Lunes, 16 de enero de 2017

| 1992/12/14 00:00

La nueva soberana

Paula Andrea Betancurt, una joven con acento paisa se lleva la corona para el Amazonas.

La nueva soberana

HASTA HACE UNOS MESES, los planes en la vida de Paula Andrea Betancurt eran: casarse con el único novio que ha tenido, convertirse en una brillante diseñadora de modas y lograr esa paz espiritual que ha enseñado su consejero personal, el sacerdote Juan Gonzalez.
Pero su vida cambió una tarde de julio, cuando le ofrecieron en Medellín ser la candidata del Amazonas en el Concurso Nacional de la Belleza. Al princinio lo dudó, pues a pesar de viajar con alguna frecuencia a Leticia para visitar a sus familiares, la mayor parte de su vida la ha vivido en la capital antioqueña, y no quería meterse en líos cuando se supiera que sólo vivió cuatro de sus 20 años en Leticia.
Paula Andrea es ex alumna del Colegio Santa María del Rosario, estudiante de quinto semestre de diseño de modas y relacionista pública de una galería de arte en Medellín. Es la hija mayor de Hernando Betancurt, gerente de mercadotecnia de Coltejer y de Luz Elena Arroyave, gerente de una empresa familiar que comercializa carpas para camping.
Desde hace siete meses, cuando decidió aceptar, tuvo que cambiar los jeans y los tenis por las faldas y los tacones. Durante todo ese tiempo se dedicó a prepararse para asistir a Cartagena. En lo que mas trabajó fue en el modelaje en pasarela. Un dia entendió que el trajín del reinado era cosa seria, y decidió recurrir a un consejero espiritual. Ella lo conoce desde muy niña y durante cuatro meses, el sacerdote Gonzalez se convirtió en su sicólogo y su manager.
Paula Andrea es poco amiga del deporte y los gimnasios, pero no puede ver una chocolatina porque se enloquece. En su mesa de noche siempre hay un libro de Alvaro Mutis, que se disputa el espacio con las historietas de Garfield. Cuando de oir musica se trata, las preferencias de Paula Andrea están por los lados de Luis Miguel y el bolero. De su tierra natal le preocupa que la tala indiscriminada de la selva, el saqueo de la fauna y la flora han puesto en peligro el pulmón más grande del mundo. Y ella sabe muy bien, que el tema de la ecología se está imponiendo en el mundo. Por eso, será una defensora incondicional de los recursos naturales del Amazonas, y para ello tendrá a su lado a Capax, el hombre que ha recorrido el mundo pidiendo ayuda para salvar su región.
En Cartagena, Paula Andrea se declaró enemiga de las cirugías plásticas. Lo que menos le gusta de su cuerpo son sus pies, y lo que más le llama la atención es su armonía. En la única persona que confía ciegamente es en su novio, Hernan Darío Restrepo, con el que lleva una relación desde hace cinco años. La nueva Señorita Colombia está convencida de que la suerte es la que marca el destino de una persona. Le gusta que le lean el tarot y el cigarrillo, pues ella cree que si las cosas se saben a tiempo hay un minuto en el camino para corregirlas. Claro que ninguna de las cartas del tarot le dijo que se iba a convertir en la nueva soberana de la belleza.
Lo cierto es que de Paula Andrea puede decirse que fue, vio y triunfó. Ahora su preocupación es lograr un buen papel en Miss Universo. Lo que más le molesta es no saber inglés. Por eso piensa tomar un curso intensivo, pues no quiere llegar en mucha desventaja, y más aún, cuando Cecilia Bolocco, uno de los miembros del jurado, dijo a cuatro vientos que Paula Andrea era de esas reinas que podían barrer en un concurso como el de Miss Universo. El tiempo lo dirá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.