Martes, 17 de enero de 2017

| 1994/02/14 00:00

LA MODA EN LA CONSTRUCCION

LA MODA EN LA CONSTRUCCION

Construcción en Cali: ¿Que traerá 1994?
LA ACTIVIDAD EDIFICADORA EN CALI presentó durante 1993 un desarrollo constante, observando siempre un equilibrio entre la oferta y la demanda, aun cuando en los últimos meses del año hubo un incremento considerable en la demanda de vivienda de los estratos socioeconómicos 3 y 4 y una disminución porcentual en la demanda de vivienda suntuosa (estrato 6).
Este fenómeno trajo como consecuencia el incremento en la inversión de grandes empresas dedicadas a la construcción de vivienda de interés social (VIS). Así, Cali se ha venido reafirmando como una de las primeras ciudades en fomento de vivienda para las clases menos favorecidas.
Pero esa no es la única noticia que el sector constructor de la capital del Valle tiene para comenzar 1994. Un punto que también merece ser comentado es el incremento en la construcción de vivienda nueva para destinarla únicamente al alquiler. Lo que, desde luego, repercute inmediatamente en el índice del costo de vivienda usada.

Polos de crecimiento
En Cali, a nivel de construcciones, es posible observar hoy tres polos de desarrollo bien definidos: el sur con las comunas 17 y 19; el norte, comuna 2, y el nororiente, comuna 4.
El desarrollo de Ciudad Chipichape, en el norte de esta capital, generó grandes expectativas, pero poco a poco el panorama se ha ido aclarando. Lo que en un comienzo fue solo un proyecto polémico, se afianza hoy entre los caleños como una realidad de desarrollo integral que se presenta como un complejo comercial, habitacional, hotelero, recreativo y deportivo, cuidadosamente diseñado pensando en el bienestar de sus usuarios finales.
Luego de más de un año de obras iniciales hoy podemos encontrar allí varios programas habitucionales tanto unifamiliares como bifamiliares en la parte baja del predio. Esto permitirá a no menos de tres mil familias la adquisición de vivienda propia, acompañada de un complejo urbanístico y comercial que se desarrollará partiendo de la base de ser el epicentro de los negocios en el norte de Cali.
Dos de los desarrollos actuales de la mencionada ciudadela son Alameda de Chipichape y Balcones de Chipichape, proyectos de estrato 5, con las grandes ventajas urbanísticas antes mencionadas. Pero, para fortuna de los caleños, ellos no conforman la única muestra de la gran vitalidad que hoy tiene el sector de la construcción en esta capital. También cabe destacar Lares de Comfenalco, Brisas de los Alamos y Oasis de Comfandi, construcciones a la vanguardia en el campo de la vivienda de interés social. Y Plaza Campestre, Sotogrande y Valle de la Ferreira, proyectos al sur de la ciudad que cuentan con condiciones para ofrecer buenas alternativas a sus moradores finales.
Además están los conjuntos Siete Maravillas y Villas de Sachamate, de los cuales es posible decir que se presentan como dos buenas alternativas, el primero por su diseño y el segundo como una muestra real de lo que podemos denominar vida campestre dentro de la ciudad.
Es posible esperar que el auge de la construcción en el occidente colombiano se mantenga por lo menos durante 1:994, debido, entre otras razones, al interés dé los inversionistas y a la gran cantidad de tierras aún por urbanizar en el sur y otros puntos de la ciudad.
Este artículo fue escrito por Ernesto León Villamizar, gerente regional de Comercializar Proyectos (Compro) en el occidente colombiano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.