Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/29/2011 12:00:00 AM

La imprescindible

Parafraseando al poeta Bertolt Brecht, Carmen Palencia ha sido una mujer que ha luchado toda la vida y eso la ha convertido en una líder imprescindible en Urabá.

Parafraseando al poeta Bertolt Brecht, Carmen Palencia ha sido una mujer que ha luchado toda la vida y eso la ha convertido en una líder imprescindible en Urabá. Esta enfermera se convirtió en líder popular a mediados de la década de los ochenta, propugnando por la legalización del barrio obrero de Apartadó. Luego se convirtió en dirigente de una cooperativa de plataneros, Copaurabá, que buscaba eludir intermediarios y que los pequeños propietarios pudieran exportar directamente sus productos. Pero la violencia paramilitar de los años noventa acabó con el proyecto que ya exportaba 16.000 millones de pesos al año. Su esposo fue asesinado en medio de esa ola paramilitar y ella sufrió un atentado que la dejó en coma durante dos meses, y tuvo que salir para Valencia, Córdoba, de donde fue desplazada de nuevo.

Al volver a Urabá se dedicó a pelear por las tierras en la finca La California y, desde 2004, se convirtió en la abanderada de la restitución de las parcelas usurpadas por los violentos y una de las primeras en denunciar las redes económicas y políticas que estos habían construido. Hoy se ha dedicado a construir una sólida organización de víctimas, desde su asociación, que se llama Tierra y Vida, que busca que sean restituidas 150.000 hectáreas, de las cuales ya han conseguido 4.000. El sector de víctimas que lidera Carmen se ha destacado por la capacidad de concertar con el gobierno y por su disposición para construir confianza con todos los sectores implicados.

“Yo quiero que la gente vuelva a tener lo que tenía”, dice. Ha abanderado propuestas audaces, como realizar un catastro social para facilitar la aplicación de la Ley de Víctimas y, recientemente, que las industrias bananeras que pagaron tres centavos de dólar a los paramilitares durante los años oscuros de su predominio en Urabá los inviertan en las víctimas como parte de la reparación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.