Domingo, 22 de enero de 2017

| 1988/03/21 00:00

INFORMATICA

INFORMATICA

TELECOMUNICACIONES
Informática vía radio
Latinoamérica ha entrado en la era de los computadores. Los profesionales tienen o aspiran a tener un equipo en un futuro muy próximo, los estudiantes de la clase media ya tienen contacto con la nueva tecnología y cada día son más las máquinas que de una u otra forma entran a nuestro país. Muchos equipos son dedicados a actividades recreativas en manos de usuarios con edades entre los 12 y los 30 años. Es una base instalada muy grande que permite, de alguna forma, hacer investigaciones en la medida que los conocimientos de sus usuarios lo permiten, pero no son registrados en los censos del DANE o de la ACUC (Asociación de Usuarios de Computadores) y no son tenidos en cuenta cuando se fijan las políticas de importación y las normas para la transmisión de datos. Es necesario crear entidades que canalicen las investigaciones que independientemente se están realizando.

Grupos como los radioaficionados están haciendo investigaciones sobre comunicaciones vía radio usando computadores caseros. Sus esfuerzos están unidos a través de entidades como la Liga Colombiana de Radioaficionados y el Radio Club Colombia y gracias a esto se ha logrado montar en Colombia la segunda red más grande del mundo en comunicaciones digitales para aficionados y la primera de Latinoamérica. Se emplean protocolos modernos para comunicaciones (X25), con equipos de cualquier marca y cualquier tamaño (desde la simple Commodore 64 hasta equipos tales como el IBM AT). Y lo más importante es que los integrantes de la red investigan y aportan ideas en la medida de sus capacidades técnicas y bajo un sólo objetivo: Unir todo el país entre sí mostrando al mundo la cara real del esfuerzo y el trabajo de los colombianos.

A raíz del Primer Simposio Latinoamericano de Educación e Informática tuve oportunidad de dictar una conferencia sobre la aplicación en la educación colombiana de esas investigaciones realizadas por los radioaficionados. Una de las posibilidades es la Biblioteca Rural como ayuda a la educación a distancia. Un computador central con la información bibliográfica y con archivos de imágenes digitales de los textos de estudio y consulta, equipos conectados a MODEMS y comunicación vía radio, pueden ser ubicados a muy bajo costo en cualquier comunidad, dando acceso a un gran número de usuarios que tendrían la posibilidad de investigar en textos de difícil consecución en las zonas rurales. Además todo puede conectarse a baterías solares para zonas donde no existe energía eléctrica o colocarse en remolques móviles para ser trasladado ampliando el área de cubrimiento de la red. En una segunda etapa se puede conectar la red al sistema que TELECOM piensa instalar en Colombia. Un modelo ya ha sido probado: los radioaficionados tienen instalados programas de manejo de boletines (BBS) que pueden ser consultados desde cualquier parte del país y en los que se tiene información de interés para el grupo.

En el aspecto comercial este sistema puede ser implantado en empresas que necesiten comunicación entre áreas distantes y que no puedan ser enlazadas por problemas en el tendido de redes telefónicas.

Nuestro país está muy alejado de las posibilidades de comunicación que poseen los países desarrollados pero tenemos que aplicar nuestras propias soluciones para acortar la distancia cada vez mayor entre la educación en las ciudades y las zonas rurales.

Alvaro Gutiérrez C.
HK3 JHR

Los primeros pinitos
Aunque a primera vista podría pensarse que en Colombia estamos alejados del desarrollo tecnológico en materia de informática, al menos en cuanto hace referencia al sector de producción, la verdad es que husmeando un poco en los laboratorios de las universidades, y en una que otra industria que se alimenta con los experimentos académicos, se observa que en el país existen interesantes proyectos de alta tecnología. Quizás no se conozcan abiertamente porque muchos de ellos se encuentran en el momento en pleno proceso de desarrollo, en la etapa de pruebas, o simplemente porque no existe una clara política industrial que los respalde.

Una de las mayores satisfacciones que se ha obtenido en este campo fue la de lograr producir superconductores que trabajan con temperaturas cercanas a la ambiental, apenas pocas semanas después de que George Bednorz y Alex Muller, dos científicos que trabajan en los laboratorios de la IBM, se hicieran merecedores del Premio Nobel de Física el año pasado, por un trabajo similar.

No obstante, el experimento de la Universidad Nacional de Colombia, aunque es deslumbrador a nivel internacional, apenas constituye uno de los grandes proyectos que en materia de informática adelanta ésta y otras entidades educativas del país.

En el Valle del Cauca por ejemplo, se está trabajando en la producción de chips dedicados o semidedicados y en la interpretación de sensores. En cuanto hace referencia a los chips electrónicos, que se producen a bajo costo y en grandes cantidades en muchos lugares del mundo, la gracia del proyecto colombiano está en el hecho de diseñarlos con aplicaciones específicas; esto es, fabricarlos para que cumplan una función de alta tecnología en un campo en especial. Así, ya no se obtendrá el mismo chip multifuncional que requiere la interconexión con otra serie de aparatos de acuerdo con el uso que se le de, sino que de una vez se logra con la aplicación deseada y, por supuesto, de mayor valor comercial.
Este tipo de trabajos que requieren una decidida intervención de técnicos profesionales durante mucho tiempo, son los más indicados para el medio colombiano, debido a que en otros países se abandonan por el alto costo de la mano de obra especializada.

En lo que atañe a los sensores ocurre algo similar. Estos aparatos, que como su nombre lo indica se encargan de captar ciertas sensaciones, son muy baratos a nivel mundial. Pero en este proyecto también hay algo nuevo en los trabajos de los vallunos. Se trata de crear un circuito electrónico que permita interpretar todo lo que capta el sensor. En la actualidad se está trabajando sobre todo para medir niveles pequeñísimos de algunas sustancias químicas, lo cual constituye una invaluable herramienta de uso industrial y judicial.

Otro campo sorprendente alrededor del cual se han establecido varios grupos de investigación a lo largo del país es el de la robótica. Dos ejemplos de los logros obtenidos son, en primer lugar, el diseño de un taladro que funciona automáticamente haciendo huecos en las pequeñas placas en las que se van a imprimir los circuitos, y otro, el de un brazo mecánico capaz de ejecutar por si mismo peligrosas mezclas de sustancias químicas nocivas para la piel del hombre.

Realmente, después de entrar en contacto con estos experimentos? se comprende por qué los expertos en informática en el país aseguran que en Colombia debemos perderle el miedo a la tecnología. Cuando se acepta que estos procesos están al alcance de todo el mundo, los resultados positivos no demoran en aparecer. Por eso en la actualidad existe incluso un proyecto para producir en cantidades industriales un computador orientado hacia fines educacionales. Sería un programa que arrojaría como resultados, además de los beneficios lógicos en el sector académico, una considerable oferta de empleo y la reducción en el costo de los equipos.

Colcom 88
Afirmaciones como la de que en Colombia es necesario perderle el miedo a la tecnología, hacen pensar que el país requiere una mayor comunicación en este campo. Es importante que los fabricantes nacionales conozcan la forma de operación y los progresos de otras latitudes, que comparen, que se fijen metas. También es definitivo que comprendan cuáles son las necesidades que tienen otros países en materia de informática, y qué parte de esas necesidades podría asumirla el país a través de su producción.

Esta es, precisamente, la finalidad de un evento como ColCom, cuya segunda edición se llevará a cabo en Bogotá entre el 20 y el 22 de abril del presente año. ColCom'88 es una feria cerrada, con un gran nivel de especialización y está dirigida en un 70% al sector gubernamental. Ahí participarán, además, productores y compradores de América Latina, debido a que ColCom pertenece a LatCom (Latinoamerican Comunications), que agrupa filiales en varios países del Continente. Por esta razón, a la par con la feria en la que se presentará la tecnología más avanzada en sistemas de comunicación pública y privada, comunicación por satélite y fibra óptica, componentes electrónicos, etc., se realizará la Segunda Conferencia Andina de Telecomunicaciones, donde se hablará de proyectos comunes al sector andino, entre los que se destaca el satélite Cóndor.

La representación de LatCom en Colombia está a cargo de Claudia Pinilla, quien asegura que la importancia del evento radica en el hecho de que compradores y fabricantes de todo el mundo podrán establecer contacto con la industria colombiana, podrán conocer lo que se está haciendo y seguramente establecerán relaciones comerciales.

Entre los equipos colombianos que se harán presentes en ColCom'88 se encuentran sistemas de energía solar para comunicaciones, equipos de radiocomunicación y aparatos telefónicos sin cobro, para uso público.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.