Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/9/1991 12:00:00 AM

LA PRUEBA DE FUEGO

Es durante el desfile en traje de baño, cuando se sabe quién es quién en Cartagena.

EL MIERCOLES 6, A LAS 9:30 de la mañana, comenzó una de las pruebas decisivas en la competencia por el título de Senorita Colombia. Esta es, para muchos, la hora de la verdad en materia de favoritas. Las candidatas se la juegan toda para demostrar en tres minutos, que son la indicadas para recibir la corona y el cetro real, al filo de la media noche de 11 de noviembre.
Eso ocurre siempre durante el desfile privado en vestido de baño que organiza la firma Catalina. Y es así, porque en esa pasarela es donde realmente se sabe quién es quién, es un reinado donde el maquillaje, lo postizos, las cirugías, la silicona y otros reconocidos y viejos trucos sirven para ocultar esos defectos que alejan las esperanzas de la corona. En vestido de baño la cosa es a otro precio. Las miradas de la prensa, del público y del jurado, van más allá de un maquillaje o de un exótico vestido. Es el punto donde la balanza irremediablemente se inclina. Para unas a favor y para otras en contra.
En ese primer lance, aparecen las favoritas. La confirmación viene cuatro días después, cuando el público se toma la piscina del hotel Hilton y las 26 candidatas volvieron a desfilar con los mismos trajes. Pero en esta oportunidad, contrario a lo que siempre ha ocurrido en Cartagena, fueron más las caras de aprobación que de desilusión que se vieron alrededor de la pasarela y las caras felices al final de una jornada que puso a más de una con los nervios de punta.
La primera en sonreír fue Lina María García, de Antioquia, quien dejó muy en claro que las mejores piernas en este reinado tenían nombre propio. Lo mismo ocurrió con Lina María Marín, candidata de Risaralda. Con un vestido de baño negro, sin arandelas ni estampados, mostró que la belleza clásica todavía tiene muchos simpatizantes. Y que caras y cuerpos como el de Susana Caldas no se olvidan de la noche a la mañana y eso da muchos puntos de ventaja. Más tarde el turno fue para Marta Abdallah, de Atlántico, que en la recta final del concurso impuso su ritmo y ganó los puntos suficientes para conquistar el corazón de los cartageneros, que siempre la tuvieron entre las favoritas al título. Ella fue otra de las grandes ganadoras en el desfile en traje de baño.
Sin lugar a dudas, la candidata que se robó el show este año en Cartagena por su espontaneidad fue Paola Turbay, la representante de Santa Fe de Bogotá.
No perdió oportunidad para soltar sus apuntes, tomarle el pelo a sus compañeras y a los periodistas y aliviar la tensión de las presentaciones. Ella fue otra de las que, en traje de baño, demostró que tenía madera de reina. De por sí ya había asegurado el título de los ojos más bellos del concurso. Por su parte, Adriana Lucía Uribe, del Huila, obtuvo el título de la mejor compañera.
Sin embargo, en ese primer desfile en traje de baño también hubo perdedoras. Los rumores señalaban que la candidata del Valle, Beatriz Martínez había sido la más damnificada de este paseo. En los primeros días en La Heroica, la reina de los caleños impresionó por su parte pero más por los trajes que lució en cada una de las presentaciones. Todo su vestuario fue diseñado en modelos de los años 60. Cada uno de los 20 vestidos y cientos de accesorios que llevó a Cartagena, tenían un día, una hora y una ocasión para ser lucidos. Sin embargo, cuando le tocó el turno en vestido de baño las cosas fueron a otro precio. La caleña, que fue asesorada por la preparadora de las
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.