Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2002/11/16 00:00

La satisfacción de dar

Trabajar en fundaciones sin ánimo de lucro, del tercer sector y filantrópicas es una opción profesional y una manera de solucionar la problemática social del país.

La satisfacción de dar

Cuando los estudiantes están a punto de graduarse por lo general piensan en conseguir empleo en una empresa privada, del Estado o montar su propio negocio, pero difícilmente se les pasa por la cabeza trabajar en el tercer sector. Es más, posiblemente algunos ni siquiera hayan escuchado la expresión. Y si tienen claro que se refiere a trabajar en fundaciones y organizaciones sin ánimo de lucro por más que les llame la atención suelen sentir temor a regalar el trabajo, a no tener con qué vivir.

Como estudiante de administración de empresas de la Universidad de los Andes Claudia Rodríguez no fue la excepción. Incluso antes de graduarse logró 'engancharse' en una firma de consultoría, la meta de muchos de sus compañeros, y tener una muy buena remuneración a pesar de ser tan joven. Sin embargo no se sentía totalmente satisfecha: "Vivía en un mundo exitoso y perfecto pero cuando salía del trabajo me encontraba con la realidad de las calles, de las noticias, del país". Por eso un día decidió convertirse en voluntaria del Museo Nacional, donde los sábados colaboraba en actividades educativas. "Fue entonces cuando me di cuenta de que la satisfacción con este trabajo era más duradera y me entró la crisis". Tanto fue así que renunció a la empresa, algo que para muchos de sus amigos era una locura. Para ellos era como botar cinco años de estudios a la basura.

¿Trabajar por otros?? Y ¿quién trabaja por uno? Es la idea que se tiene, pero, por el contrario, Claudia tuvo suerte y hoy hace dos de las cosas que más le gustan: está empleada en una fundación sin ánimo de lucro, en la que realiza una labor social, y se desempeña como consultora. Además recibe un buen sueldo. Se trata de Compartamos con Colombia, una corporación encargada de brindarles apoyo a otras organizaciones del tercer sector para que sean más eficientes y puedan llevar a cabo diversos proyectos sociales. La entidad cuenta con el respaldo de 18 firmas de servicios profesionales, las cuales prestan sus conocimientos y tiempo de su personal (abogados y financieros) para asesorar a las fundaciones. "Sacar adelante estas instituciones requiere muchos esfuerzos conjuntos, por lo cual es mucho lo que se aprende. Otra de las ventajas es que hay un mejor ambiente de trabajo, siempre se realizan actividades diferentes, dependiendo de las instituciones, y no hay monotonía", explica Claudia.

De esta manera se derrumba el mito de que en el tercer sector no hay retos porque no se necesita estar capacitado y que las labores suelen ser limitadas, como dar almuerzos a niños de escasos recursos o donar dinero. En realidad es todo lo contrario: no sólo se necesita personal que trabaje directamente en la labor social sino también en las áreas operativas que soportan a las organizaciones. "El sector se está profesionalizando cada vez más, es decir, entra a competir por profesionales capacitados que pongan sus conocimientos al servicio de los demás", afirma Luis Gallo, director ejecutivo de Compartamos.

Aunque sin duda trabajar en el tercer sector es una opción profesional el tema de la remuneración es para muchos la piedra en el zapato. Quienes se dedican a este tipo de instituciones coinciden en advertir que en la mayoría de los casos no son muchas las ganancias económicas que genera. Sin embargo se pueden alternar los empleos que traigan beneficios monetarios con el trabajo en el sector social en el tiempo disponible. Sin duda es una buena opción para personas pensionadas que quieran seguir activas. El voluntariado es otra de las posibilidades. Dividendo, una fundación sin ánimo de lucro, recibe el apoyo de 70 empresas multinacionales y nacionales. Los empleados de éstas han realizado trabajos voluntarios que van desde alfabetizar hasta sembrar árboles. Además se comprometen a donar una pequeña parte de su salario para proyectos sociales. Dividendo canaliza estos aportes.

"En países como Colombia la solución de la problemática social no puede dejarse solamente en manos del Estado", explica María del Rosario Sintes, ex ministra de Agricultura y Comunicaciones y actual directora ejecutiva de la fundación. Esta perspectiva la han comprendido países como Holanda, donde el 12,4 por ciento de la población trabaja en el tercer sector. En Estados Unidos lo hacen más del 8 por ciento y casi el 56 por ciento trabajan como voluntarios. Además, según la firma Standard & Poor's, entre 1990 y 1995 este tipo de trabajo creció cuatro veces más rápido que el total de empleo en el mundo. De acuerdo con las últimas estimaciones con las que se cuenta en Colombia el peso del sector es del 2,38 por ciento. Sin embargo más de 120.000 ONG y fundaciones sin ánimo de lucro del país son la prueba de que algo está cambiando.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.