Martes, 21 de febrero de 2017

| 2001/01/08 00:00

La apuesta de SEMANA

A finales de marzo de 1988 SEMANA escogió a los colombianos menores de 45 años que, en su concepto, conformarían el relevo generacional en la política de fin de siglo.

La apuesta de SEMANA

Doce años despues puede decirse que SEMANA dio en el blanco. De sus 24 escogidos, todos menos dos —Alberto Puyana y Daniel Mazuera, que desaparecieron del radar público— fueron protagonistas políticos. Tres fueron presidentes de la República, dos se perfilan como los próximos candidatos presidenciales y otros dos —Luis Carlos Galán y Bernardo Jaramillo— fueron asesinados cuando representaban la esperanza de cambio. Fernando Botero Zea, Alvaro Leyva, David Turbay y Alberto Santofimio se ‘quemaron’ por su vinculación al proceso 8.000. En lo que sí falló SEMANA fue en omitir de este ejercicio de futurología a las mujeres, que como Noemí Sanín y María Emma Mejía han sido importantes protagonistas de la vida nacional. Tampoco previó —no tenía cómo— la aparición de un nuevo fenómeno político como Antanas Mockus.



Alberto Santofimio Botero
Político


En 1988 SEMANA ya hablaba de cómo sus líos jurídicos y sus malas compañías se habían constituido en un “veto abstracto e intangible” contra sus aspiraciones para llegar a presidente de la República. El gran orador tolimense se siguió equivocando y terminó en la cárcel por cuenta del proceso 8.000. Actualmente está dedicado a escribir y a influir en la politica del Tolima.



Horacio Serpa Uribe
Candidato presidencial


La revista pronosticó que sería una reserva del partido liberal aunque señalaba “que le faltaba mucho roce político a nivel nacional” y que en ocasiones vivía tan preocupado por los problemas locales del Magdalena Medio que perdía la perspectiva nacional. Sin duda el jefe de la oposición la adquirió en estos 12 años y ahora se perfila como candidato liberal a la Presidencia.



Alvaro Leyva Duran
Prófugo de la justicia y asilado en Costa Rica


El que en ese momento se definió como la “cara de mostrar del pastranismo” ahora tiene que venir de clandestino al país porque tiene una orden de captura en su contra. En 1988 ya había desempeñado un papel importante en el proceso de paz del gobierno de Betancur y SEMANA auguraba que sería precandidato seguro a partir de 1994.



Carlos Rodado Noriega
Rector de la Escuela Colombiana de Ingeniería


Su paso por el gabinete de Julio César Turbay y su condición de respetado tecnócrata le pronosticaban un “papel de importancia en el futuro de la política conservadora”. Durante el gobierno de Pastrana, Rodado ejerció como presidente de Ecopetrol, de donde salió por diferencias con el entonces ministro de Minas Luis Carlos Valenzuela.



Alberto Montoya Puyana
Presidente de Latingas


SEMANA pronosticó que de acuerdo cómo saliera librado de la Alcaldía de Bucaramanga dependería en buena parte su futuro político. Pasó de ser el ‘mejor alcalde del país’ a convertirse en el senador con la mayor votación liberal, en 1991. Sin embargo, desde entonces, Montoya desapareció de la escena política. Fue presidente de la FEN y actualmente trabaja en una empresa privada.



Luis Carlos Galan
q.e.p.d.


SEMANA lo definió como “el número uno de la generación del fin de siglo”. Y auguraba que era “el hombre adecuado para el momento histórico”. Su asesinato, aún impune, cuando era el candidato presidencial favorito en las encuestas, creó gran frustración en los colombianos, que veían en él el símbolo de la renovación política.



Jaime Arias Ramirez
Presidente del Seguro Social


En ese momento Arias dijo que no estaba en su agenda ser presidente ni volver a ser ministro ni embajador. “Mi meta es la de tratar de servirle al país y a la gente que me ha servido”, dijo a SEMANA en 1988. Desde la dirección del Seguro Social ha modernizado la entidad. Pero ya anunció que dejaría ese cargo en marzo.



Daniel Mazuera Gomez
Decano de economía de la U. Sergio Arboleda


SEMANA pronosticó que el entonces senador por Cundinamarca “estaría en primera línea hasta el año 2000 y que sería ministro muchas veces”. En efecto, Mazuera fue ministro de Samper pero a raíz del asesinato de su tío, Alvaro Gómez Hurtado, se retiró del gobierno a finales del 95 para crear un movimiento multipartidista que nunca se concretó.



Juan Martin
Caicedo Ferrer Senador


En 1988 el ex alcalde de Bogotá sonaba para todo: desde ministro hasta congresista. Aunque esta posibilidad se frustró cuando fue arrestado en 1992 por haber autorizado el pago de auxilios a varios concejales, después de ser exonerado por la Corte Suprema volvió a la arena pública con la misma capacidad de arrastre electoral que SEMANA aplaudía en ese momento. Es uno de los gestores de la reforma política en el Congreso.



Rodrigo Lloreda
q.e.p.d.


Era el precandidato conservador que más sonaba en 1988. Aunque nunca fue candidato presidencial como pronosticaba SEMANA, el lloredazo, como se le llamó a su renuncia al Ministerio de Defensa, secundada por la de los generales de la República, tuvo un impacto importante sobre el posterior manejo del proceso de paz.



Guillermo Perry Rubio
Economista para América Latina del Banco Mundial


En 1988, considerado como uno de los “grandes tecnócratas de su generación”, el ex ministro de Minas era el senador suplente de Ernesto Samper. Durante su gobierno fue Ministro de Hacienda, hasta que se peleó con el presidente por el escándalo del 8.000. En la actual crisis ha jugado un papel clave en la movilización de recursos del Banco Mundial hacia Colombia.



Alfonso López Caballero
Negociador de paz


“Los que no saben de política no entienden porqué tiene tan pocos votos, y los que saben no entienden de dónde saca tantos”, afirmaba SEMANA. La reforma que López, ex senador y ex ministro de Samper, consideraba en ese momento fundamental para Colombia era “rectificar el modelo de desarrollo económico”. Como actual negociador del gobierno en el proceso de paz tendrá sin duda la posibilidad de hacerlo.



Diego Pardo Koppel
Acusado por la Fiscalía


Aunque decía en 1988 que su máxima aspiración política era “impulsar la renovación total de la clase dirigente”, el ex concejal de Bogotá se vio enredado en un escándalo por préstamos irregulares del Banco del Estado que lo obligó a renunciar a su cargo como embajador del gobierno de Pastrana en México. Actualmente goza de libertad condicional mientras termina el juicio.



Carlos Ossa Escobar
Contralor de la República


SEMANA pronosticaba que en la medida en que el péndulo regresara del lado de las corrientes de izquierda sus posibilidades políticas podrían ampliarse. De ex candidato a la Alcaldía de Bogotá, Ossa pasó a ser codirector del Banco de la República. Pero renunció a ese cargo tras ser detenido con un ‘cacho’ de marihuana en su maleta. Actualmente es contralor de la República.



Ernesto Samper Pizano
Ex presidente


“Las vicisitudes políticas de Ernesto Samper se han convertido en la telenovela política de sus contemporáneos”, escribía ya SEMANA en 1988 sobre el hombre que protagonizó el mayor escándalo de fin de siglo por la financiación de su campaña con dinero del narcotráfico. Tras una temporada en Madrid, goza actualmente de su pensión en Bogotá.



Carlos Holmes Trujillo
Embajador en Moscú


A este ex alcalde de Cali SEMANA le reconocía su capacidad mediadora y su preocupación por disminuir la distancia entre los jefes y las bases de su partido. Esta capacidad conciliadora le sirvió para convertirse en el alto comisionado de Paz de Samper y luego en su Ministro del Interior, desde donde impulsó la extradición sin retroactividad.



Cesar Gaviria Trujillo
Secretario general de la OEA


En 1988 SEMANA consideraba que su “problema hacia el futuro radica en que, teniendo en cuenta las posiciones tan altas que ya ha ocupado, sólo parece quedarle la Presidencia de la República”. En efecto, dos años después ocupaba este cargo, desde el que realizó la apertura económica y convocó la Asamblea Nacional Constituyente.



Fabio Valencia Cossio
Negociador de paz


Sobre su futuro SEMANA, que le auguró “vigencia política garantizada mientras los conservadores continúen perdiendo las elecciones” porque decía que era más un hombre de oposición que de gobierno, se equivocó. El entonces representante conservador se convirtió en el gran barón electoral de Antioquia y fue el político estandarte de la campaña de Pastrana. Sufrió un duro revés político en las pasadas elecciones.



Julio Cesar Turbay Quintero
Político


SEMANA pronosticó que Turbay Quintero jugaría un papel importante en el fin de siglo porque arrancaba con uno de los capitales políticos más grandes de Colombia en ese momento. En efecto, este capital político le sirvió al hijo del ex presidente para llegar al Senado. El político liberal ha dicho que postulará su nombre en las próximas elecciones presidenciales.



Alvaro Uribe Velez
Candidato presidencial


El hombre que hoy encarna el pensamiento político de derecha era considerado por SEMANA un radical en 1988. Sólo que de centro izquierda. “Sus posiciones de centro-izquierda, de verdad y no retóricas, le han creado resistencias entre algunos sectores poderosos que lo consideran radical y podrían atravesársele a sus aspiraciones políticas”, decía SEMANA. Uribe Vélez ya anunció que lanzará su candidatura presidencial.



David Turbay Turbay
Detenido


‘Davidcito’, como se le conoce en el mundo político, está a punto de recuperar su libertad después de haber sido condenado por beneficiarse con cheques del cartel de Cali (aún espera el fallo de su apelación). Como contralor de la República, el ex senador que SEMANA definió como “uno de los pocos sardinos costeños que ha roto la hegemonía de los viejos” logró acumular un inmenso capital político que lo habría llevado a cumplir su máximo sueño de ser presidente de la República.



Andres Pastrana Arango
Presidente de la República


Definido por la revista como “El Galán del conservatismo”, cumplió con la proyección que de él hizo SEMANA de ser presidenciable a partir de 1994. Pastrana Arango, que en ese entonces tenía como máxima aspiración erradicar la drogadicción, es el Presidente que se le ha metido más a fondo a la lucha contra el narcotráfico a través del Plan Colombia.



Bernardo Jaramillo Ossa
Asesinado


Considerado como la gran reserva de la izquierda, fue asesinado en Bogotá cuando hacía campaña para la presidencia en 1989 como jefe de la Unión Patriótica. “Paisa desabrochado, buen orador y nada sectario se ha granjeado la simpatía de los buenos y de los malos”, decía SEMANA de él en 1988. A la luz de su asesinato, aún en la impunidad, es claro que la revista fue demasiado optimista.



Fernando Botero Zea
Reside en México


Recién elegido como concejal de Bogotá con 52.000 votos, SEMANA pronosticaba que las “cábalas políticas” le eran muy favorables a esta “nueva estrella política en el firmamento”. Pero cuando su carrera era más promisoria y era ministro de Defensa de Samper, el escándalo del proceso 8.000 truncó no sólo sus aspiraciones políticas sino que fue detenido por la Fiscalía. Actualmente reside en México.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.