Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/9/1994 12:00:00 AM

LA CONSTRUCCION Y SUS COMPLEMENTOS



¿CONTINUA LA ESCASEZ?

CON 1994 SE COMPLETARIAN TRES AÑOS desde que comenzó el boom de la construcción y desde que los materiales básicos para iniciar obras de toda clase han sido difíciles de obtener.
El asunto, que no es nuevo, alcanzó su punto más crítico el año pasado cuando la demanda de materiales fue tan alta que tanto constructores como inversionistas se vieron obligados a esperar y a ver cómo los costos crecían con la demora. Hoy en día se reconoce que el país no estaba lo suficientemente preparado como para atender estos niveles: "Hasta antes de 1991 el movimiento de la construcción había alcanzado su ciclo más alto en 1977, cuando se llegaron a construir 8.200.000 metros cuadrados.
Posteriormente, en 1988, una fuerte recesión invadió el mundo de la construcción del país, la misma que se mantuvo hasta mediados de 1991 cuando nuevamente la fuerza de este mercado, para entonces algo incipiente, se despertó tomando por sorpresa a buena parte del sector. Las cifras son elocuentes: En 1992 se construyeron proyectos de toda índole en aproximadamente 11.200.000 metros cuadrados de terreno, constituyéndose ese año como uno de los más rentables para el gremio de la construcción y de todos los relacionados con él", expresó a SEMANA, Alberto Vásquez Restrepo, presidente de Camacol nacional. Después de tanta actividad se llegó a pensar que el asunto no pasarìa de ser un año de buena racha, pero no fue así. Para 1993 el movimiento no paró. Los edificios siguieron creciendo y los proyectos en este campo también. Las distintas zonas de Bogotá continuaron sú rápida valorización y aunque no hubo aumento en cuanto a la adjudicación de licencias, el año posado estuvo a la par con el año inmediatamente anterior.
Según Alberto Vásquez, la proyección para este año será superior a los promedios a pesar de que se espera un decrecimiento leve, que a la vez es necesario ya que algunos sectores ya empezaron a facturar sus respectivos proyectos.

PEDIDOS ANTICIPADOS
Tal parece que el panorama de la construcción da para rato, por lo mismo la obtención a tiempo de los materiales necesarios siguen siendo un viacrucis. Sin embargo, el sector parece estar acoplándose al problema. Actualmente la idea es pedir todo lo necesario con anticipación hasta de seis meses, como quien dice que antes de pensar en los planos y en la creatividad que se derroche en las propuestas se debe pensar en el tipo de materiales y soliciturlos antes que cualquier otra cosa. Los más escasos son el ladrillo hueco, la teja, la cerámica, la arena, el cascajo y otros materiales que se usan para las mezclas, los mismos que en 1993 representaron el mayor faltante en la historia de la industria de la construcción. Fue tan preocupante el asunto que se conoció de proyectos a los que les tocó elaborar ellos mismos sus ladrillos, como en el caso de Compartir, un programa ubicado en Suba y que ofreció el año pasado 4.100 soluciones de vivienda. En 1993 llegaron a necesitar 160.000 ladrillos mensuales y sólo podían suplir por pedido un máximo del 50 por ciento del total.
Con toda esta situación una de las soluciones más apremiantes fue la de ampliar la capacidad de producción de las fábricas de materiales, lo que ya se ha hecho. Sin embargo los pedidos aún tienen que hacerse con varios meses de anticipación.
Otro gran ausente fue el hierro, que afortunadamente fue suplido rápidamente con importaciones. El consumo total de hierro es de 1.500.000 toneladas de las cuales, aproximadamente, se produce en el país 600.000 y se importan 900.000 toneladas, principalmente de Venezuela. La suspensión de Paz del Río no tiene implicaciones importantes ya que sólo abastece un 10 u 11 por ciento de la demanda nacional .
No obstante y a pesar de las vicisitudes y de que el crecimiento del sector empresarial encargado de fabricar el ladrillo y de distribuir lo necesario para el pleno desarrollo del sector fue de sólo un 25 por ciento, la situación es considerada normal.

¿QUIEN LEVANTA EL MURO?
Pero si por un lado las dificultades para levantar edificios comienzan con el pedido de los materiales, por otro, una vez conseguidos estos, lo que no se encuentra por ningún lado son maestros y obreros. Aquí el sector de la construcción ha tenido que enfrentarse a otro dilema: la marcada escasez de mano de obra calificada. Los maestros, los oficiales de primera y de segunda, los ingenieros y arquitectos directores de obra, son piezas vertebrales del proceso y actualmente son afanosamente buscados mediante avisos en periódicos y cuando se hallan son "rapados". Todo parece indicar que la falta de instrucción especializada al igual que las instituciones que la transmitan están quedándose rezagadas en relación con las necesidades del país.

FACTORES FAVORABLES
Con la apertura económica se obtuvo un nuevo escenario y una nueva estructura empresarial para la construcción, que se encuentra en capacidad de prever -en lo posible- nuevas recesiones. La estabilidad de las medidas macroeconómicas, la baja de intereses y la devaluación del peso son algunos de los aspectos que pueden considerarse como básicos para que el boom de la construcción se haya mantenido tanto y para que continúe con tanta firmeza, lo que convierte a esta industria en un nicho muy atractivo. Todo esto sin contar con la facilidad de obtener financiación. Por ejemplo, de enero a diciembre del año pasado se prestaron entre 20.000 y 180.000 mil millones de pesos, que fueron repartidos entre constructores, individuales e industriales (ver cuadro).
Hoy en día ya no se construye únicamente con el ánimo de suplir necesidades de vivienda, también se hace con el ánimo de llegar a un amplio grupo de inversionistas que han visto en este campo un jugoso productor de rentabilidad asegurada. Además, las nuevas tecnologías y métodos permiten construir con menores costos y en un tiempo inferior.
Y si a lo anterior se le agrega el espacio de la vivienda de interés social, cuya demanda es ilimitada y donde ya se han encontrado fórmulas que permiten entregar viviendas a familias que devengan entre uno y dos salarios mínimos, se puede decir que este mercado da para mucho tiempo más. En este campo y según el presidente de Camacol, lo único que se necesita es que el gobierno adelante las correcciones en las tramitaciones, especialmente en el Inurbe, para que se pueda hacer entrega de los respectivos subsidios que es donde hasta el momento se han presentado los mayores problemas.
Sin embargo, todo parece indicar que el dinamismo de este sector permite estar seguro de que a grandes problemas siempre se presentarán qrandes y mejores soluciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?