Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/12/2004 12:00:00 AM

La ley y el orden

General Jorge Daniel Castro<br>Director de la Policía Nacional

El general Jorge Daniel Castro asumió la dirección general de la Policía Nacional cuando la institución atravesaba uno de los peores momentos en su historia. Divisiones internas, escándalos de corrupción y poca eficiencia en los resultados llevaron al presidente Álvaro Uribe a efectuar un revolcón que incluyó la salida de cinco generales y el nombramiento de Castro. Desde la dirección general empezó por atacar fuertemente la corrupción interna y emprendió una campaña para cambiar la actitud pasiva de la institución.

En cargos estratégicos, como la Dirección Central de Policía Judicial -Dijin-, la Policía Antinarcóticos y la Dirección de Inteligencia -Dipol-, entre otros, nombró a oficiales con los que conformó un equipo confiable y proactivo que este año emprendió una ofensiva en todos los frentes que permitió alcanzar resultados récord en todas las áreas. En el país los delitos comunes registraron una disminución del 16 por ciento. El secuestro bajó 43 por ciento. Las incautaciones de droga, destrucción de laboratorios y extinción de bienes del narcotráfico triplicaron las del año pasado. Con una gran humildad, un estilo bastante sencillo y mano firme, Castro consiguió durante 2004 dar un giro de 180 grados para recobrar el concepto de la seguridad ciudadana y posicionar la Policía Nacional como la tercera institución más respetada por los colombianos, después de la Iglesia y las Fuerzas Militares. Su reto será consolidar y continuar esa dinámica de cambio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.