Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/17/1986 12:00:00 AM

LA FUERZA DEL TRABAJO

Después de tres siglos de la enunciación de la ley de la gravedad, un colombiano y cuatro físicos más están a punto de descubrir la "quinta fuerza".

Si la ley de la gravedad existe gracias a que hace 300 años a Isaac Newton le cayó una manzana sobre la cabeza y lo puso a pensar en la extraña fuerza que atraía a los cuerpos hacia el centro de la Tierra, tal vez dentro de tres siglos se pueda decir que la "fuerza de hipercarga" existe gracias a que cuando un grupo de cinco investigadores físicos -entre los que se encuentra un colombiano-, realizaban un experimento en el Laboratorio de Fermilab, observaron cómo ciertas partículas de materia se comportaban de manera hasta ese momento inexplicable.
Aunque no resulta tan pintoresco como la manzana de Newton, el descubrimiento de la fuerza de hipercarga (como la llaman sus autores tentativamente), si puede llegar a ser tan revolucionaria, que cambiaría muchas cosas para los físicos y se convertiría en algo que la comunidad científica internacional aceptaría como "la quinta fuerza".
Las fuerzas son para los físicos, las que rigen el comportamiento de la materia y la primera de ellas es la de la gravitación universal descubierta por Newton en 1686 y complementada por Einstein en 1915. Esta consiste en que todos los objetos materiales se atraen. La segunda es el electromagnetismo, enunciada por Maxwell en 1861, y consiste en que los objetos presentan cargas eléctricas positivas o negativas que tienden a repelerse o a atraerse. Estas dos fuerzas tienen un alcance infinito y hacen parte de los fenómenos cotidianos, por lo que son fácilmente perceptibles.
La tercera y la cuarta son fuerzas microscopicas y se podrían considerar como nucleares ya que funcionan a niveles subatómicos. La tercera es la que permite que ciertas partículas se transformen en otras, y fue enunciada en 1934 por Fermin. Esta es la responsable en alguna medida de la energía solar, por ejemplo. La cuarta es llamada "la fuerte". Fue enunciada en 1935 por el físico japonés Yucawa y es la que hace que se mantenga la estabilidad, evitando que las partículas -que se repelen por la fuerza electromagnética (la segunda)- se dispersen del núcleo.
Lo que pudiera ser la quinta fuerza, surgió de las investigaciones de un grupo de la Universidad de Purdue en Indiana y del Laboratorio Nacional de Brookhaven, bajo la dirección del físico norteamericano Ephraim Fishbach. A ese grupo pertenecen el colombiano Daniel Sudarsky, un uruguayo y dos norteamericanos más.
Esta fuerza consiste en que dos partículas de la misma hipercarga (propiedad análoga a la carga, con la cual se clasifican las partículas) se repelen. Aunque todavía está sujeta a muchas verificaciones, no tendría como las dos primeras un alcance infinito, ni como las dos segundas un alcance microscópico, sino que su alcance podría ser intermedio. Sudarsky afirma que su alcance se calcula entre 10 y 200 metros.
A pesar de que la quinta fuerza, como ya se le ha empezado a llamar, se enunció a principios de año, las primeras pistas surgieron, según Sudarsky, hacia 1980. Un experimento de kaones estudiado por el grupo de Purdue, dejó ver las primeras sospechas. Más adelante, tuvieron noticias de que casi simultáneamente, el físico S. Stacey, realizaba experimentos en Australia, en los que aparecía otra evidencia de que existía algún nuevo tipo de fuerza.
A partir de ese momento los cuatro alumnos y el profesor Fishbach se dedicaron de tiempo completo a tratar de explicar la existencia de la nueva fuerza. Se pensó en que se pudiera buscar otras pruebas. Eso los llevó a analizar de nuevo los experimentos hechos a principios de siglo por el barón húngaro, Von Eotvos. El físico húngaro estudiaba la posibilidad de que la masa inercial fuera igual a la masa gravitacional, lo que de acuerdo con la teoría de la relatividad general, debería ser así. En esa época, usando la gravedad de la Tierra, se obtuvieron resultados según los cuales, si había alguna diferencia era muy pequeña (una parte entre mil millones). Allí se observaron algunas desviaciones pero se le atribuyeron a "fluctuaciones estadísticas". De acuerdo con los compañeros y el profesor de Sudarsky, estas no eran fluctuaciones, sino algo correlacionado con el contenido de hipercarga de la materia.
Hechos estos estudios y sobre la base de una considerable cantidad de evidencias, se procedió a publicar la hipótesis en la revista americana Physical Review Letters, que es la forma como se lanza una propuesta de este tipo para que la comunidad científica mundial la confirme. Y se hace de esta manera porque a pesar de que sus formuladores afirman estar llenos de argumentos, también afirman que nadie está convencido en un 100%, y que por lo tanto se necesita mucha confirmación experimental.
De todas formas, Daniel Sudarsky, un colombiano de 28 años, de padres argentinos y casado con una dominicana, se puede dar el lujo de ser uno de los cinco hombres que están a punto de cambiar muchas de las concepciones de los físicos del mundo, y a punto de culminar, con una buena tesis, su brillante carrera iniciada en la Universidad Nacional, continuada en la Universidad Hebrea de Jerusalén y prolongada actualmente en Purdue, en donde busca el doctorado.
Con optimismo afirma que en los últimos meses se han perfeccionado muchos de los argumentos y que eso hace posible que los pesimistas puedan cambiar de opinión. Mientras tanto, a los colombianos les queda la esperanza de una nueva revelación mundial y lo único que pueden hacer es física fuerza, para que los experimentos sobre la quinta fuerza le den la razón al equipo de Sudarsky.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.