Viernes, 29 de agosto de 2014

| 2009/06/21 00:00

La confianza crece en familia

por Annie de Acevedo*

Hay una sola cosa que tiene en común todo grupo humano: la confianza. Y ésta se construye y se fortalece, o se destruye, en la relación que los padres construyen con sus hijos.

La confianza es algo que se construye desde el momento en que se nace. El hecho de que el bebé sea cuidado y atendido de una manera amorosa y consistente hace que se desarrolle una confianza única en el amor que se va desarrollando primero con la madre y después se extiende al padre. Otras personas de la familia, poco a poco, se vuelven merecedoras del afecto de ese niño, más que nada porque se crea un ambiente de confianza y seguridad.

El niño entiende claramente que puede contar con sus padres, pues ellos a través del tiempo permanecen ahí siempre dispuestos a ayudar en los momentos importantes de la vida. Para mantener la confianza, además de la "permanencia del objeto" como decía Freud, también hay variables como la honestidad, el respeto, la coherencia y el amor. Un niño que se siente apreciado y querido va a ser un niño que desarrolle no sólo confianza en sus cuidadores sino que además va a tener confianza en sí mismo y en sus habilidades. Sus padres a través del tiempo le van mostrando que creen en él y que estarán ahí para validar sus percepciones y sentimientos siempre que sea necesario.

Desafortunadamente en este mundo rápido y confuso, los mensajes de confianza no llegan claramente. Los padres no pueden cumplir lo prometido, tienen conductas erráticas, las cuales vuelven al niño desconfiado y temeroso. Las rutinas, parte necesaria de la disciplina, no se cumplen. Lo mismo pasa con los límites, y el niño se confunde y no sabe bien qué pensar: "¿será que mi papá sí va a llegar a comer hoy?" "¿Será que mi mamá sí se acordó del suéter que necesito para mañana?". Todos estos interrogantes disminuyen la confianza, elemento esencial del amor y la tranquilidad que deben existir en una relación estable y sana.

Otros peligros, como son las separaciones conyugales, ponen en jaque la confianza en el amor. Si mi papá deja de querer a mi mamá, ¿será que también lo hará conmigo? La pérdida de la unión de los padres como un frente unido pone al niño en una situación difícil donde sienten dividida su lealtad y lesionada su confianza. En una separación, las mentiras y los reproches continuos hacen que se dude sobre la veracidad de lo que se escucha y vive. Esto le mueve al niño el piso de una manera que a veces es difícil de reparar.

A medida que crecemos necesitamos mensajes claros y consistentes de afecto. Esto tiene que venir acompañado de hechos que respalden este afecto. Un ambiente de confianza y seguridad es aquel donde los hijos no son juzgados constantemente sino por el contrario son escuchados y se practica una disciplina protectora y no persecutoria. El niño sabe entonces que habrá consecuencias negativas cuando hace algo malo o deje de cumplir, pero que habrá algo positivo cuando se esmere y tenga éxitos o logros. Para incentivar la autoconfianza los padres deben estar listos para elogiar, no sólo estar ahí para castigar.

Es necesario poder confiar en nuestros padres y que ellos se ganen la credibilidad de los hijos. Pues esta confianza también la extendemos al mundo que nos rodea. Un niño que ha crecido sin confianza en sus padres no sólo no tendrá confianza en sí mismo, sino tampoco la tendrá en los demás. Es necesario que nuestros hijos crean en sí mismos y en sus familias.

Hay una sola cosa que tiene en común todo grupo humano: la confianza, que tiene el poder de hacer y construir una relación, o destruirla. Pocos la valoran y saben de su importancia. Se gesta desde la infancia y afecta todos los aspectos de la vida. Por eso se dice que hoy día lo que se vive es una crisis de confianza en las instituciones en general, ya que no hemos podido recibir mensajes claros de éstas. No hay coherencia, lo cual ha llevado a que se pierda la credibilidad que se tenía en ellas. Todo empieza desde la familia y afecta todas nuestras relaciones interpersonales.
 
*Sicóloga

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×