Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/29/2011 12:00:00 AM

La primera semana

Estos hechos acapararon la atención de los colombianos entre el 12 y el 18 de mayo de 1982, la semana en que circuló el número 1 de esta revista.

Sigue el conflicto

El máximo dirigente del M-19, Jaime Bateman, acusó al Ejército de frustrar la amnistía propuesta por la Comisión de Paz que conformó Julio César Turbay.

Por Andrés Mejía*

Desde muy pequeño, los temas políticos me gustaban. Recuerdo a Jaime Bateman por su pinta: un hombre delgado, con bigote, pelo crespo y, sobre todo, carisma.

Lo veo furioso en aquel mayo: el Ejército emprendió unas acciones en el sur del país contra la guerrilla, por lo que frustraron una amnistía en ciernes. Y es que las Fuerzas Militares de hoy no son como las de antes, ahora son más civilistas. La guerrilla de ahora también es diferente. La actual dista de aquella del ‘Flaco’ Bateman, que, aunque después se tornaría criminal, jamás tuvo la crueldad y la sanguinaria indiferencia de las Farc.

Pese a todos sus esfuerzos de diálogo, Bateman no alcanzó a ver los logros de sus gestiones para llegar a la paz, pero sí le dejó al M-19 esa visión de no ser dogmática. Bateman, aparentemente, murió el 28 de abril de 1983, en un accidente aéreo. El 8 de marzo de 1990 el grupo subversivo se desmovilizó.

* Politólogo, Bogotá


El último vuelo

Braniff International suspendió sus operaciones. Era la octava compañía de aviación del mundo.

Por Jaime Escobar Corradine*

Braniff International entró a Colombia en 1957 y empezó a volar a El Dorado cuando abrieron esa terminal aérea de Bogotá. Una de sus políticas era vincular a jóvenes de la sociedad colombiana que hablaran dos o tres idiomas. Y contrataron a los mejores de los colegios de Bogotá y los capacitaron en Dallas, Estados Unidos, como auxiliares de vuelo. Unos pensaron que era un trabajo temporal, de aventura, pero muchos hicieron una vida laboral e incluso en la actualidad algunos siguen volando con American Airlines.

Este día se anunció la quiebra y cese de operaciones de Braniff, y la empresa vendió los derechos de tráfico y las rutas entre Estados Unidos y Latinoamérica, incluidas Bogotá y Cali.

Esta situación generó pánico entre los auxiliares de vuelo porque iban a quedar desempleados, por lo que decidieron sindicalizarse para que el gobierno les diera protección laboral. Esta situación obligó a la Aeronáutica Civil, dirigida en ese momento por Álvaro Uribe Vélez, a exigir a la compañía Eastern Air Lines, que compró a Braniff, contratar a todo el personal de tierra y de vuelo con base en Colombia. Fue así como de un día para otro quienes volaron hacia Miami con uniformes de Braniff regresaron con el de Eastern.

*Piloto, Bogotá


Una leyenda del jazz

El mítico trompetista Dizzy Gillespie se presentó en la capital colombiana en los años ochenta. El Colón lo recibió con lleno total.

Por César Pagano*

Cuando vi a Dizzy Gillespie tocar en Bogotá ya el hombre tenía 72 años. Fui con Berta Quintero, en ese entonces directora de las primeras agrupaciones femeninas de salsa de la ciudad. No teníamos mucha plata en la época, así que nos tocó un balcón muy alto, pero lo disfrutamos al máximo. Dizzy era una leyenda del jazz y había incursionado en los ritmos caribeños. Para nosotros, que nos encantaba la salsa pero no habíamos dejado a un lado nuestro primer amor, que era el jazz, ver a Gillespie fue concretar un anhelo que teníamos desde muchos años atrás. Eso fue como a las ocho de la noche; el teatro estaba lleno. Cuando estaba en el escenario, le pedimos una canción, Night in Tunisia, ¡y la tocó! Luego, fuimos a saludarlo al camerino y nos concedió una entrevista para el día siguiente.

Tenía un puro en la mano cuando abrió la puerta y su habitación estaba llena de humo. Hablamos no solo de su brillante faceta como trompetista, sino de su amor por Cuba y por los ritmos que allí había encontrado. Desgraciadamente esa entrevista se perdió. En ese tiempo vivíamos en mucho desorden, mucho músico entraba y salía del estudio y seguramente alguien cogió el casete y le grabó encima. Nunca me voy a olvidar de ese personaje. Dizzy falleció en 1993.

*Musicólogo, Bogotá


Etapa para Pascal

La estrella del ciclismo francés Pascal Simon ganó la primera etapa del Clásico RCN. Pero días después, los ‘escarabajos’ lo derrotaron.

Por Héctor López*

En esa edición participaron grandes figuras del ciclismo internacional. Aquella etapa recorrió un trayecto nuevo: salió de Popayán y terminó en Cali. Ese lunes me encontraba cerca de la meta escuchando por radio las incidencias. Transitaba en mi vida por los últimos años en la dirigencia de la Liga del Valle de Ciclismo y, paralelamente, trabajaba en una empresa de seguros como administrador.

Recuerdo que Simon, que venía de salir campeón del Tour de l´Avenir, ganó la etapa gracias al terreno, porque más allá de ser polvoriento y destapado, era plano. Y los corredores europeos se caracterizan por ser excelentes en el llano y en la velocidad. Pascal terminó ganando en el embalaje frente a la Plaza de Toros de Cali.

Entre la legión foránea estaban estrellas como Bernard Bourreau, Dominique Sanders y Graham Jones, que no eran muy buenos escaladores. Y con ellos también vino un jovencito llamado Robert Millar, quien años después se convirtió en un gran enemigo nuestro en las montañas de Europa, aunque en tierras colombianas no le fue nada bien. Y eso explica lo que pasó: el juvenil de Fusagasugá Lucho Herrera, imbatible en la montaña, terminó por triunfar en ese Clásico, el primero de los cuatro que ganó.

*Administrador de empresas, Cali


Una buena intención

La ONU emitió una resolución para que los países desarrollados destinaran el 0,7 por ciento de su PIB para ayudar al Tercer Mundo. Nadie cumplió.

Por Luis Fernando Barona*

Recuerdo aquel llamado al Tercer Mundo. Yo acababa de terminar la universidad y creía que el mundo podía cambiar. Pero esta idea me causaba sospechas. La verdad, desde que me enteré no creí en ella. La vida nos había enseñado que marcar la diferencia era difícil. Y aunque era una iniciativa maravillosa –se iba a destinar dinero que se gastaba en armas a mejorar la situación de las personas en el mundo–, sabía que no se iba a cumplir.

Se reunieron 54 premios Nobel y todo para convocar a los países, pero no pasó nada. Incluso España alcanzó a ratificar la resolución y hubo allí escritores, científicos, artistas y políticos que se reunieron para apoyarla con una carta. Eran conscientes de las limitaciones que en ese momento afectaban al país ibérico – tenían problemas económicos y sociales–, pero reconocían que su situación era mucho mejor que la del Tercer Mundo y tenían algo para dar.

Hoy solo cuatro países han alcanzado la meta propuesta.

*Economista, Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.