Jueves, 19 de enero de 2017

| 2007/10/06 00:00

La capital del Pacífico

La economía mundial pasa por el océano que descubrió Balboa. Los vallecaucanos se esfuerzan por convertir la región en puente que una a Colombia y sus vecinos .

Los vallecaucanos encuentran en la riqueza del océano un gran negocio por expandirse.

Cali y el Valle están viviendo un proceso de transformación y avanzan en la definición de sus vocaciones. A lo largo de su historia, la región ha sido impulsada por diferentes motores de desarrollo. En los inicios del siglo XX, su economía se basaba en el sector agropecuario donde predominaban el modelo de las haciendas, posteriormente el ferrocarril del Pacífico, la carretera a Buenaventura y la apertura del Canal de Panamá, permitieron dinamizar los negocios y el tejido empresarial de la región, por la importancia que cobró el comercio a través del mercado interno y los mercados internacionales.

Posteriormente, hacia 1940, con el modelo de sustitución de importaciones, la región empezó a construir una plataforma productiva gracias a las vías, a la urbanización y a la dotación de servicios públicos. Esta plataforma facilicitó el despegue de la etapa de industrialización, en la que se fortalecieron el mercado interno y la producción de manufacturas.

Con la industrialización se desarrollan nuevas exigencias alrededor de los servicios que demandan para cumplir con los requerimientos del mercado, no sólo como una red de apoyo al sector manufacturero, sino como una actividad económica independiente, articulada directamente a los consumidores finales. Es así como en la década de los 90, con los procesos de globalización de la economía, se consolidó la vocación de servicios de la región, conjuntamente con la importancia de insertar la economía local a las esferas del comercio internacional.

Las ventajas competitivas que han sido construidas por la ciudad región están íntimamente relacionadas, en primera instancia con el Pacífico, en virtud de que su despegue económico surgió fundamentalmente de la conexión con el mundo a través del puerto de Buenaventura. Igualmente, estas ventajas se relacionan con otros aspectos como la conformación de un área metropolitana alrededor de Cali; su vocación deportiva, fruto de un hito que marcó la ciudad como fue la organización de los VI Juegos Panamericanos en 1971; la cultura, la lúdica, el turismo, su diversidad cultural y étnica; su calidad como centro de conocimiento y su plataforma moderna, industrializada y de servicios.

Entre las principales ventajas que presenta están: la solidez de su estructura económica, su disposición hacia los mercados internacionales, la presencia de inversión extranjera, su infraestructura básica, el grado de profundización y eficiencia de su sistema financiero, la innovación industrial y los altos niveles de desarrollo de su capital humano.

Cali y Buenaventura forman el eje que conecta a Colombia con la Cuenca del Pacífico. Constituye una salida rápida hacia los mercados mundiales, tanto de la Cuenca del Pacífico como la del Atlántico, vía Canal de Panamá que se encuentra a 18 horas de navegación. El puerto de Buenaventura posee una ubicación privilegiada que le permite estar equidistante de los principales mercados mundiales. Conecta con 81 puertos en todo el mundo: 24 puertos en Suramérica, 23 en el Lejano Oriente, 11 en Centroamérica, nueve en Estados Unidos, siete en Europa, seis en la costa oeste de Norteamérica y uno en el Caribe.

Permite el acceso directo a la costa oeste de Estados Unidos, en donde sólo California es, por sí misma, la sexta economía del mundo. Constituye un punto estratégico respecto a los mercados andinos, en particular Ecuador y Perú. Buenaventura ha construido una de las mejores plataformas portuarias del país y del grupo andino. Ecuador también constituye un mercado muy importante para la región por sus potencialidades y su relativa cercanía al Valle del Cauca. Desde Buenaventura hasta Guayaquil (Ecuador) un viaje en barco toma aproximadamente 20 horas.

De acuerdo con el movimiento de naves que arriban a las diferentes sociedades portuarias del país, la Sociedad Portuaria de Buenaventura ocupa el primer lugar entre dichas entidades. Por el puerto de Buenaventura circulan en promedio 1.300 naves anuales, que equivalen al 33,5 por ciento de buques que atracan en el país. Al igual que en el movimiento de naves, la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura ocupa el primer lugar en el traslado de carga en el ámbito nacional.

"Por eso la estrategia para Cali y el Valle consiste en el aprovechamiento de las oportunidades de los procesos de integración comercial, que consolidan un corredor de comercio exterior hacia el Pacífico, especializan sus servicios de alto valor agregado orientados al comercio mundial, de la mano con la conformación de una plataforma local competitiva y de calidad mundial", sostiene Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Comercio de Cali y uno de los promotores de esta visión para el desarrollo regional.

Para ello se construyen varios proyectos estructurantes (ver gráfico) que se enmarcan en la moderna plataforma de conectividad que tiene el Valle, que es privilegiada a escala nacional, ya que cuenta con la mejor red vial del país; el mejor nodo portuario; una red de aeropuertos con dos internacionales y tres regionales. Además, el Valle posee altos niveles de conectividad y de servicios públicos, ya que cuenta con una importante red de telecomunicaciones que incluye móvil, fija, satelital y fibra óptica; servicios públicos con altas coberturas y una moderna planta de tratamiento de aguas residuales.

El Valle del Cauca cuenta con una red de 8.230 kilómetros pavimentados de carreteras, parte de las cuales conectan con el corredor Bogotá-Buenaventura que es estratégico para la conexión del país con el Pacífico y con el mundo, más aún frente al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, el cual se encuentra en trámite de aprobación por parte de los dos gobiernos. Es de resaltar que este corredor representa un porcentaje muy significativo en la actividad económica nacional, ya que en él se produce el 48 por ciento del PIB colombiano.

Estas estrategias buscan darle prioridad a la Cuenca del Pacifico. Por ello es fundamental propiciar alianzas estratégicas en los ámbitos político, económico y social con las economías de los países de la zona (Corea, China, Japón, Estados Unidos, Taiwán, Hong Kong y Singapur, entre otros) tendientes a fortalecer en primera instancia el comercio exterior entre las partes y generar un ambiente de mayor crecimiento.

Estas circunstancias son la gran oportunidad para lograr la articulación con la Cuenca del Pacífico y aprovechar el potencial de estos mercados, considerados el eje del desarrollo mundial en el presente siglo, para lo cual se requiere estrechar los vínculos comerciales con Estados Unidos (TLC) y enfocarse en la costa oeste como un mercado natural, reorientar el Pacto Andino hacia la integración de los países suramericanos de la Cuenca del Pacífico (Ecuador, Perú, Chile y Colombia), fortalecer las relaciones comerciales con los países centroamericanos, profundizar el tratado comercial con México e integrarse con la Apec (Asia-Pacific Economic Cooperation), al declarar a Cali capital del Pacífico colombiano y sede de Apec en Colombia.

Finalmente, Cali y el Valle del Cauca se proyectan como una plataforma hacia la Cuenca del Pacífico, para Colombia, Venezuela y los países de Mercosur e inversionistas extranjeros que quieran aprovechar desde aquí los tratados de integración.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.