Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/6/1996 12:00:00 AM

LA OFICINA DEL FUTURO

COMO UN HOTEL EXCLUSIVO PARA NEGOCIOS PODRIA DEFINIRSE OFITEMPO: EL MAS AVANZADO CONCEPTO DE OFICINAS PARA EJECUTIVOS DE ALTO NIVEL EN BOGOTA.

En el piso 15 de un edificio de ladrillo cobrizo que se levanta en la carrera séptima con calle 26, en el corazón del centro internacional de Bogotá, una puerta de madera lacada tiene incrustada una plaqueta negra con un nombre, un apellido y el cargo de gerencia general. Al otro lado de la puerta, un hombre de unos 33 años, en mangas de camisa, lucha por conseguir el sueño de su vida: ser dueño y señor de su propia empresa. Para ello ha invertido 1.200.000 pesos en el alquiler de esa oficina, 400.000 pesos mensuales en la administración, la cafetería, el aseo y los servicios, un millón en un escritorio, 3.500.000 en un computador, la impresora y un fax, 600.000 en su secretaria y ahora, después de dos meses de estar detrás de esa puerta de madera lacada que ostenta el título de gerente general de una exportadora de flores, aún no ha podido concentrarse en nada que tenga aroma, tallo y pétalos por estar revisando cotizaciones de EPS, seguros, sueldos y esperando al señor que le termine de instalar el teléfono y las persianas de su ventana.Al otro lado de Bogotá, en el tercer piso de un edificio de ladrillo que se levanta en la calle 94A con carrera 13, en uno de los lugares más exclusivos de Bogotá, otro hombre de unos 33 años, en mangas de camisa, lucha por conseguir el sueño de su vida: ser dueño y señor de su propia empresa de flores. Para ello se ha dedicado a investigar el mercado en el exterior, los problemas de agua en la sabana de Bogotá, lugar donde están sus cultivos, y ha hecho una serie de contactos en Miami, fundamentales para su negocio. A diferencia de otros pequeños empresarios, el no ha tenido el menor contacto con cemento y palustres, alfombras y persianas. Tampoco ha comprado escritorios, computadores, impresoras, y mucho menos ha tenido que contratar personal y entenderse con cotizaciones para seguros. Sin embargo, cuenta con todo el apoyo humano y tecnológico para llevar a cabo su trabajo.Todas las mañanas le llega a su puerta la información que necesita en materia económica y financiera, tiene suscripción con los principales diarios y revistas del país y del mundo, recibe su correspondencia en un archivo personal, tiene acceso a Internet, a correo electrónico, fax, celular y beeper. Hace poco solicitó secretaria bilingüe, traductor y los servicios de mensajería. Además, si él lo desea, puede utilizar una sala de juntas con capacidad para 12 personas, entre otras cosas.Y aunque parezca este señor de 33 años definitivamente más cómodo que otros al decidirse por un hotel como lugar de trabajo, lo cierto es que en ese edificio de ladrillo de la calle 93 no encontró un botones que le llevara el maletín pero sí logró, como en un hotel, desentenderse de todo problema administrativo. Trabaja con la tranquilidad, comodidad y confidencialidad que puede encontrar en un hotel, pero con toda la tecnología en comunicaciones a su servicio. Trabaja en Ofitempo, un nuevo concepto en oficinas para que ejecutivos de alto nivel, asesores, consultores, profesionales independientes, grupos de trabajo, empresas y empresarios logren la mayor eficiencia en su actividad. Este nuevo concepto en oficinas está muy ligado a lo que llegará a ser, de seguro, la oficina del futuro: completa, inmediata y flexible, con la dinámica que se requiere para llevar a cabo los negocios de finales de siglo. Sólo basta con seleccionar el tamaño del área de la oficina, el tiempo de permanencia y los servicios que requiera su trabajo para que los negocios se den cita en la mejor ubicación de Bogotá. Para esto, Ofitempo ha desarrollado dos conceptos básicos de oficina: presencial y virtual. En el primer caso, si se está en el país por visita de negocios, en proceso de recibir oficina permanente, si se tienen actividades que exigen ser realizadas por fuera de la sede por seguridad, comodidad o para evitar interrupciones, se alquila una oficina y allí, además de todos los servicios tecnológicos y de comunicaciones, se contará con el respaldo de personal altamente calificado para ayudar en el trabajo. Además se tendrá acceso al servicio de asistencia empresarial, que consiste, básicamente, en ofrecer toda la información _la cotización del dólar, tasas de interés o de inflación, la consulta de una disposición legal_ que requiera un determinado proyecto. Así mismo, los afiliados podrán contar con la orientación profesional que brindan expertos en diferentes áreas de estudio.En el caso de una oficina virtual, con la afiliación a Ofitempo se podrá hacer uso de la dirección, el teléfono y el fax de la empresa como propio, se obtendrá un manejo individualizado de las comunicaciones, un lugar de trabajo temporal cuando se desee visitar la sede y un archivo personal para mantener la documentación y correspondencia.De esta forma, con una oficina virtual o presencial, se podrá comprobar que más allá del montaje, la adecuación y el sostenimiento de una sede propia, no hay nada más importante que el tiempo que se le dedique al trabajo. Al sueño de todos esos hombres de 33 años que, en mangas de camisa, esperan ser dueños y señores de sus propias empresas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.