Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/25/1995 12:00:00 AM

LA NUEVA CARA DEL VALLE

LA NUEVA CARA DEL VALLE
En 1994 la inversión extranjera dejó en las arcas del Valle del Cauca utilidades por más de 100.000 millones de pesos.

A PESAR DE LOS PROblemas de narcotráfico y de la mala imagen que quedó impregnada en el Valle del Cauca, esta región, según los industriales y los inversionistas, se perfila como el eje de desarrollo más importante del país en el proceso de internacionalización de sus mercados. Esta dulce tierra de caña, de vendedoras de chontaduro, de lindas mujeres y de rumba quiere dejar atrás los malos momentos y demostrarle a Colombia y al mundo que el progreso del comercio, de los sectores industrial y financiero es resultado único y exclusivo del esfuerzo de personas trabajadoras y honestas que desean sacar la cara por el Valle.
La llamada capital de la salsa, Santiago de Cali, y sus dos millones de habitantes se convertirán, de acuerdo con Fabio Rodríguez, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, "tarde que temprano en un centro internacional de negocios y el Valle del Cauca en un dinático corredor exportador".
Pero aunque 1994 fue uno de los años de mayor crecimiento económico en la región, en donde la Bolsa realizó operaciones por más de dos billones de pesos y el sector financiero creció en utilidades en un 33 por ciento, existen varios factores que se deben mejorar para conseguir un excelente clima de competitividad. Sin embargo, para nadie es un secreto que el país sufre, si no una crisis, sí una desaceleración de su economía, lo que se ve reflejado en la disminución de la producción, de las ventas, del empleo e indiscutiblemente en una reducción de la demanda. En este entorno Cali no es la excepción pero, contrario a los pronósticos y a la poca inversion extranjera, su industria y comercio no se han visto tan afectados.
Es así como la tasa de desempleo en Cali presenta una tendencia a la baja, pues según el Dane pasó de 11,3 por ciento en 1994 a 10,1 por ciento a septiembre de este año. Por otro lado, los industriales no le pueden dar la espalda a las múltiples oportunidades que les ofrece la capital del Valle del Cauca con una de las tierras más fértiles de todo el mundo, con una estratégica ubicación, pues está a sólo dos horas de Buenaventura, principal puerto de Suramérica, por donde anualmente pasan cinco millones de toneladas de carga, y una conexión con el eje cafetero, Antioquia y con el mercado de Bogotá, el más grande del país. Y esto sin contar con la presencia de las tres zonas francas, del acceso al capital a través de los 266 bancos, 1.500 instituciones financieras y a la integración de la agroindustria.


INVERSION EXTRANJERA
Aunque desde finales de los 70 no se han hecho mayores inversiones de capital extranjero, de acuerdo con la Cámara de Comercio de Cali, la participación de multinacionales en el Valle es mayor que en otras zonas del país. En la actualidad se encuentran establecidas 74 empresas, la mayoría en el sector industrial y tan solo 18 por ciento en el área del comercio.
Veintiuna de las más importantes registraron el año pasado utilidades por más de 96.125.000 millones de pesos concentrados en las industrias de productos de aseo, papel, alimentos procesados, artes gráficas, productos farmacéuticos y de caucho. Algunas de ellas son las principales consumidoras de energía, carbón y caña de azúcar de la región.
La industria que se lleva la tajada mayor en exportaciones, según el Dane, es la de alimentos y bebidas con 33 por ciento, le siguen la de textiles y confecciones con 15 por ciento y la industria papelera y de artes gráficas que participa con 14 por ciento. Lo que quiere decir que estas áreas representan las tres cuartas partes del total de las exportaciones.
Gracias a las bondades del departamento, Cali es asiento de multinacionales fuertes en el mundo que cada año le dejan importantes utilidades a la región y al país. Cinco de las que han registrado mayor crecimiento en ventas durante 1993 y 1994 según la Cámara de Comercio de Cali, son Johnson y Johnson de Colombia, Chiclets Adams, Laboratorios Squibb, Warner Lambert y Eternit Pacífico.
Entre las que se destaca por su tradición, utilidades y gran labor industrial es Carvajal S.A., una de las primeras multinacionales de Colombia, que este año y bajo el mando de su presidente, Adolfo Carvajal Quelquejeu, decidió dividir su compañía en ocho empresas, las cuales gozan de las ventajas de poseer una infraestructura propia. El objetivo es brindar mayor autonomía financiera y comercial a cada una de las divisiones que conformaban la compañía e imprimirle el dinamismo que requieren los tiempos de hoy.
La modernización, diversificación, competitividad, especialización y términos como el de 'justo a tiempo' son los que lideran las políticas de las nuevas empresas que, como Carvajal, buscan abrir más mercados y atender no sólo a los colombianos sino a los más de 350 millones de latinoamericanos. Las ocho empresas que estarán agrupadas en un holding son: Sycom, Fesa, Cargraphics, Carpak, Editorial Norma, Mepal, Publicar y Bico.
La reubicación del personal en más de los 8.000 empleos es otra de las ventajas para los vallecaucanos, aparte de la riqueza que genera anualmente y la inversión social, en donde todos lo socios donaron el 25 por ciento de sus acciones para la creación y desarrollo de los programas de la Fundación Carvajal.
Y aunque la inversión extranjera es poca, afirmó Carvajal, "En el Valle existe un sano ambiente para invertir".

UNA SONRISA FELIZ
En el puesto 171 entre las mil empresas con inversión extranjera más grandes de Colombia y de acuerdo con cifras de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio -Confecámaras-, se encuentra Colgate Palmolive, una compañía que lleva más de 50 años en el país y que en los últimos cinco ha invertido cerca de 30 millones dólares para la producción y comercialización de sus 30 productos, entre los que se encuentran crema dental Colgate, Palmolive, Fab, Lavomatic, Fabuloso, Ajax, Acción, Alert, Kolynos y Soflán.
Un canadiense de 50 años, administrador de empresas, William Houlzet, ha sido su gerente general por nueve años. Según él, a pesar del frenazo de la economía, Colgate no ha reducido la venta de sus productos básicos y por el contrario sus ventas, que son demás de 200 millones de dólares al año, han ido incrementándose.
Esta multinacional, que se vende en las bolsas de Nueva York, Inglaterra, Francia y California y que tiene 44 millones de accionistas con 33.000 empleados en todo el mundo, se radicó en Cali, luego de permanecer 10 años en Cartagena y Bogotá, por la estratégica ubicación geográfica del departamento más dulce del país.
La contribución para el Valle del Cauca, y en especial para Cali, es la generación de 2.000 empleos directos con salarios entre 260.000 y 2.000.000 de pesos, lo que sin lugar a dudas es un significativo aporte a mejorar la calidad de vida de los caleños.
Pero Colgate no se queda ahí, también ha hecho inversiones sociales a través de su Fundación, la cual, con la campaña de salud oral, ha atendido a más de 20 millones de niños durante sus 26 años de funcionamiento y en 1994 operó a 150 niños con problemas de labio leporino. Así mismo ha construido seis parques, tres de los cuales están en Cali, y viviendas en Popayán y Armero.
De acuerdo con Houlzet, la inversión en Colombia es del orden de los 64.000 millones de pesos y si el país no contara con esta empresa dejaría de percibir utilidades por 132.000 millones de pesos anualmente.

¡Azúucaa!
Todo parece indicar que cada vez que la fenomenal Celia Cruz emite su característico grito de ¡Azúuuca! le rinde homenaje al Valle del Cauca. Y no es para menos, ya que desde el momento en que los esclavos del propio fundador Sebastián de Belalcázar segaron las primeras cañas de azúcar, este producto agrícola se convirtió en el eje económico de la región.
Por todo lo largo y ancho del Valle, en Cali, Yumbo, Buga, Palmira, Buenaventura y Tuluá se encuentran grandes plantaciones de caña e incluso en los mismos terrenos que antes eran utilizados para la siembra de granos que, como la soya, hoy es más barato importar que producir.
De ese recurso natural y sus desperdicios se derivan industrias como la de gaseosas, la avícola, la de jugos de frutas y la industria papelera, la cual ha tenido un crecimiento acelerado en el Valle del Cauca y hoy en día es una de las más sólidas. En este rango Propal S.A. es la empresa con inversión extranjera más importante en el departamento, la cual consume medio millón de toneladas de carbón al año, provenientes en un alto índice de las minas del Valle, y provee a la población de 1.600 empleos directos y 30.000 indirectos.
Esta compañía, que cumplirá 35 años en agosto del próximo año, está bajo el mando de Jaime Gómez, un aplomado peruano de 49 años, quien desde hace dos años ocupa la presidencia de una empresa cuyas utilidades el año pasado alcanzaron los 1.000 millones de pesos. Según Gómez, "cuando la economía se frena lo primero que se resiente es el papel, y debido a la crisis política, económica y a los altos costos del dinero, la demanda doméstica de papel se ha venido reduciendo en un 10 por ciento".
Sin embargo este año se esperan utilidades por 20.000 millones de pesos, porque a pesar de la caída de la demanda el proceso de exportación es el que logra equilibrar la balanza. Es así como entre el 22 y el 25 por ciento de la producción de la planta se exporta a los países del Pacto Andino, Centroamérica, Caribe, Estados Unidos y Canadá.

LA NUEVA CARA DEL VALLE

A TODA MAQUINA
Uno de los problemas de infraestructura para el desarrollo de Cali es la falta de vías y de transporte, de acuerdo con el informe Monitor de la Cámara de Comercio de Cali, en el cual se analiza la situación de competitividad de la región; entre Barranquilla, Bucaramanga, Medellín y Cartagena, la ciudad que tiene menos unidades de transporte por habitante es Cali.
Por tal razón resulta ventajoso el establecimiento hace tres años de Didaewoo S.A., primera empresa distribuidora de los vehículos coreanos Daewoo en Colombia. En la actualidad es la compañía más competitiva en vehículos de servicio público, segmento que tuvo un crecimiento de 73 por ciento.
Su presidente, Mario de la Hoz, un bogotano hijo de cubanos con 45 años de edad y economista de la Universidad de los Andes, se posesionó del cargo hace tan solo seis meses, pero su experiencia y conocimiento de la marca respaldan su liderazgo.
Las ventas anuales de esta empresa ascienden a 60.000 millones de pesos gracias a la importación durante los tres años de 21.000 carros que se encuentran en los rangos medio y medio bajo. Es decir, son automóviles de la gama económica que se consiguen desde 14 a 20 millones de pesos.
En Colombia cuenta con 37 concesionarios y 48 centros de servicio, a través de los cuales genera 100 empleos directos y 250 indirectos a nivel nacional. Así mismo las utilidades por concepto de ventas, que el año pasado alcanzaron la cifra de 54.000 millones de pesos y que para este año será similar, más la oferta de vehículos con precios cómodos y las cifras de impuestos, aduana, trámite portuarios y servicios varios, le dejan al Valle una suma importante para invertir en su infraestructura.
De la Hoz está convencido de que hacia el futuro el Valle del Cauca liderará el desarrollo del país frente a los mercados internacionales.

CRECE EL RESPALDO
Durante los últimos cinco años, según estudios de la Cámara de Comercio de Cali, el sector financiero de la capital del departamento ha crecido por encima del sector industrial. El año pasado sus utilidades aumentaron en 33 por ciento y las inversiones en 24 por ciento.
Uno de los grupos fuertes en este segmento, que además fue una de las corporaciones pioneras, la tercera más antigua y la más grande en tamaño, es la Corporación Financiera del Valle, cuyo presidente es Julio Manuel Ayerbe.
La Corporación invirtió el año pasado 41.000 millones de pesos con el objetivo de fortalecer a la clase empresarial y sacar adelante una serie de proyectos de infraestructura. Fueron asesores y son inversionistas del consorcio que ganó la licitación del puerto de Buenaventura, contribuyó al proceso de privatización de la compañía de electricidad de Tuluá, al igual que la del Ferrocarril del Pacífico, son socios de la compañía Gases de Occidente, que prestará el servicio por todo el municipio, y participaron con más de 100 millones de dólares en la construcción del gasoducto Mariquita-Yumbo.
Estas son entre muchas algunas de las actividades financieras que la Corporación ha liderado y, de acuerdo con Ayerbe, el crecimiento de su cartera en los últimos años ha sido de 40 por ciento.
Por su parte, existen en el Valle organizaciones no gubernamentales, empresas locales que apoyan a este sector, como lo son FES, Fedy, Fundaempresa y Coomeva. Esta última se creó hace 32 años para dar apoyo en las áreas de salud y financiera y hoy cuenta con 62.000 asociados, 238 afiliados al servício de salud y 7.200 usuarios en la EPS.
Esta cooperativa multiactiva, que ofrece desde créditos con tasas diferenciales del 2 por ciento por debajo de las del mercado, ahorro, vivienda, seguros, hasta educación y salud, se encuentra establecida en 15 ciudades, contribuye al mismo tiempo a proveer 700 empleos directos y más de 3.000 indirectos.
Las utilidades del año pasado fueron de 4.000 millones de pesos y este año, como consecuencia del freno de la economía, la cifra se acerca a los 2.000 millones de pesos, es decir sus ganancias se redujeron a la mitad, mientras que su cartera morosa continúa cuesta arriba, con préstamos a septiembre del orden de los 15.000 millones de pesos solo en Cali.
Pero aún así los proyectos de la tercera cooperativa más grande del país continúan con la modernización del área administrativa y con la idea de especializar las actividades al estilo de Carvajal S.A.

PROXIMOS A INTERNACIONALIZARSE
Una de las empresas locales líderes en Cali y cuyo gran proyecto es expandirse a mercados externos para aumentar los volúmenes de ventas, que son de 3.000 millones de pesos al año, es sin lugar a dudas la firma Sandwich Cubano.
Esta empresa familiar, que tiene una tradición de 17 años y que está liderada por Pablo Antonio Gómez y Mario Enrico Maya, cuenta hoy con 32 puntos de venta en todo el país y contribuye en la generación de 1.500 empleos directos.
Durante los últimos tres años la empresa ha invertido 1.500 millones de pesos y en éste se organizó una nueva empresa, Franquicias El Sandwich Cubano, que se encargará de centralizar todos los procesos de la cadena para expandirse, según Edgar Nixon Quintero, gerente de la misma, a 100 puntos en los próximos cinco años.
La estrategia que los convirtió de un simple local adquirido a un cubano a la cadena de comidas rápidas más exitosa en el Valle del Cauca, está basada en la calidad, el servicio y el precio competitivo de sus sándwichs; es así como, de acuerdo con Sergio Escobar, director de mercadeo, la empresa ha crecido en un 15 por ciento. Para 1996, afirmó Quintero, se concretarán las negociaciones con Ecuador, y esto será el principio de su internacionalización.
Todo parece indicar que a pesar de la dura situación económica por la que atraviesa el país, los industriales e inversionistas del Valle del Cauca, y en especial de Cali, están dispuestos a luchar contra viento y marea para reivindicar la imagen de una región pujante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.