Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/27/1996 12:00:00 AM

LA CASCARITA

LAS EXPORTACIONES DE BANANO COLOMBIANO SUFRIERON UN RESBALON EN 1995. PERO LO PEOR ES QUE EL PROBLEMA DEL SECTOR ES ESTRUCTURAL Y REQUIERE SOLUCIONES DE FONDO.

Siempre que alguien menciona la socorrida frase "la economía va bien pero el país va mal" queda flotando en el ambiente una pregunta inevitable: ¿cómo le iría a la economía si al país le fuera mejor? Aunque pocos se atreverían a dar una respuesta concluyente a este interrogante, cada cual puede hablar de la feria como le va en ella. En el caso del sector bananero la conclusión es clara: si se lograra controlar el problema de orden público en las zonas productoras la actividad estaría del otro lado.Y es que pocos se explican cómo con la posición geográfica del país y la calidad de las tierras de Urabá y el Magdalena el sector bananero colombiano está pasando las duras y las maduras. Las cuatro compañías bananeras que aparecen entre las 200 empresas más grandes en el informe de SEMANA registraron un aumento de sus pérdidas de más de 600 por ciento durante 1995. Tratándose de un sector netamente exportador, buena parte de la explicación de este resultado hay que buscarla en el mercado mundial, que durante el año anterior anduvo de capa caída. De hecho, el valor de las exportaciones disminuyó el año anterior 12 por ciento en términos de valor, mientras que el volumen exportado se redujo 20 por ciento (ver gráfico).Y no es para menos. Según dijo a SEMANA el presidente de Proban, Santiago Uribe: "El precio internacional del banano estuvo muy mal, especialmente en Estados Unidos, y en la parte final del año, cuando generalmente repunta en Europa, no pasó nada". Pero la situación del mercado internacional habría sido aún peor si el gobierno no hubiera suscrito y defendido a capa y espada el famoso Acuerdo Marco con la Unión Europea. Y de verdad que valió la pena el esfuerzo. Este instrumento, que le garantiza al banano colombiano acceso al 21 por ciento del mercado europeo, le generó al productor un ingreso adicional cercano a 80 centavos de dólar por caja exportada.Pero el arreglo con Europa no sólo trajo satisfacciones. Los dolores de cabeza corrieron por cuenta de la amenaza de Estados Unidos de imponer sanciones comerciales a Colombia si el país no se retiraba del acuerdo. Para fortuna de los exportadores, después de muchas horas de negociación en Washington y Bruselas, el gobierno colombiano logró que la amenaza se diluyera mediante un compromiso de hacer su mejor esfuerzo para que la Unión Europea desmonte el mecanismo, pero sin el compromiso de retirarse de él.Más allá de un mercado mundial desinflado, las causas de la crisis también hay que buscarlas río abajo. Si bien la floja demanda internacional juega un papel importante en la destorcida, para nadie es un secreto que la producción de banano en Colombia no es tan buena ni tan eficiente como la de Ecuador, Panamá o Costa Rica, países que ofrecen banano de mejor calidad y a menores costos. En palabras de Uribe,"el problema nuestro se resume en la baja productividad y el alto nivel de endeudamiento".Ante la gravedad de la situación la industria bananera ha tenido que pedirle una mano al Estado. En el campo del comercio exterior, además de la defensa del Acuerdo con Europa, el gobierno ha asegurado un aumento de 10,6 millones de dólares en el valor del Certificado de Reembolso Tributario Cert asignado a las exportaciones de banano. Por el lado financiero, el Instituto de Fomento Industrial IFI, que es el principal acreedor del sector bananero, ha manifestado que está de acuerdo con aplicar una consolidación de pasivos para el sector, y además otorgó un crédito puente a los productores mientras empezaban a entrar los excedentes generados por el acuerdo con Europa.Pero, al margen del alivio financiero, todos saben que a problemas estructurales hay que buscarles soluciones de largo plazo. Por eso el Ministerio de Agricultura ha venido trabajando con los bananeros en el diseño de un acuerdo de competitividad que busca aumentar la productividad de la fruta colombiana. Pero ese no es un objetivo fácil de alcanzar. Según Uribe, "la baja productividad tiene que ver principalmente con la inadecuada administración de las fincas generada por las dificultades de orden público".Y es justamente allí donde está el talón de Aquiles del futuro del sector. Para nadie es un secreto que cualquier solución definitiva al problema de orden público en Colombia tomará un buen tiempo. Mientras tanto algo habrá que inventarse para mantener bajo control los problemas de violencia y guerrilla en las regiones bananeras. Porque, como dijo a SEMANA el presidente de Uniban, Alberto León Mejía, "en la medida en que haya tranquilidad en las zonas productoras se va a poder trabajar con más éxito y estoy seguro que va a haber una especie de progresión geométrica entre la mayor seguridad y la mejora del negocio".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.