Sábado, 22 de noviembre de 2014

| 1993/08/23 00:00

LA INDUSTRIA DEL CUERO

LA INDUSTRIA DEL CUERO

Para esa ocasión especial...
A LA HORA DE HABLAR DEL CUERO NO se debe dejar por fuera a los accesorios, y, entre ellos, a los más importantes: los bolsos y los zapatos. Estos son, finalmente, los que dan ese toque "in" a todo buen atuendo. En Colombia es posible encontrar diseños con influencias internacionales pero con modificaciones acordes con los gustos nacionales. Los hay de todos los colores: terracotas, salmones, cafés, verde olivo, rojo fuerte y negro, que parece ser uno de los colores que se impone. De todos los estilos: clásicos y lanzados. Y en otros materiales además del cuero, gamuza y tela, por ejemplo.
En materia de calzado, los 70 siguen dando de qué hablar. Con plataformas y tacones de todas las alturas y de todos los grosores. Con cauchos, cordones y herrajes en cientos de variedades-preferentemente plateados-. Otra corriente que está tocando con fuerza es la línea clásica, femenina y masculina. Empresas líderes en la producción de calzado de alta calidad como Doménico y Aquiles reconocen que las modas muy llamativas en materia de zapatos, dan imagen pero pierden fuerza con rapidez. Eso sin contar con que la infraestructura necesaria para producir este tipo de modelos es costosa, para la fugacidad de la moda.
El mercado del zapato clásico se rige principalmente por las tendencias italianas, que son las que encuentran acogida en todo el mundo. Entre tanto, las norteamericanas son audaces pero con diseños que pronto pasan de moda. Pero la mayoría de los ejecutivos en ese país se inclinan por los zapatos de corte enteramente clásico.
Para Ricardo Jiménez, industrial del calzado, el "ajuste del cinturón" tan de moda en Colombia cuando de economía se habla, se hace evidente en los colores del calzado clásico. El negro, que hace unos años se llevaba el 50 por ciento de la producción, hoy se usa en casi el 80 por ciento de los zapatos y ha reemplazado a los tonos grises, azules oscuros y vinotintos.
Los cueros que abanderan la moda del zapato clásico son, entre otros, el plenaflor de ovejo, becerro y cabro, cuya materia prima se produce en Pakistán y se curte en Italia. Los zapatos de este estilo realizados con cuero colombiano también está dando muy buenos resultados.
En el campo femenino, ya se sabe que la mujer se arriesga más que el hombre a la hora de elegir tendencias. Sin embargo, es la moda clásica la que no sale del ropero de las mujeres de todas las edades y profesiones.

Una historia de progreso
El mercado del calzado en Colombia también tiene su historia. A principios de siglo la mayoría de la población era rural y utilizaba calzado sólo los domingos, para ir a misa o pasear por el pueblo. En la ciudad su uso era más frecuente, sobre todo en los colegios, que fue donde primero se exigieron.
Con la llegada de los 50 llegó tambien la violencia partidista, causa principal de la inmigración campesina a las ciudades. Esto acrecentó la demanda de zapatos, que en ese entonces los usaban sólo el 40 por ciento de la población. Para esa época nacieron también los primeros sustitutos sintéticos del cuero y los primeros gremios. Fue el caso de la Corporación Nacional de Industriales del Calzado (Cornical), fundada el 14 de julio de 1956. Esta organización, y algunas empresas de calzado con materiales alternativos al cuero, indicaban que el sector crecía a pasos agigantados. Tanto así que para los años 80 la industria del cuero ya estaba fortalecida y produciendo materia prima de excelente calidad, para calzado y marroquinería.
Por esta época también nació la Semana Internacional del Calzado (Sical), en donde diferentes países se reunían en Colombia para exponer los últimos colores, texturas, espesores y novedades en el campo del calzado. Incluso se acrecentó la competencia con los zapatos tenis.
Para esta decada que empieza, la industria del calzado está mejorando notablemente, gracias a la alta calidad del cuero que se procesa en el país y en el exterior, a la tecnología y a la asesoría profesional con que cuentan la mayoría de las fábricas de este sector.
Todo lo anterior hace del mercado del calzado uno de los más dinámicos de la producción nacional: genera 80 mil empleos directos y 250 mil indirectos. Estos últimos originados cuando las empresas con capacidad exportadora contratan la producción a talleres satélites o a terceros ante, por ejemplo, aumentos en la demanda exterior.
Pero con todo y estos factores positivos, los dos últimos años no han sido fáciles para la industria del calzado. Por ejemplo, las exportaciones del año pasado registraron una caída del 23 por ciento, situación que no se presentaba desde hace ocho años.
Las causas? Principalmente el aumento de la participación dentro de las exportaciones mundiales de países como China Continental, que en tres años ha cuadriplicado su participación en el mercado de zapato en los Estados Unidos. Y como era de esperarse, las consecuencias se han sentido en Colombia ya que ese país, junto con Venezuela, son dos de los principales compradores y con los que se han presentado el mayor descenso en las exportaciones nacionales.
Pero no hay que desanimarse, el panorama no es tan preocupante ya que Colombia tiene varios puntos a su favor: excelente ubicación geográfica, bajo costo en mano de obra y bajo precio de los cueros terminados. Lo que le puede significar sobrevivir a los países que incursionan en este campo como fuertes competidores.

Los bolsos
Así como los zapatos, el mercado de los bolsos, grandes y pequeños, clásicos y atrevidos, de colores insospechados y texturas novedosas, que cambian con el ritmo de las distintas ocasiones y lugares, es otro tema digno de tocarse.
Para agosto, considerada colección otoño-invierno, las propuestas se inclinan por los mismos colores que van a imponer los diseñadores a la hora de realizar sus colecciones.
Gianni Valanti, por ejemplo, lanzará colores tierra y oscuros como el vinotinto, el verde, los azules y el negro, que definitivamente es el triunfador en todas las tendencias y materiales.
Esta marca en especial caracterizará sus diseños por la utilización de los llamados cueros mórbidos, que son aquellos de apariencia suelta, accesorios como portamanijas, medallones y cadenas, que pueden ser doradas o plateadas.
Los bolsos en gamuza para utilizar en el día están pasados de moda, lo ideal es usarlos pequeños y discretos en ocasiones especiales De noche!
Y para el día existe la opción de usar diseños italianos, más grandes, que se caracterizan por ser semicasuales, es decir para ocasiones serias o informales. Llaman también la atención por no ser tan estructurados, como los bolsos en forma de cajitas usados en pasadas temporadas.
Y en cuanto a los morrales estos no van a desaparecer pero si van a sufrir varias transformaciones. Entre otras, el público apreciará dentro de poco morrales creados para usar en un sólo hombro. Es un orgullo saber que esta clase de artículos son en cuero 100 por ciento colombianos y que se exportan a Estados Unidos, Japón, Venezuela, Perú, Panamá y las Islas del Caribe.
La moda de los bolsos realizados en cuero natural está en todo su apogeo y las distintas fábricas tienen como preocupación principal la innovación y la actualización de las tendencias mundiales que se conocen casi al mismo tiempo que en los países que las originan. Así que a llenar el ropero de accesorios y lo primero son los bolsos y zapatos! -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×