Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1997/11/03 00:00

LA GENERACION X

El liderazgo de Colombia en el siglo XXI quedará en manos de quienes hoy tienen entre 18 y 33 años. Las implicaciones de este relevo generacional serán enormes. ¿Quiénes son, qué opinan y qué mueve a estos líderes del futuro?

LA GENERACION X

Cuando a comienzos de esta decada los investigadores sociales norteamericanos se dieron a la tarea de buscar las características comunes de la generación de jóvenes (los nacidos después del año 1964 y antes de 1979) encontraron un problema que históricamente no habían tenido: estos jóvenes carecían de la identidad generacional que sí tienen sus padres y sus abuelos. Son tan distintos entre ellos que es prácticamente imposible encontrar un patrón para definirlos. Sus percepciones sobre la vida, el amor y el trabajo surgen más de la comprensión individual que de las definiciones sociales. Tal vez lo único que tienen en común es que se sienten parte de una cultura terminal y que piensan que el fin del mundo está cerca. Semejantes características hacían incluso difícil denominarlos de una manera clara y por eso eligieron la letra X, la misma que sirve para definir las incógnitas en los ejercicios matemáticos.
Durante años han sido tildados de haraganes, cínicos y carentes de ideales. No cuentan entre sus experiencias históricas con grandes movilizaciones de carácter mundial como la revolución de mayo del 68 en París o con movimientos de corte humanístico y pacifista como el hippismo. El lugar que ocupaban las ideologías en las generaciones anteriores ha sido reemplazado entre los miembros de la Generación X por la tecnología y el deseo de superación individual pero no colectivo. Sin embargo esas mismas características que los inhiben para participar en las manifestaciones colectivas son las que los han puesto a la caza de oportunidades individuales en una proporción considerablemente mayor que la de sus padres y abuelos. Constituyen el segmento más grande del mercado y para la industria norteamericana se ha vuelto un problema de primer orden tratar de comprenderlos.
Por eso la aparición en 1996 del libro Rocking the Ages, escrito por J. Walter Smith y Ann Clurman, basado en los estudios sobre la Generación X de la empresa Yankelovich Partners International, fue recibido con enorme avidez por los especialistas en mercadeo. Se trataba de la primera aproximación sistemática a la Generación X. Buscaba establecer de manera clara las diferencias con los miembros de las dos generaciones anteriores: los baby bommers, nacidos entre 1946 y 1964, y los llamados maduros nacidos antes de 1946. Los resultados confirmaron el individualismo como principal característica de esta generación. Encontraron que los X eran ambiciosos, astutos y comprendían sus universos inmediatos mucho más rápido que sus padres. Las estadísticas revelaron también que la soledad ha marcado la vida de esta generación que en Estados Unidos era vista como la de la paz porque no habían visto durante su vida conflictos como los de Vietnam y Corea. Al mismo tiempo identificaron que esta puede ser, por razón de sus alcances y preparación, la generación más innovadora en el campo tecnológico de toda la historia. Dijeron de ellos que eran X-citing (emocionantes), X-igent (exigentes) y X-pansive (expansivos).
Colombia no ha sido ajena a esta preocupación por definir a los miembros de la Generación X. Son ellos el 44 por ciento de la población económicamente activa, constituyen potencialmente la mayor franja de electores y cada día un mayor número de sus integrantes llega a los cargos de dirección en la empresa privada y en el Estado. Sin embargo no pueden analizarse con los parámetros utilizados en el exterior, porque tal como lo dice Enrique Santos Calderón en su columna sobre la Generación X del domingo 28 de septiembre "Muchas de estas clasificaciones se originan en Estados Unidos y en Europa, con una realidad cultural y social muy distinta a la nuestra". Por eso SEMANA contrató con Yankelovich Acevedo y Asociados, filial en Colombia de la misma firma que hizo el trabajo en Estados Unidos, un estudio que permitiera conocer las características propias de los jóvenes colombianos que hoy tienen la misma edad de los X en el resto del mundo, para determinar qué tan diferentes son de ellos, qué los hace distintos de las generaciones anteriores, cuáles son sus gustos y preferencias y cómo perciben el país y el mundo.
¿Existe en Colombia una generación X?
La primera gran conclusión del estudio es que en realidad existen sustanciales diferencias de los jóvenes colombianos, con sus padres y abuelos. Tal como sus compañeros generacionales de Estados Unidos, tienen mayores destrezas para comprender un mundo mediatizado, compuesto más por mensajes que por objetos físicos, y se identifican en la búsqueda de la tecnología más avanzada para resolver cada problema. Son, como ellos, producto de sociedades globalizadas y sus preocupaciones pasan de los grandes conflictos universales a los estrictamente personales sin hacer escala en los de tamaño medio. No obstante existe también una diferencia sustancial: mientras el 94,8 por ciento de los X colombianos estarían dispuestos a cambiar el mundo, sólo el 17 por ciento de los estadounidenses lo intentaría. Los sucesos de los últimos años, tales como la Séptima Papeleta, el movimiento juvenil que logró cambiar la centenaria Constitución de Núñez, pueden corroborar que, a pesar del ocaso universal de las ideologías, en Colombia los jóvenes están dispuestos a jugársela por el futuro de su país.
A diferencia de sus padres, que buscaban la estabilidad, los X colombianos están siempre dispuestos a dar saltos al vacío para ir detrás de mejores oportunidades. No en vano el 47 por ciento de ellos está dispuesto a iniciar un negocio propio, contra apenas el 21 de las generaciones anteriores. Aunque siguen considerando el éxito como la meta de sus vidas, éste ya no es concebido en los términos tradicionales de llegar a la cima de la organización social. Los jóvenes piensan que el éxito es fundamentalmente estar satisfecho con el tipo de vida que se lleva. Le dan más importancia al aprendizaje de idiomas extranjeros que cualquier otra generación y solo el 25 por ciento de ellos piensa que es determinante para la felicidad tener un buen matrimonio.
A pesar de que padecen las consecuencias del desempleo en el país, los X encuestados por Yankelovich para SEMANA piensan que, a partir de su propio esfuerzo, y no de la ayuda del Estado, conseguirán oportunidades mejores y casi el 80 por ciento de ellos está seguro de que logrará un nivel de vida más cómodo que el de sus padres. Son menos propensos a creer en los políticos que las generaciones anteriores y los líderes que más admiran no tienen que ver con los dirigentes tradicionales del país: son en su orden Juan Pablo II, Jesucristo, Gandhi, Fidel Castro y sor Teresa de Calcuta. Esos resultados hacen pensar que en materia de política nacional el escepticismo es la nota predominante entre los jóvenes colombianos.
Para la inmensa mayoría de los jóvenes, casi el 94 por ciento, no es importante la militancia en un partido y no comparten la división liberal-conservadora que marcó a sus padres y abuelos, tal vez porque la violencia política que les ha tocado vivir no nace de la división de los partidos tradicionales sino del accionar de la guerrilla y el narcotráfico. De hecho, cuando se les preguntó cuál era el hecho histórico que había marcado su vida la mayoría de los X hablaron de la toma del Palacio de Justicia por el M-19, contra la llegada del hombre a la Luna que influyó a quienes hoy tienen edades entre 33 y 50, y el 9 de abril de 1948, que fue decisivo para los mayores de 50 años.
Pero las diferencias no terminan ahí. El estudio también indagó sobre el hecho o persona que consideran como el peor enemigo de la humanidad. Mientras para los mayores de 33 y 50 años existe un consenso sobre el señalamiento de la droga como la plaga de nuestros tiempos, para los jóvenes X el peor enemigo de la humanidad es el propio hombre.
Todo lo anterior hizo que SEMANA se viera en problemas para reunir en la portada un grupo representativo de una generación heterogénea, con gustos y expectativas sobre la vida completamente diversos. Después de un debate se llegó a un consenso en torno del nombre de Shakira, la joven cantante pop presente de manera muy clara en las preferencias de la Generación X, según nuestra encuesta. Con ella estuvieron Juan Mesa, el joven secretario privado del presidente Errnesto Samper, cuya discreción e inteligencia lo han convertido en uno de los miembros más influyentes del actual gobierno. Martín Carrizosa, quien fue jefe de gabinete de la OEA y ahora es socio de una de las más prestigiosas oficinas de abogados del país. Alejandro Santos, quien a sus 26 años está llamado a convertirse en uno de los periodistas más influyentes del próximo siglo. Martín de Francisco, el 'niño terrible' de la radio y la televisión, quien, junto con Santiago Moure y sus compañeros de La Tele, logró revolucionar a través de la irreverencia y el escándalo un medio en el cual se pensaba que todo estaba inventado. Andrea Echeverry, la popular cantante de los Aterciopelados, que a través de un estilo único ha logrado convertir al rock colombiano en un fenómeno continental. Juan Carlos Flórez, un académico y concejal metido a candidato a la Alcaldía de Bogotá y por cuyo futuro hay muchos más personas dispuestas a apostar que las que habría por su presente. María Cristina Uribe, periodista que asumió con éxito el riesgo de mezclar su trabajo como presentadora del Noticiero de las 7 con el de columnista de la revista Cromos, y Juan Pablo Montoya, la más clara promesa del automovilismo colombiano, considerado por un sector de la prensa inglesa como el posible sucesor de Ayrton Senna.
La mayor parte de ellos no se siente muy X (dicen los estudios que una de las características de esta generación es negar cualquier categoría masificante) pero accedieron a ser la cara de esta revista destinada a entregar mayores elementos para la comprensión de los jóvenes colombianos que, como ellos, están en ese intervalo de edades que los ha convertido en especímenes del mayor interés para sociólogos, políticos y expertos en mercadeo.

Examen al amor
Una buena parte de los miembros de la Generación X en Colombia y en el mundo proviene de hogares con padres separados. Con mucha más frecuencia que en las generaciones anteriores los X han tenido al frente de su casa a uno solo de los padres, generalmente la madre. Ese fenómeno ha producido en ellos dos consecuencias: por un lado han crecido más solos porque el único padre debe mezclar sus responsabilidades familiares con el trabajo y, por otro, no tienen tan arraigada la convicción de que el matrimonio es para siempre. La separación o el divorcio son vistos por los miembros de la Generación X como una decisión normal en una relación mal avenida y no tiene los visos de catástrofe que tenía para sus padres. Por eso la posibilidad del divorcio está latente en ellos, incluso en los momentos más estables de la relación de pareja. Para la mayoría de los X el divorcio no es visto como un fracaso, mientras que para el 44 por ciento de las personas maduras sí lo es.
La soledad doméstica que caracterizó los primeros años de muchos de ellos les disminuyó las dosis de cariño que recibieron sus padres a la misma edad, pero también los capacitó para disfrutar de su individualidad. Los X tienden más a apreciar su independencia y demoran mucho más tiempo que sus padres en tomar la decisión de casarse. Mientras que para los adultos la edad promedio del matrimonio era 20 años para las mujeres y 22 para los hombres, en los miembros de la Generación X esos promedios se han ampliado a 25 años para las mujeres y 28 para los hombres.
Una característica más de los miembros de esta generación es que tienden a establecer relaciones pasajeras, que incluyen sexo, sin ningún tipo de compromiso posterior. Expresiones como 'amigobio' o 'pareja abierta', que eran impensables para los mayores, son cada día más corrientes entre los jóvenes. A esto ha contribuido el derrumbe de los tabúes que limitaban a las generaciones anteriores, el fácil acceso a los métodos anticonceptivos y hasta cierto punto la tolerancia social a las relaciones sexuales entre adolescentes. La iniciación sexual que los hombres buscaban de la mano de sus padres y orientados por algunas 'profesionales del amor' son cosa del pasado. La encuesta de Yankelovich muestra que la mayoría de los miembros colombianos de la Generación X ha tenido su primera relación en su propia casa o en la de su novio (a), mientras que los mayores la tuvieron en un hotel.
El proceso de aproximación y seducción de la pareja también se ha modificado sustancialmente. El 72 por ciento de los X jamás ha dado una serenata, mientras que para el 58 por ciento de los maduros y adultos fue una de las estrategias románticas preferidas. Salir a comer con la pareja sigue siendo uno de los programas favoritos de las tres generaciones pero en el caso de los X en el 40 por ciento de las oportunidades pagan la cuenta entre los dos, contra apenas un 26 por ciento de los adultos y maduros.
Exitosos, excentricos y extremos
Mientras que la palabra ambición tiene más connotaciones negativas que de cualidad entre las personas maduras, para los miembros de la Generación X es casi un mandamiento. Sin embargo la medida del éxito para unos y otros es completamente distinta; casi el 11 por ciento de los adultos piensa que tener cosas es importante para lograr el éxito, mientras que para los jóvenes lo importante es alcanzar la realización personal. Tal vez por eso son menos apegados a sus empleos y con frecuencia los asumen como instancias de paso hacia actividades que les prodiguen mayor alegría. Para divertirse no requieren siquiera de compañía, el surgimiento de la música trance, sin ningún tipo de letra, y la progresiva extinción de los bailes de pareja retratan hasta qué punto la diversión ha pasado a ser una actividad de placer individual y no un medio de socialización.
El hedonismo de la Generación X está retratado en uno de los datos de la encuesta de Yankelovich: el 13 por ciento de los jóvenes piensa que un símbolo del éxito es poder salir a divertirse, contra apenas un 1 por ciento de los maduros. Muchos de ellos consideran que el trabajo es apenas la herramienta para pagar las cuentas y centran sus actividades vitales en el placer y la diversión. Para los X la vida y la carrera profesional no son sinónimos como lo han sido para sus padres. Pensar en el futuro es, según ellos, la mayor fuente de estrés.
Esta actitud, que a primera vista puede ser confundida con la despreocupación, contrasta notablemente con el carácter competitivo de la Generación X. Para ellos competir es lograr la excelencia por encima de los límites que se consideraban aceptables para las generaciones anteriores. En otras palabras, buena parte de ellos prefieren el éxito, el logro de sus objetivos, al cumplimiento estricto de los principios. Este relajamiento ético, que supone un verdadero problema social, tiene también su lado positivo: gracias a él los miembros de la Generación X son más tolerantes frente a las diferencias y a los errores ajenos.
El carácter competitivo de la Generación X ha puesto en auge deportes peligrosos, llamados extremos, que no eran considerados por otras generaciones, es el caso del bungee jumping, y ha creado drogas artificiales sintéticas, como el éxtasis, que ofrecen un viaje extrarrápido a un mundo más placentero, en contraste con drogas como la marihuana, más usadas en los años 70. No en vano han sido llamados la generación del no fear, sin miedo. Sin embargo al lado de estas expresiones coexisten manifestaciones místicas y de espiritualidad, no necesariamente relacionadas con las religiones tradicionales, que llaman poderosamente la atención. El auge de la Nueva Era y el carácter cuasirreligioso de las terapias curativas contemporáneas se nutre principalmente del entusiasmo de miembros de la Generación X, que ven en ellas un regreso a la paz y la armonía interior que les permite poner distancia del vertiginoso ritmo de vida actual.

ESCEPTICISMO DEBIA SER CON X
"Tengo que tomar todo lo que pueda conseguiren el mundo. Nadie me va a dar nada". Ese es, segun los investigadores americanos, el lema de esta generacion que se hace a sí misma. Por eso desconfían profundamente de cualquier forma de liderazgo. No piensan que alguien distinto a ellos mismos pueda hacer algo para ayudarlos. Muy pocas causas políticas encuentran respaldo entre los X.
Los jóvenes colombianos encuestados piensan que el ultimo gran dirigente fue Luis Carlos Galan. Creen que no pueden confiar en ningun gobierno, pero tampoco encuentran elementos que los unan para protestar. Vale decir que la protesta masiva esta evolucionando hacia una nueva forma de activismo personalizado, que generalmente se centra en las causas estrictamente locales y personales, o en las universales, pero casi nunca en las del orden nacional. Si existiera un candidato que pudiera movilizar a la Generacion X con toda seguridad sería Presidente, ellos representan el 44 por ciento del potencial electoral en Colombia.
Las causas de su escepticismo parecen ser por un lado la desesperanza que heredaron de sus padres sobre el pais y por otro el hecho de haber adquirido a traves de los medios una conciencia, si no critica, por lo menos bastante universal, sobre los problemas del planeta en el cual se sienten mas insertos que en Colombia. Cuando ellos nacieron la televisión ya existia y fueron bombardeados por la publicidad desde la primera infancia. Ven televisión en un porcentaje que duplica al de sus padres y casi cuadruplica al de sus abuelos. Algunos de ellos son compradores compulsivos pero muchos se rebelan contra la masificación de la moda.
El hecho de haber nacido en una sociedad mediatizada no los ha vuelto pasivos ante los medios. Por el contrario, se han tornado algo desconfiados acerca de las noticias masivas, los fina les felices y las lineas tradicionales del entretenimiento. Prefieren, en cambio, la información sin embellecer y los programas que dejan cuestiones por resolver: ese parece ser el exito de la serie X files en Estados Unidos. La televisión es buena para ellos cuando es participativa y se acerca a lo interactivo, todo lo contrario es aburrido y viejo.
Aunque todas las generaciones piensan que el computador ha sido el invento mas util de este siglo, solo los X estan en disposición de sacarle todo el provecho a este aparato que es, para ellos, al mismo tiempo herramienta de trabajo, objeto de diversión y electrodomestico. El 40 por ciento de los X encuestados por Yankelovich para SEMANA ha usado la Internet, contra apenas el 20 de las generaciones anteriores.
Asi es esta generación esceptica sobre el destino colectivo, pero llena de seguridad sobre el porvenir individual. Presos de una paradoja tecnológica viven en soledad en relación con su entorno inmediato pero a la vez conectados con el mundo entero a traves del computador. No esperan mucho del futuro pero estan seguros de que, en lo personal, sera mejor.

ECOLOGISTA
Nombre: Alejandro Mejia
Edad: 20 años
Estudiante de biologia
Cuando era niño Alejandro preferian que le regalaran una linterna o un paseo por el bosque. Para él siempre fue mejor un objeto que lo relacionado con la naturaleza que un viaje a Disney para conocer a Mickey.
Su gusto por las plantas y los animales dejo de ser un simple pasatiempo cuando ingreso a estudiar biologia en la Universidad Nacional. Desde entonces ha estado vinculado a los Talleres Verdes. Caminatas, visitas a los parques naturales, planeaciones de habitat y reconociemientos del ecosistemas son algunos des las actividades que reunen, a quienes como él, han convertido el cuidaddo del medio ambiente en una militancia.
Alejandro afirma que la biologia más que una carrera es una forma de vida y una vocación. Según él, para poder entender los procesos de la vida se debe tener un contacto intenso con la naturaleza en el que prime el respeto por esta.
Para ese ecologista X, la concepción de ecologia ha cambiado. Antes el contacto con la naturaleza era un hobbie para las personas. Hoy en día se ha convertido en una necesidad. Además gracias a la educación que ha recibido, los jovenes de la Generación x son conscientes de la necesidad de conservar el medio ambiente y han desarrollado una valoración por lo natural sin precedentes en la historia del país.

CIBERNAUTAS
Nombre: Jorge David Herrera
Edad: 28 años
ingeniero de sistemas

Nombre: Luis Bernanrdo Chicaiza
Edad: 27 años
ingeniero de sistemas

Jorge David Herrera y Luis Bernanro Chicaiza han creado alrededor de cables, modems, sofwares y Cdnroms. El talento de estos jovenes fue evidente desde el inicio de sus carreras en la Universidad de los Andes. A partir de entonces han dedicado su tiempo al análisis y a la investigación de los virus en los computadores.
Después de mesee detrás de sus pantallas lograron diseñar algunos antivirus especificos que tuvieron divulgación nacional, pero el sueño que compartian era encontrar una solución general y permanente a este dolor de cabeza sw los usuarios de computadores.
Gracias a una investigación que realizaron de manera conjunta con la Universidad de los Andes, consiguieron hacer realidad su formulamágica: Compucilina, un sofware que ataca cualquier forma nueva de virus.
Hoy estos dos jovenes de la Generación X tiene su propia empresa, Soluciones Informaticas de Colombia Solinfo, que se encarga de desarrollar y comercializar el sistema antivirus creado por ellos. El éxito de este producto ha hecho posible que Solinfo haya iniciado operaciones con oficinas en Mexico y que principios del próximo año proyecte abrir su sede en Silicon Valley.

DEPORTISTA DEL AÑO
Nombre: Enrique Santamaria Donnelly
Edad: 24 años
Estudiante de mercadeo y publicidad Campeón nacional de squash
Aunque el deporte en el que más se ha destacado es el squash, que practica desde los 10 años, Enrique es un verdadero campeón de las disciplinas X-tremas. El paracaidismo, el buseo, el canotaje y el montañismo ocupan buena parte del tiempo de este joven que encuentra en estos deportes una forma de aproximarse simultaneamente a la naturaleza y a la muerte. Según él, en este tipo de deportes se manejan niveles de adrenalina muy altos. Los practico porque apesar de que soy consciente de que implican un riesgo, encuentro en ellos la forma de romper barreras, metas e ir más alla de lo común. Al fin y al cabo el cuerpo es la representación y el alma de los que uno quiere hacer mentalmente, por ellello lo expongo con el ánimo de cumplir un reto.
Como muchos de sus compañeros de generación, Enrique concibe el riesgo como el mayor atractivo adicional de los deportes de fin de siglo, por eso ha encontrado en ellos la mejor manera de experimentar sensaciones que conocieron sus padres o abuelos. Los impredecibles movimientos del viento, los saltos de gran peligro, los tiburones, las barracudas ylas altas cimas son su meta permanente. Encontre la combinación perfecta entre riesgo y contacto con la naturaleza. En estos deportes no sólo hallo una forma de llevar a cabo un esfuerzo fisico sin las restricciones de los deportes tradicionales sino tambien un desafio afirma Santamaria.
Enrique practica además futbol, ciclismo y polo. Su rendimiento está por encima del promedio en todas las disciplinas, pero nada lo divierte tanto como los deportes extremos.

ESPIRITUAL
Nombre: Xiomara Xibile
Edad: 24 años
Presentadora

A los 3 años Xiony efectuo su primera práctica de meditación trascendental con su abuela. Mas adelante su padre, filosofo y uogui practicante, la llevo a sesiones de grupo y meditación. La bella presentadora cuenta que cuando salio del colegio se enfrento a una vida muy solitaria que la hizo buscar compañia en su propio interior. Fue así como incursiono en el mundo de la bioenergetica, de la Raja Yoga, en la filosofia oriental de Brahma Kumaris, y a aplicar la teoria de Om Shanti (Soy un ser de paz y amor).
Desde hace 10 años es vegetariana y hace unos meses abrió su restaurante Xilvestre, que ofrece una varieda carta para armonizar el cuerpo con el alma.
Los espiritualistas X estan marcados por la era de acurio. Así explica ella la actual tendencia hacia lo natural, lo saludable, es decir lo opuesto a un mundo que muchos consideran veloz y violento. Xiomy piensa que la gente de su edad busca retornar a lo personal y no masificado, un estadio del alma en el que cad uno debe encontrarse a sí mismo. Si hay algo que caracteriza a la Generación X es la busqueda del valor individual y la conviccion de que cada día la vida entrega los elementos para enriquecerla y crecer espiritualmente.
Todas las mañanas visualiza, medita y busca volverse parte del cosmos, Xiomy es el claro ejemplo de esa parte de la Generación X que ha encontrado en el mundo exoterico y en las prácticas orientales un misticismo nuevo y un especio para liberarse de las tensiones de la cotidianidad.

TECHNOBOY
Nombre: Jaime Quijano
Edad: 30 años
Disjockey de Gotica Club
Desde mediados de los 80 cuando Jaime Quijano frecuentaba las discotecas más cotizadas de la época, empezó a sentir gran empatía por los disjockey, esos personajes principales de la rumba de quienes depende buena parte de la diversión.
Varios años despues incursiono en este mundo de las discotecas, minitecas,mezcladores, audifonos, microfonos, y voces energicas. Su talento y sensibilidad lo han llevado a trabajar en discotecas y emisoras que promueven la musica techno y el trance.
El disjockey es especialmente importante en la rumba X porque su labor ya no se limita a escoger los discos adecuados. La musica nunca suena igual. Esos sonidos bajos que imitan el latido del corazón y que carecen de letra pero transporta a los jovenes a un mundo de sensaciones, surge de las consolas y del talento de quienes las operan. Por eso no son vistos como tecnicos sino como verdaderos artistas.
Actualmente Jaime es el disjockey de una de las discotecas más cotizadas de Bogota: Gotica Club. Noche tras noche hace volar a los jovenes X con sus creaciones electroartisticas. Gracias al toque exótico y enérgico que le imprime a sus mezclas ha logrado imponer un estilo diferente y nuevo al ritmo de esta generación: el trance.
Según Quijano el trance ha logrado establecer un estilo diferente de rumba. Hoy no es indispensable tener pareja para ir a rumbear. El disfrutar del trance depende de uno mismo, de como se sienta la musica y de dejarse llevar para encontrar el placer solitario del baile.

EXITOSA
Nombre: jaime Alberto Lopes
Edad: 32 años
Ingeniero mecánico, MBA Universidad de San Diego
Jaime es el gerente de Shellmar de Colombia un aempresa de empaques flexibles pertenecientes a su familia. Su gestión de los últimos siete años ha logrado duplicar el crecimiento anual de la compañia. Las ventas es unidades se han doblado y los ingresos pasaron de 12 a 25 millones de dólares. Además ha puesto cinco filiales de la empresa.
Jaime es uno de esos miembros de la Generación X que entienede que la preparación y la aplicación de las más avanzadas técnicas de administración se traduce en prosperidad y empleo. Por eso a su carrera de ingeniero mecánico le suma un máster en administración de empresas de la Universidad de San Diego, California. Como muchos de sus compañeros de generación ve los negocios más alla de los limites nacionales, por eso ahora trabaja en alianzas estrategicas con multinacionales para lograr acuerdos de transferencia tecnologica que le permitan dominar el mercado y competir tanto en Colombia como en el exterior.
Este empresario de la Generación X, que practica el motocross y vuela en cometa, tiene el reto personal de consolidar su propia imagen más alla de los logros de su padre, Augusto Lopez Valencia, presidente del grupo empresarial Bavaria y considerado como uno de los mejores administradores del país. Lo que ha alcanzado hasta ahora hace pensar a muchos que lo conseguira.

EMPRENDEDOR
Nombre: Luis Alfonso Gonzalez Saavedra
Edad: 31 años
Economista, Master en economia agrícola
Ningun miembro de la familia de Luis Alfonso apostaba mucho por su futuro cuando ópto por especializarse en un área tan poco corriente como la economia agrícola, pero cuando decidió abrir una empresa dedicada a importar semen de toro grinco algunos pensaron que definitivamente de habia salido de sus cabales. El tiempo se encargó de demostrar que su aventura tenía sentido y que la audacia juvenil se impondría sobre los consejos de la experiencia. Hoy su empresa. Inseminar distribuye en todo el país semen bovino inportado de Estados Unidos.
La inseminación artificial se ha impuesto en el mundo ya que aplica los mayores avances de la genetica al mejoramiento de las razas animales a unos costos basdtantes razonables y con un procedimiento sencillo. El semen no es perecedero, se conserva en termos con nitrogeno líquido y puede usarse indefinidamente después de extraer la muestra.
El éxito de Inseminar ha estado incluso por encima de los cálculos más optimistas de Luis Alfonso: Desde 1993 ha registrado un crecimiento anual del ciento por ciento.

LA CARA OCULTA DE LA GENERACION X
La generación X es desencantada y pragmática. Como ya no tiene el anhelo de cambiar el mundo, dedica todas sus energias a obtener un rápido bienestrar económico que le permita satisfacer sus necesidades. En otros lugares del planeta esto no presenta ningun problema porque el estudio y el trabajo se ven como los medios adecuados para conseguir este objetivo. En Colombia la situación es más complicada. Los altos indices de deserción escolar, el desempleo y los bajos salarios hacen que algunos jóvenes sientan que no tienen oportunidades para salir adelante. Este hecho la veneración que tienen los colombianos por el dinero y la incursión del nárcotrafico en la sociedad formaron un coctel explosivo.
El periodista Alonso Salazar describio este fenomeno de manera precisa en su obra No nacimos pansemillas. El narcotrafico se convirtio en una opción para amplios sectores de la población, que encontraron una alternativa de promoción social y economica. Posteriormente la mafia se convirtio en modelo de referencia para la juventud que encontro allí la forma de realizar sus deseos de estatus y bienestar que las opciones tradicionales de estudio y trabajo les negaban. Muchos jovenes de esta Generación X fueron atraidos por el oropel del dinero del narcotrafico y no lo pensaron dos veces para convertirsen en sicarios, mulas, cocineros, raspachines o amantes de los grandes capos. Muchos murieron en el camino, otors estan en la carcel, unos cuantos siguieron la vida delincuencial y algunos vivieron la efímera gloria de sus triunfos.
La investigadora Elsa Castañeda escribio que la rapidez es la opción que ofrece la sociedad moderna y que han elegido los jovenes. Rapidez, rapidez, rapidez, en todo. Lo que despierta, lo que excita las sensibilidades de los jovenes, lo que prefieren, lo que les gusta, esta en el presente. Un año más, un año menos, es mucho tiempo. La eternidad es ahora. Esto se hizo evidente en la cultura del narcotrafico. Según Salazar los jovenes traquetos hicieron suyo el siguiente pensamiento: la vida es el instante. Ni el sapado ni el futuro existe. Vive la vida hoy , aunque mañana te mueras. No es equivocado decir que parte de esta generación hizo suyo el lema: Vive rapido, muere joven y seras un cadaver hermoso. Por algo se le domino la genración de la fuga de la ilusión o del no futuro. Ahora No futuro se volvio c

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.