Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/22/2011 5:00:00 PM

La política social

Bajo el lema ‘Cúcuta humanitaria, solidaria y competitiva’, la administración de esta ciudad se ha destacado en inversión social, educación y salud.

La Alcaldía de Cúcuta ha cumplido con las metas de afiliar a 112 familias al régimen subsidiado de salud y construir unidades básicas de atención en salud en los diferentes sectores de la ciudad. La administración, que también les ha destinado especial atención a las mujeres cabeza de familia, ha logrado que más de quince mil de ellas hayan sido beneficiadas por los programas de emprendimiento que actualmente lidera la Alcaldía.
 
La Secretaría de Equidad y Género, por su parte, capacita a aquellas de estratos 1, 2 y 3 interesadas en convertirse en microempresarias, y mediante el proyecto Huertas Sostenibles, busca incentivar en ellas el trabajo agrícola.
 
Construir y dotar jardines infantiles con el fin de facilitarles las actividades diarias a las madres cabeza de familia ha sido otra de las prioridades de la Alcaldía. Entre estos están: Jardín Social Cúcuta El Trigal, Jardín Social Cúcuta Barrio Torcoroma y Jardín Social Cúcuta Ciudadela Juan Atalaya, cada uno de los cuales exigió una inversión de 2.300 millones de pesos.
 
Adultos mayores, desplazados, discapacitados y habitantes de la calle también han sido favorecidos con los programas sociales que adelanta la Alcaldía. Con iniciativas como ‘Devolviendo dignidad’ y ‘Día de sol’ ha logrado garantizarles atención en salud y actividades de esparcimiento, entre otros beneficios.
 
La Alcaldía también tiene entre sus propósitos construir un centro especializado para atender a esta población, así como adquirir dos buses para el traslado de los adultos mayores pertenecientes a las 220 asociaciones de la tercera edad ubicadas en la ciudad.
 
Además de lo anterior, con el apoyo de la entidad gubernamental Colombia Humanitaria, la administración de Cúcuta logró llegar hasta los sectores más necesitados para llevar agua potable, servicio de acueducto y alcantarillado, legalizar predios, reconstruir vías y prestar servicios gratuitos de salud en citología, odontología, optometría, medicina general y entrega de medicamentos, entre otros.
 
 La administración local también se vinculó al programa nacional Familias en Acción, mediante el cual se incrementaron de 13.000 a 37.000 los cupos en el Sisbén y se logró beneficiar a más familias y madres en condición de desplazamiento forzado.
 
La cuota del sector privado
 
El sector público no es el único comprometido con el desarrollo de Norte de Santander y el bienestar de sus ciudadanos. Cada vez es mayor el número de empresas que van más allá de la generación de empleo y el cumplimiento de sus obligaciones legales. Fenalco Solidario, por ejemplo, distingue cada año a las compañías de la región que apuestan al cuidado del medio ambiente, los derechos humanos y las prácticas socialmente responsables.
 
 Entre estas se destaca Cens, electrificadora miembro del grupo EPM, que en 2010 invirtió 785 millones de pesos en programas de gestión social y ambiental, 12.000 millones de pesos en programas de electrificación rural y 4.783 millones de pesos en redes para llevar energía a nuevos usuarios. “Creemos en el potencial de la región y en su gente. Buscamos ofrecer servicios de calidad que cuiden los recursos naturales y garantizar que las clases sociales menos favorecidas tengan acceso”, comenta Luis Alberto Rangel, gerente general.

 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.