Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/2/2006 12:00:00 AM

La educación sí tiene crédito

La financiación de los estudios se ha convertido en la mejor alternativa para que la deserción sea una cosa del pasado.

Cuando los estudiantes de grado 11 terminan sus estudios y reciben su diploma de bachiller es un momento de orgullo para ellos y sus familias. No obstante, el bachillerato es apenas el primer paso. Lo que sigue es la universidad, pero no para todos. En Colombia la tasa de cobertura de la educación universitaria es del 24,6 por ciento, según cifras del Ministerio de Educación Nacional, y de ese porcentaje, menos de la mitad (48 por ciento) finaliza sus estudios.

Una de las causas de la altísima deserción es el aspecto económico. No cualquier padre de familia tiene el poder adquisitivo para pagar -durante cinco años-10.840.000 pesos, que es el valor de la matrícula de medicina en la Universidad de los Andes, o 4.460.000 pesos para cursar comunicación social en la Universidad Javeriana. Eso sin contar los gastos de transporte, alimentación, libros, útiles y demás gastos. Y si en la familia hay dos o más hijos de edades similares, no hay presupuesto que aguante.

Aparece entonces el crédito educativo como un mecanismo que favorece el acceso y garantiza la permanencia de los estudiantes en las aulas universitarias. Un estudio conjunto del Icetex y la Universidad Nacional reveló que los créditos reducen hasta cinco veces la deserción en la educación superior. Otra investigación del Icetex determinó que de cada 100 estudiantes de educación superior que tienen crédito, desertan el 11,1 por ciento; mientras que los que no tienen crédito tienen una tasa de deserción de 35,7 por ciento; es decir que sin crédito la probabilidad de desertar es tres veces mayor.

El Icetex ofrece varios tipos de crédito para pregrados. Uno de ellos es el crédito a mediano plazo, dirigido a los estudiantes que tengan buen promedio académico. Esta modalidad de crédito financia hasta 3.052.000 pesos semestrales. En el crédito a largo plazo, la familia del estudiante participa con el pago de 60 ciento del crédito concedido durante la época de estudios del beneficiario distribuido en seis o 12 cuotas, y el 40 por ciento restante es cancelado por el profesional dentro de un período de cinco años a partir de la fecha de finalización de sus estudios.

El interés que cobra el Icetex es del 1 por ciento nominal mensual (12 por ciento anual), menor al que cobran las entidades bancarias. Otro programa es el Icetex Acces, que financia la educación superior a 16 años (cinco de estudio, uno de gracia, 10 de pago). Este programa beneficia principalmente a los estudiantes de estratos 1, 2 y 3.

Otra alternativa para financiar la educación superior es la educación prepagada, una modalidad no tan conocida en Colombia. Se trata de un esquema de inversión anticipada que asegura los estudios universitarios de un hijo o de un nieto. Uno de los programas de educación prepagada es el Plan Universidad Garantizada, un seguro educativo que garantiza el pago del ciento por ciento del valor de la matrícula "para cualquier carrera, en cualquier universidad de Colombia por cinco años o 10 semestres", explica Laura Borda, gerente comercial de Global Education, una de las compañías que lideran este esquema en el país.

El precio del plan depende de la edad del estudiante y de la cantidad de años que le hagan falta para entrar a la universidad. A mayor edad, las cuotas son más altas. Con base en la edad y el curso se establece la fecha esperada de ingreso a la universidad. El pago a la universidad se hace a partir de ese momento y el beneficiario tiene 10 años de plazo para reclamar los beneficios de la póliza. El estudiante puede suspender su carrera y reanudarla después sin ningún problema. Si el beneficiario inicia una carrera militar o religiosa o no quiere estudiar en la universidad, puede ceder su plan a un hermano, medio hermano o hermanastro, siempre y cuando el nuevo beneficiario sea menor de 14 años. Si el plan no se cede, se puede cancelar. "Y se reconocerá el 65 por ciento del capital", dice la gerente de Global Education. y?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.