Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1987/06/29 00:00

INFORMATICA

INFORMATICA

COLOMBIA FRENTE A LA INFORMATICA
Cada día, los colombianos nos hallamos frente a la evidencia de las innovaciones científico-tecnológicas que caracterizan este mundo contemporáneo de fines de siglo.

Es fácil encontrar en nuestros caminos cotidianos ejemplos de un proceso rapido, constante y progresivo de transferencia de conocimiento científico hacia múltiples aspectos de la vida nacional.
Tal es el caso de la informática. Término de origen francés que determina el empleo de medios electrónicos para la creación, manejo, transformación, almacenamiento y difusión de la información.

En medio de una factura comercial, de la boleta para un espectáculo, de una reserva aérea, de las calificaciones del estudiante o de la más sencilla transacción bancaria es común distinguir el tipo de letra por puntos de una impresora dirigida por computador. O en su defecto una pantalla en la que aparece su nombre, dirección, teléfono, etc.

DESARROLLO DE LA INFORMATICA O INFORMATICA PARA EL DESARROLLO.
Años atrás, la iniciativa del proceso de transferencia de la informática, como tecnología, fue liderada por el sector privado de una manera espontánea, sin obedecer a una política planificada por parte del Estado que se limitaba a actuar sobre el fenómeno cuando--por política de comercio y básicamente financiera, en el sentido de reservas internacionales-regulaba la salida de dólares.
Restringla importaciones y en otros casos las permitía con aranceles de diferentes cifras.

Y aún hoy los interesados en el tema hablan de la ausencia de políticas reales y efectivas por parte del Estado.

En términos generales existen tres líneas de acción para observar este hecho moderno instaurado ya en el devenir de nuestro país y tangible además como una realidad en el paulatino proceso de desarrollo. Son ellas: la utilización, la producción y la formación de recursos humanos.

Como herramienta, la informática ha impactado diversas áreas de la economía, mejorando la productividad, la eficiencia, los procesos y la toma de decisiones en los sectores industrial, comercial y de servicios (especialmente el sector financiero y de servicios públicos).

Así como en la administración pública, particularmente en las telecomunicaciones, salud, educación, hacienda y justicia, para sus propios procesos internos. A través del manejo de un sistema de información particular para cada caso.

En el sector privado la utilización de la informática se dirige hacia el mejoramiento de la productividad, tanto en la parte administrativa (automatización de la oficina. Procesamiento de palabra) como en la parte técnica. En la industria por ejemplo se está iniciando el uso de máquinas de control numérico asistido por computador (diseño del producto).

Ejemplos de desarrollo, a partir de adecuados procesos de informática, empiezan a multiplicarse a medida que la tecnolagía vertiginosa avanza con incentivos como la reducción de los costos del equipo electrónico.

Así pues, la Unión de Bananeros de Urabá S.A. Uniban, parte de una industria que presentó para colombia exportaciones cercanas a los 135 millones de dólares durante 1985, cuenta hoy en día con la tecnología representada en soluciones de información para la pragramación y el control permanente del cultivo de banano en tierras antioqueñas.

Y, en este momento, los habitantes de Leticia y la intendencia de San Andrés y Providencia se comunican con el resto del país gracias a la alternativa del satélite, manifestación técnica de otra rama de la informática conocida como las telecomunicaciones.

Otro caso típico de mejoramiento en la producción y comercialización de una empresa, a partir de adecuaciones informáticas, lo constituye la firma Campeador, que ha logrado obtener un nicho en el mercado de Estados Unidos para productos editoriales de pequeño formato (entiéndase magazines y revistas para grupos religiosos y gremiales no masivos) mediante el mejoramiento de sus productos para cumplir con las normas de seguridad exigidas por los importadores norteamericanos. Seguridad controlada por medios electrónicos.

La banca es uno de los sectores económicos de mayor influencia para la informática en nuestro país. Y la prueba es que con el tiempo nos hemos familiarizado como un cómodo y seguro recurso llamado el cajero automático que permite hacer transacciones a cualquier hora y desde cualquier sitio, facilitando que en determinado momento contemos con dinero sin portar billetes en el bolsillo. El dinero electrónico que hasta hace unos años parecla un sueño más para ahorradores y cuentahabientes es hoy una práctica generalizada en el sistema bancario.

En el sector estatal, las repercusiones de la informática se manifiestan en la reciente contratación para la creación de la red nacional de datos que, mediante adjudicación hecha por Telecom el año pasado, permite la llegada de equipos a territorio colombiano para iniciar los procesos de instalación y montaje. Proyecto que hace parte de una nueva tendencia que ejercerá cambios significativos en la estructura organizacional de las empresas que utilicen esta tecnología.

Red que generará servicios con un costo para los usuarios por obtener comunicación dentro de la misma.

El Ministerio de Hacienda es también representante de la utilización informática en el sector estatal. Su división de sistemas ha sido huésped constante de complejos y enormes equipos de computación apenas normales para el volumen elevado de información tributaria de millones de colombianos que declaran renta y pagan impuestos (y de otros miles que no lo hacen).

Entidades como el DANE, el Departamento Nacional de Planeación y el Ministerio de Justicia, entre otros, se hacen cada vez más beneficiarios del proceso de informatización dentro de la administración pública, aunque sus logros sean casi que desconocidos en el ambiente nacional.

Pero a pesar de los resultados que en varios sectores del Estado se obtienen en materia de informática, y ante la creciente inquietud por parte de diversos sectores del país para que se revisen las condiciones políticas, sociales y técnicas en que se desenvuelven la producción, circulación y utilización de la información sistematizada, se organizó un encuentro de funcionarios del más alto nivel decisorio en los diferentes organismos del sector público, con el fin de identificar las politicas, estrategias, líneas de acción y compromisos que conduzcan a un nuevo orden de la informática gubernamental.

Encuentro que se realizó en Melgar del 27 de febrero al 1° de marzo de este año y del cual se redactó un informe titulado "Hacia un nuevo orden de la informática gubernamental". En el resumen ejecutivo del mismo, refiriéndose a la situación presente, se concluyó que el sistema informático existente carece de orientaciones claras y de planeación coherente. Así mismo se hicieron propuestas con el fin de buscar su adecuado desarrollo.

Concluyéndose que se requiere establecer un sistema informático que sirva de soporte a la planeación y la toma de decisiones en el sector gobierno, y a la vez sirva como agente de la modernización y eficiencia del Estado colombiano.

PRODUCCION
Mientras las importaciones de productos de telecomunicaciones alcanzaron en el periodo de 1983 a 1986 la suma de US$ 480 millones, con proyecciones de US$ 545 millones para los años 1987 1990, existe un consenso entre los expertos consultados, para el presente informe, en denominar los intentos industriales en informática como incipientes.

En factorías colombianas se producen entre otros: reguladores de voltaje, unidades de suministro de alimentación ininterrumpida, insumos para computadores, controles básicos para elemen tos de tipo industrial, sistemas de toma de datos, algunos productos para telefonía, computadores telefónicos secretariales de baja calidad, software para diseñar trama de textiles en microcomputadores, nóminas y contabilidades (software administrativo).

Se ensamblan: microcomputadores, centrales telefónicas, transmisores de radio en A.M. y F.M., equipos de electrónica de consumo (televisores, equipos de sonido, radios, etc.).

Aunque naciente, pero dinámica, existe una industria electrónica e informática nacional que empieza a constituirse como un sector económico, sin que todavía presente las cifras que la caractericen como tal.

Entre grandes, medianas y pequeñas existen cerca de 120 empresas, con capital extranjero, mixtas y nacionales. De las cuales el 30% están agremiadas en una asociación llamada Asesel, Asociación de Empresas del Sector Electrónico.

Sobre la producción, el X Congreso Nacional sobre la Informática y Desarrollo concluyó que "las posibilidades de expansión de esta industria se apoyan en la existencia de un gran mercado nacional y es indispensable que la política de desarrollo tecnológico se oriente a la consolidación de la industria nacional de microelectrónica e informática, que los proyectos en marcha de ensamblaje deben reestructurarse para garantizar un oroceso de transferencia tecnológica efectiva y sustitución paulatina de componentes importados con productos nacionales".
La capacitación de recursos humanos revierte en los dos puntos anteriores de utilización y producción. También presenta anomalías por cuanto a pesar de que aparentemente existen suficientes ingenieros de sistemas y electrónicos en el mercado para la producción, un alto índice de ellos trabaja en ventas, representación, etc. Es decir, que este grupo de profesionales formados básicamente en ingeniería electrónica se desempeñan o en la parte pública, comprando equipo, o en el sector privado, representando firmas y productos de naturaleza extranjera.

La formación se da desde la primaria, el bachillerato, pasando por la universidad, y llegando al nivel master.

Aunque se encuentren modalidades diferentemente estratificadas como: universitaria y de posgrado, técnica y tecnológica, y la formación profesional extraescolar (caso SENA). Cada una de estas se basa en un conjunto de supuestos sobre su respectiva necesidad económica y ocupacional, la que define su contribución al desarrollo economico y social, y justifica la creación de diversos programas de formación. Sin embargo, existen numerosos interrogantes sobre la calidad, validez y eficacia externa, tanto de la actual enseñanza de ingeniería de sistemas en el país, como de la mayoría de los programas llamados tecnológicos (programadores, administradores de sistemas de información, expertos en mantenimiento, etc.) y de la oferta de formación del SENA.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.