Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/16/2010 12:00:00 AM

La nueva educación pública

Al comenzar 2011, las escuelas oficiales de Barranquilla tendrán 1.200 aulas nuevas, 200 laboratorios de física y química, 745 canchas múltiples y 1.000 baterías sanitarias nuevas.

En el Colegio del Pueblo, en el occidente de Barranquilla, los estudiantes de primero A y B de primaria comparten el mismo salón. Hay dos tableros y dos profesoras -una a cada lado-, que intentan mantener concentrados a 50 niños de siete años de edad. La frontera entre los dos grupos está marcada por la orientación de los pupitres (la mitad mira hacia el norte y la otra mitad hacia el sur), y mientras una de las maestras enseña matemáticas, la otra enseña español. Es un auténtico pandemónium, y superar un día de clases en esas condiciones es una proeza de las maestras y de los alumnos.

En ese mismo colegio, el alcalde Alejandro Char Chaljub encontró hace unos meses que los alumnos estaban recibiendo la clase en el patio, porque el calor era insoportable. Era miércoles, y el sábado regresó con un aire acondicionado para el salón más caliente y para anunciar -al rector, profesores y estudiantes- que el Distrito invertirá en ese colegio 2.070 millones de pesos, no para reparar los salones, sino para construir el colegio de nuevo. La nueva edificación, de tres pisos, duplicará su capacidad actual en las jornadas de la mañana y de la tarde a 1.500 estudiantes, con 17 salones con aire acondicionado, laboratorio, biblioteca, sala de informática, dos baños y comedor. La actual edificación será demolida y en su lugar habrá una cancha múltiple y de recreación para los estudiantes.

La historia del Colegio del Pueblo es muy parecida a la mayoría de los 156 planteles oficiales de Barranquilla: incómodos, sucios, mal dotados e insuficientes para albergar la demanda de educación en los estratos pobres. Pero esa historia comenzó a cambiar con la entrega de cuatro megacolegios en 2009 (Pies Descalzos, Santa María, Simón Bolívar y Metropolitano), con capacidad para 6.000 estudiantes, y tres más que están en construcción (Lipaya, Ciudadela 20 de Julio y Las Cayenas), que recibirán otros 7.000. En la actualidad hay 220.345 alumnos matriculados en las escuelas oficiales de la ciudad, 26.000 más que en 2008, y hay cupo para otros 40.000.

De las 156 instituciones educativas oficiales, 123 serán demolidas y reconstruidas en su totalidad, con una inversión de 130.000 millones de pesos. En la actualidad se están interviniendo 30 escuelas; para el resto, las obras comenzarán en 2011. En algunas ampliarán la cobertura para cubrir la demanda, como es el caso del Colegio del Pueblo, donde la oferta oficial no alcanza a cubrir la demanda de los barrios El Pueblo, Los Ángeles (1, 2 y 3), Los Olivos y Ciudad Modesto, y el Distrito se ve obligado a contratar transporte para enviar estudiantes a escuelas de otros sectores.

La mejora de la calidad contempla no solo construir nuevas aulas y colegios, sino capacitar a 3.000 docentes y dotar tecnológicamente las escuelas con 1.300 computadores y 110 aulas digitales. Además, 1.300 profesores serán capacitados en nuevas tecnologías de información, para comenzar a cambiar la manera de enseñar, con tableros interactivos.

Además de las dificultades por la infraestructura educativa obsoleta, el sistema educativo registraba altos índices de deserción escolar. Para evitarlo, el Distrito logró que el Concejo aprobara un proyecto de acuerdo mediante el cual se autoriza la gratuidad escolar para los estratos 1 y 2 del Sisbén, así como recursos de apoyo para el acceso y la permanencia en el sistema.

Hasta hace un año, los padres pagaban la matrícula, pero desde 2010 asumieron ese costo la Nación, que aporta el 60 por ciento a través del Sistema General de Participación, y el Distrito de Barranquilla, con el 40 por ciento, en un monto de 11.533 millones de pesos anuales. Son 98.662 los alumnos beneficiados. Una segunda estrategia para motivar a los padres y niños a que asistieran a clases o no desertaran fue ampliar el número de niños que reciben la merienda escolar, que pasó de 12.000 en 2008 a 70.000 en 2010. El Alcalde aspira a cobijar a 100.000 menores con este programa.

Como dice Char, cuando comenzó la administración en 2008, los niños no querían ir a clases, había 60.000 niños por fuera del sistema escolar y la calidad era de regular a mala. En el primer año de su administración, 40 colegios fueron clasificados en el nivel inferior por las pruebas Saber, mientras que en el nivel superior no había ninguno. Hoy, tres años después, seis colegios oficiales están en el nivel superior y 22 salieron de la categoría inferior. Si bien ha habido un avance con las condiciones actuales, el secretario de Educación, José Carlos Herrera, espera que al capacitar a los docentes, dotar las aulas de tecnología y reestructurar las escuelas, la calidad de la educación mejore para 2011 de manera sustancial.

Desde hace dos años no hay paros en las escuelas y el sistema cuenta con 6.900 profesores de planta, mientras se está elaborando un estudio para aumentar los cupos donde haga falta. El mensaje del Distrito para los padres de estratos bajos y medios que tienen a sus hijos en escuelas privadas es: "Estudiar en las escuelas públicas sí paga, porque se tienen los cupos y mejores condiciones". El énfasis se hará en mejorar en matemáticas, lenguaje y bilingüismo, y en dotar canchas para la recreación y el deporte, para seguir el principio de mente sana en cuerpo sano.

En enero, el Colegio del Pueblo tendrá otra cara y más cupos. El rector, Alexis Domínguez, afirma que los padres de los barrios vecinos tienen una expectativa inmensa y quieren que sus hijos estudien en ese nuevo colegio, que tendrá laboratorios de física y química, una moderna biblioteca, salones con aire acondicionado, merienda, gratuidad y cupos para todos sus hijos. Como dicen las maestras Isolina Mendoza y Yuly Castro, quienes comparten el salón con sus 70 estudiantes: "Todo beneficio requiere un sacrificio. Habíamos pensado en que podrían hacerle unas mejoras, pero nunca llegamos a soñar con el colegio que estrenará El Pueblo en enero de 2011". En la visita que les hizo, el Alcalde les había dicho a los estudiantes: "Ustedes hagan lo suyo, prepárense para un mejor mañana, sigan estudiando, que de lo demás me encargo yo". l 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?