Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2000/02/07 00:00

Las enfermedades

Los peores males del siglo XX no serán eliminados pero sí controlados. La gente será más sana y feliz pero más gorda.

Las enfermedades

Cancer La droga milagrosa para curar el cáncer no aparecerá en los próximos años y lo más seguro es que nunca exista una cura como tal sino más bien muchos métodos para tratarlo. El gran reto en las próximas décadas estará en detectarlo en sus estadios primarios y atacarlo antes de que haya involucrado otros órganos. Se detectarán las mutaciones en los genes que causan esta enfermedad. Así se podrá iniciar tratamientos preventivos antes de que el tumor aparezca. Eso ya es una realidad con el cáncer de seno. Si la prueba genética es positiva existe una terapia con la droga Tamoxifen, la cual reduce el riesgo de cáncer al suprimir las células precancerosas. Las esperanzas también están puestas en drogas inteligentes, que atacarán sólo a las células tumorales. “El futuro está en desarrollar más de estas drogas”, dice Andrés Forero, médico oncólogo del Hospital San Ignacio. Mucho dinero y tiempo se invierten en drogas que corten el suministro de sangre a los tumores. Estas no lograrán matar el tumor pero sí detener su crecimiento o volverlo más susceptible a la quimioterapia. La terapia genética permitirá cambiar, mediante drogas, genes dañados por otros buenos. También será posible ver qué tipo de genes mutados se encuentran en cada tumor. Esto facilitará la creación de tratamientos a la medida. Las drogas serán cada vez menos tóxicas, la radioterapia será más eficaz pues los aparatos podrán dar dosis más altas de radiación sin afectar los tejidos sanos. En síntesis, se verán muchos más tratamientos que, combinados, permitirán prolongar la vida de un enfermo de cáncer o convertir el mal en una patología crónica. Sida Cerca de 8.000 personas se infectan cada día con la enfermedad. En un lapso de 10 años las dos terceras partes de la población productiva del Africa subsahariana serán portadoras del virus. Aunque las esperanzas se encuentran cifradas en una vacuna los resultados más tangibles vendrán de la mano de medicamentos que impidan que el virus se integre al núcleo y utilice los mecanismos de reproducción de la célula para multiplicarse. Los exámenes de sangre serán más minuciosos y permitirán detectar los rastros del VIH, por escasos que sean, para determinar la posibilidad de reincidencia. El gran reto será encontrar sustancias que obliguen al virus a salir de los macrófagos, células que le sirven de asilo, para poder atacarlo. Pero los buenos resultados no serán exclusivos de la ciencia. Los expertos aseguran que el tratamiento debe ir acompañado de la prevención, pues en tanto no se replanteen los comportamientos sexuales el virus seguirá siendo una amenaza. Alzheimer En la actualidad 18 millones de personas sufren de Alzheimer y en el próximo lustro la cifra aumentará a 24 millones. Aún se desconocen las causas que la provocan y el tratamiento es precario, lo que supone que gran parte de los afectados no logrará recuperar sus funciones cerebrales. Pero hay grandes esperanzas debido a una serie de investigaciones sobre el cerebro que ya han empezado a dar resultados. El año pasado se anunció con gran despliegue el descubrimiento de una enzima que posiblemente sería la responsable de este mal. El hallazgo fue muy importante pues, mientras más se conozca sobre su origen, los científicos estarán en mejor capacidad para producir drogas que retarden la enfermedad y eviten la formación de placas amiloides en los tejidos del cerebro. Como campaña preventiva se piensa incluir en los chequeos de rutina una serie de exámenes de memoria para detectar a tiempo cualquier tipo de anomalía. Enfermedades cardiovasculares Las cirugías se limitarán a casos muy específicos y ya no será necesario intervenir al paciente para ver de primera mano el estado de las arterias. Los exámenes y tratamientos se realizarán en su mayoría con rayos láser, ultrasonido y resonancia magnética nuclear, lo que permitirá detectar posibles obstrucciones en las arterias y realizar a tiempo un tratamiento que prevenga el infarto. En caso de deficiencia será posible implantar corazones artificiales en miniatura que trabajarán como apoyo para el órgano real. Los estudios en terapia genética aseguran que el organismo estará en capacidad de crear nuevos vasos sanguíneos en el corazón y desarrollar sus propios bypass naturales alrededor de los vasos obstruidos. Sin embargo estos adelantos serán inútiles si la gente no deja a un lado el cigarrillo, la vida sedentaria y una dieta alta en grasa. Obstruccion de las vias respiratorias La contaminación ambiental y la aparición de nuevos virus harán de las enfermedades respiratorias una de las principales causas de muerte en el futuro. En las últimas dos décadas el número de asmáticos se ha duplicado en parte por la presencia de múltiples agentes alergénicos. Uno de los mayores retos es incentivar las jornadas de vacunación, pues pese a la existencia de tratamientos efectivos contra la tuberculosis y la influenza la gente no se cuida. Sólo en Estados Unidos la influenza llegará a matar a más de 70.000 personas al año. Infecciones Se creía que con el descubrimiento de los antibióticos las enfermedades infecciosas pasarían a la historia, pero no es así. Virus como el sida y el ébola demuestran que los microorganismos se han vuelto resistentes a los medicamentos y que a través de continuas mutaciones han evolucionado en formas más complejas de tratar. Por extraño que parezca la gente seguirá muriendo de cólera, malaria y tuberculosis (estas últimas cobran 300.000 vidas anualmente). Los laboratorios investigan nuevas drogas más poderosas y con la terapia genética se espera potenciar el sistema inmunológico y modificar células para que éstas se especialicen en atacar una enfermedad específica. Diabetes Será posible suministrar la insulina por vía oral y no será necesario que el paciente se pinche para extraer muestras y medir el nivel de glicemia, sólo bastará un examen con rayos infrarrojos. Genéticamente será posible alterar el gen de la insulina para que el propio organismo produzca las cantidades necesarias de esta sustancia. También se podrán trasplantar células de cerdo al páncreas para aumentar la secreción de insulina. Obesidad La vida sedentaria, acompañada por la falta de ejercicio, el consumo de alcohol y la sobrecarga calórica en los alimentos, son los ingredientes básicos para que la obesidad se convierta en uno de los principales males de la sociedad del futuro. Según estudios realizados, en 1975 solamente el 25 por ciento de la población mundial sufría de sobrepeso. Se pronostica que en 2025 esa cifra aumentará al 75 por ciento, aunque el incremento será más evidente en países desarrollados. El reto será desarrollar drogas más seguras que retarden el metabolismo de las grasas. Depresion Esta enfermedad disparará el índice de suicidios en las próximas décadas. La ausencia de vida familiar, el ritmo de vida y el estrés que trae consigo el mundo moderno son las principales causas del incremento de esta afección. Desafortunadamente su cura cada vez está más lejana. Será la segunda causa de muerte en los países desarrollados. En Colombia no tendrá tanta incidencia debido a que la cultura e idiosincrasia son una fuerte barrera contra este mal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.