Sábado, 21 de enero de 2017

| 2006/02/12 00:00

La bonanza automotriz

Al cierre del año, las ventas de automóviles podrían superar las 142.000 unidades. Las tres ensambladoras del país incluso creen que en 2006 se podría vencer el récord histórico.

La bonanza automotriz

La economía colombiana goza de buena salud y para el cierre del año, la tasa de crecimiento podría estar rondando el 5 por ciento. Y en esos resultados positivos, la industria automotriz ha desempeñado un papel fundamental. Durante los 10 primeros meses del año se han vendido en el país 117.848 vehículos de todo tipo, que superan por un amplio margen los 92.162 comercializados durante el mismo período del año 2004 y los 76.743 adquiridos por los colombianos en el año 2003. Los analistas estiman que de continuar la tendencia, al final del año se podría hablar de unas 142.000 unidades, cifra que supera por poco la de 1993, cuando se llegó a las 140.615. Y según estas proyecciones, en 2006 el mercado estaría en posibilidad de sobrepasar los 160.000 vehículos facturados, con lo que se rompería el récord histórico de la industria, que se mantiene vigente desde 1997, cuando el sector automotor alcanzó las 149.929 unidades. Del total de vehículos vendidos hasta el 31 de octubre, según las cifras oficiales de la firma consultora Econometría S. A., Chevrolet, Renault, Mazda y Toyota vendieron un total de 76.086 unidades, entre las que sobresalen las 43.456 de Chevrolet, las 18.677 de Renault y las 7.844 de Mazda, aunque esta última fue superada por Hyundai (14.901), marca que incluso desbancó del segundo lugar en ventas de automóviles a Renault el pasado mes de septiembre. Las ensambladoras colombianas, GM-Colmotores, Sofasa S. A. y la Compañía Colombiana Automotriz (C.C.A.) han entrado en un proceso de actualización y modernización de su producción. Además, han ampliado sus redes de servicio, venta y suministro de partes originales y capacitación de la mano de obra local, con la intención de hacerles frente a los importadores, que han ganado un espacio importante, gracias a la revaluación del peso frente al dólar. Las voces de las ensambladoras Para General Motors-Colmotores, 2005 ha sido un año muy positivo. Lanzó con gran éxito el esperado Chevrolet Aveo, del cual había vendido 2.163 unidades entre septiembre y octubre. En el último mes, la marca del corbatín logró comercializar 5.350 vehículos, de los cuales 3.826 fueron automóviles y 1.524 comerciales. En cuanto a las exportaciones, de enero a octubre alcanzó los 14.796 vehículos, mientras en el mercado doméstico sumó 43.499, para un total de 58.295. Hace pocos días Chevrolet reforzó su portafolio con el lanzamiento de un nuevo integrante a la exitosa familia Optra, el modelo de cinco puertas hatchback, con motor de 1.800 c.c., 16 válvulas y la opción de contar con caja de cambios manual o automática. Este automóvil se suma al Spark, el Corsa, el Optra y el Épica. Según José Román, gerente nacional de ventas de la ensambladora, "el liderazgo obtenido por GM-Colmotores y su marca Chevrolet se debe a que nos hemos preocupado por ofrecer a nuestros clientes un portafolio de productos y servicios muy amplio, actualizado y de reconocida calidad. De igual manera, tenemos una preocupación constante por acompañar y respaldar al cliente, haciendo realidad el eslogan 'Chevrolet, Siempre Contigo'. También contamos con la red de concesionarios más fuerte, comprometida y de mayor experiencia en el mercado colombiano". El alto ejecutivo de la compañía recalcó la importancia de "trabajar con un alto sentido de urgencia, proponiendo e innovando constantemente, además de la capacitación del talento humano". Para 2006, GM-Colmotores espera un comportamiento similar al del año que termina, con un crecimiento en ventas y un afianzamiento en el liderazgo. "No es fácil mantenerse en el primer lugar. Por eso, GM-Colmotores y su marca Chevrolet siempre tienen un vehículo para cada necesidad de los colombianos, gracias a un cuidadoso y detallado estudio que se hace del mercado, cuidando muchísimo la calidad de los productos y apoyándonos en una atención al cliente esmerada y cada vez de mayor calidad. En nuestra compañía pensamos que el trabajo con nuestros clientes no termina cuando les vendemos un vehículo, sino que es apenas el comienzo y por eso les seguiremos dando el mejor respaldo, buscando la excelencia en calidad, servicio, repuestos y precios". Para Sofasa S. A., que ensambla en su planta de Envigado los automóviles Renault, los camperos y las camionetas Toyota y los camiones y chasises Daihatsu, el año 2005 fue de grandes logros y reconocimientos. En automóviles, Renault vendió, hasta el mes de octubre, 18.677 vehículos, y espera, al final del año, superar las 22.000 unidades. Presentó en febrero el Delta, en versiones camión y chasis, primer vehículo comercial ensamblado por la compañía, un proyecto que contó con toda la confianza y el respaldo del Grupo Toyota, propietario de la marca desde 1967 y que aportó toda su experiencia, conocimientos y capital para capacitar operarios y desarrollar proveedores. Por otro lado, comenzó a producir el Renault Logan, modelo que lanzó al mercado en septiembre pasado y que tuvo un éxito inmediato. Se espera que este vehículo se convierta en un motor de desarrollo y progreso rentable no sólo para Sofasa, sino para el Grupo Renault, que aspira, en 2010, llegar a la cifra de un millón de Logan en todo el mundo. De igual forma, presentó su nueva Toyota Hilux, en versiones gasolina y diesel (esta última se venderá a partir de enero de 2006), que llega para competir con la exitosa Chevrolet Luv DMax. Sobre el proyecto Logan, Luis Fernando Peláez, presidente y director general de Sofasa, afirma que "para ello la marca eligió inicialmente cinco países productores en el mundo y uno de ellos fue Colombia, donde se invirtieron 23 millones de euros en desarrollo tecnológico, modernización de la planta de Envigado, desarrollo de proveedores y de la red comercial y la capacitación del talento humano de la organización. Con esto adquirimos la responsabilidad de contribuir al objetivo global de Renault de ensamblar un millón de Logan". Para 2005 también se había propuesto lograr el cumplimiento del proyecto 555, que buscaba comercializar 50.000 vehículos con el 5 por ciento de margen de utilidad neto, meta que Peláez está seguro de lograr, dado el crecimiento en ventas de los mercados de Colombia, Venezuela y Ecuador. Gracias al buen trabajo realizado, Sofasa S. A. obtuvo varios reconocimientos, entre ellos el Premio Iberoamericano de la calidad 2005 que, según la opinión de Peláez, "más que un reconocimiento para la compañía representa un gran compromiso con nuestros clientes y con el país, pues ahora somos una empresa colombiana con estándares reconocidos internacionalmente". Además de este importante galardón, Sofasa logró fortalecer la cadena de abastecimiento, optimizar los procesos, crecer en gama de producto, generar más empleo y ratificar las certificaciones de calidad, de gestión ambiental, de seguridad industrial y de salud ocupacional. Para el año próximo, la compañía espera seguir consolidando su presencia regional y buscará mercados diferentes, como los de Centroamérica y el Caribe. "El servicio seguirá siendo nuestra prioridad, con el fin de lograr la fidelización de nuestros clientes actuales y ser elegidos por los compradores potenciales. Esto nos permitirá seguir contando con la confianza y el respaldo de Renault y Toyota, dos grandes productoras de automóviles que creen en Colombia y en la industria nacional", puntualizó Luis Fernando Peláez. Hasta el 31 de octubre, la CCA había vendido 9.227 automóviles y camionetas Mazda y camperos Mitsubishi. Los productos más apetecidos son los automóviles Mazda 3 (que se exportará a Ecuador) y Mazda 6 (que se vende con éxito en Venezuela y Ecuador). Para José Fernando Isaza Delgado, presidente de la CCA, "2005 ha sido un buen año para la compañía, que vio cómo la producción del modelo 3 se quedó corta frente a la demanda, no por falta de capacidad de la CCA sino porque la demanda mundial ha sido tan grande, que Japón, proveedor del C.K.D., tuvo algunos inconvenientes en los suministros, situación que ya fue solucionada". El doctor Isaza considera que este año el mercado colombiano puede alcanzar con tranquilidad las 140.000 unidades y que el año entrante la demanda debe aumentar. "No al 28 por ciento, como este año, pero creo que en 2006, sin pecar de optimista, se podría estar entre 150.000 y 160.000 unidades, si los factores que están impulsando la demanda, como la revaluación del peso y la baja de las tasas de interés, siguen estables. Además, resulta poco atractivo poner a interés el dinero, lo que hace que muchas personas prefieran comprar un vehículo. Adicionalmente, las inversiones en monedas extranjeras no han sido las más rentables. Otro factor que ha contribuido al aumento de las ventas de las ensambladoras está ligado al crecimiento de las exportaciones de las ensambladoras a Venezuela y Ecuador, que ha sido de 90 por ciento, aproximadamente. Esto último ha sido posible gracias al aumento de la demanda en Venezuela, donde este año se espera que se vendan un poco más de 200.000 unidades". Para el año próximo, la compañía lanzará el Mazda 5 y en este momento se trabaja en el proyecto de traer el nuevo Mazda Miata. Además, mantendrá el cambio de política global de la marca, que abandonó los segmentos básicos del mercado, algo que ha resultado exitoso para la compañía en el país, donde se venden autos de mayor precio y con un mejor margen de utilidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.