINEA PARIS - NUEVA YORK - BOGOTA
Imagínese el lector una industria de calzado colombiana que fabrica zapatos para hombres, mujeres y niños con la calidad, el estilo, el nombre y la suavidad de dos firmas internacionales como Yves Saint Laurent, de París, y Manhattan, de Nueva York.
Imagínese en el sector industrial de Bogotá, en las instalaciones de la empresa Forum Ltda., un enorme hangar dentro del cual trabajan más de 250 operarios con las más modernas maquinarias, dándole forma a los sueños de numerosos diseñadores norteamericanos e italianos que trabajan para las firmas citadas.
Desde hace doce años viene laborando esta empresa que sabe mezclar la técnica de los italianos a las líneas desarrolladas en todo el mundo por empresas como Saint Laurent y Manhattan.
No es una simple adquisición de la licencia por parte de los colombianos para producir zapatos con esas marcas, vender bien y entusiasmar a los compradores. Se trata de una verdadera responsabilidad porque, con frecuencia, llegan funcionarios de Yves Saint Laurent y Manhattan hasta las instalaciones de Forum Ltda., a verificar la calidad, a controlar lo que se hace, a comprobar que la suavidad y la elegancia discreta de estos zapatos concuerda con los productos que las dos marcas desarrollan en el resto del mundo.
Y para que la creatividad y la calidad no queden limitadas a ese control, cuatro veces al año funcionarios de la empresa colombiana viajan a Nueva York y París con el fin de conocer qué hay de nuevo en un mercado tan competido como este, qué se calza, qué modelos han sido lanzados, qué prefieren hombres, mujeres y niños en una materia tan delicada como esta porque, dicen, un cliente disgustado con un zapato que le moleste, es un cliente perdido para siempre.
Un experto italiano está continuamente en la planta en Bogotá con el fin de asesorar a la empresa en el diseño y producción de estos zapatos que le dan la vuelta al país. Los intercambios de experiencia entre colombianos, italianos, franceses y norteamericanos, unos intercambios permanentes y productivos, han dado como resultado este calzado que se vende hasta en el último rincón del país. Se calcula en 150.000 pares de zapatos la producción de esta empresa al año.
Es un calzado muy fino, dicen los expertos, un calzado muy suave que no sólo responde a la confianza de las dos marcas internacionales en sus socios colombianos, en sus representantes, sino también al desarrollo de una técnica que cada vez sigue en progreso.
Si alguien duda de la calidad o suavidad de estos zapatos basta que compare los que produce Manhattan en Estados Unidos o Saint Laurent en Europa con éstos y no encontrará diferencias porque los estilos, la suavidad, la comodidad son iguales.
En Colombia, dentro de las materias primas nacionales se consumen cueros de vacas, becerros, serpientes y pecarí, así como gamuza.
Sí, se usan pieles de serpientes.
Estos zapatos que son hermosos, elegantes, sofisticados, son los que más se usan en estos momentos. El cuero de serpiente es la moda actual.
Las mujeres se sienten seducidas, atraidas por el brillo salvaje, por la tersura exótica de esas rugosidades que vienen en varios colores, esa serpiente combinada con el cuero para producir un zapato bellísimo.
Las serpientes, especialmente en unos zapatos rojos de fiesta, con un traje blanco, producen un impacto tremendo y por eso, si el lector tiene la curiosidad de observar los pies de las mujeres en los cocteles próximos, descubrirá que buena parte está calzada con cuero de serpiente.
Por supuesto estos zapatos se venden muy bien en los mercados internacionales.
Los zapatos de estas dos marcas generalmente se encuentran en establecimientos muy especializados, elegantes, de buen gusto y en los cuales también se vende ropa de las mismas marcas, quizás en un esfuerzo para que la elegancia vaya más integrada.
Los doce años de trabajo continuo de una firma como Forum Ltda., son una muestra de cómo la industria del cuero en Colombia ha progresado mucho en los últimos años, cómo sus dirigentes han apelado a la imaginación, la inventiva, el trabajo y sobre todo han contado con el respaldo y el concurso de obreros calificados para quienes, como en el caso de estos zapatos de Manhattan y el francés Saint Laurent, también es motivo de orgullo producir estas piezas que, aunque se usan a diario, por su belleza y elegancia se convierten en obras de arte.
Aun los lectores que tengan horror a las serpientes se sentirán gratificados comprando estos zapatos de cuero de un animal que en esta forma, adquiere otra utilidad, inofensiva.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.